LOS OVNIS EN LA MENTE, Cap. V

Capítulo 5
El mundo onírico de Valerio

Aquí debo señalar que cuando me decidí interesarme en este caso potencial de abducción, pensé que un análisis preliminar de la personalidad del testigo iba a hacer falta, así que acordé una cita en Génova con Valerio y la Sra. Maura Di Meo, que ayudaría en todas las conversaciones personales que voy a tener con Lonzi. Era el invierno de 1994 y pasó en Génova, en un período en que las fuertes lluvias habían caído sobre la ciudad, poniendo al descubierto las deficiencias de las administraciones “que había perdido una gran cantidad de dinero, pero los beneficios los habían visto unos pocos” : con estas observaciones, el taxista que me llevó a la cita me había acompañado a nuestro trayecto. Hacia las once llegué al lugar de reunión, en la mañana siempre con otras tareas relacionadas con la ufología y por la noche, finalmente solo con Maura y Valerio, abordamos el tema de los sueños que a menudo el niño tuvo. En la evaluación de un caso de abducción los estudiosos americanos no se han centrado en el estudio del mundo onírico de los testigos, y creo que esta brecha se llenó. De hecho, si la abducción había sucedido realmente, Valerio había olvidado sólo parcialmente lo que había sucedido, o más bien fue su consciente el que había olvidado el incidente, pero creo que en lo más profundo del inconsciente el recuerdo de lo que había vivido tuvo que ser impreso en letras de fuego. Mi hipótesis de trabajo era simple, para mí que estoy acostumbrado a delinear toda la conducta humana en los planes de actuación simples; el cerebro de Lonzi se divide en tres partes que funcionaban de la siguiente manera : una era el consciente, como el primer nivel, que toma la información que le pasaba el subconsciente que a su vez toma el tercer nivel de la información del inconsciente.

En realidad para mí la información estaba sólo en el inconsciente del sujeto, y cuando era necesaria recordarla, es decir, la conciencia de ser, es decir, el consciente, esta información debe pasar por el subconsciente que agregó los adornos ornamentales, pero técnicamente no es útil para el entorno de la información. El proceso entero sucede para almacenar las cosas. La mente del sujeto, por ejemplo, ve un árbol, y envía esta información al subconsciente que despojado de todos los adornos no estrictamente útiles como la altura, el color, o quién sabe qué más, envía la información sin barniz al inconsciente; cuando el sujeto quiere recordar el árbol y la información relacionada no hace más que enviar una señal al inconsciente que inicia el la memorización de la información del árbol hacia el subconsciente, y aquí, la información se detiene y se une con otra información de la entrada que se había tomado como el tamaño, color, etc., y la información completa de la memoria es empujada a la consciente.

Si las cosas estaban en esta interpretación de lectura estaba claro que todos los abducidos que no se recordaban que tenían el problema hacían funcionar el subconsciente que, por no se sabe qué razón, no se permite el paso de la información en cualquier formato legible.

En este óptica el sueño o el mundo onírico podían venir en nuestra ayuda, porque durante la fase onírica la percepción del sujeto están alteradas respecto a la vigilia y sobre todo la barrera del subconsciente está ampliamente modificada : en otras palabras poniendo en forma de sueño al sujeto podemos consegur cualquier información del inconsciente que no atraviesa bien el filtro del subconsciente. La información que vendría seguramente no daría una imagen exacta de la realidad de los hechos olvidados por Valerio pero me podría poner en el camino y le dará algunas ideas que podrían ser utilizados durante las sesiones reales de hipnosis regresiva.

Estando alrededor de una mesa, de un restaurante chino conocido de la ciudad, empecé de forma encubierta a hacer preguntas difíciles a mi testigo : en particular, quería saber más acerca de él y su familia.

Así que le pregunté si tenía algún sueño recurrente (sabía que en los estudios de caso de abducidos americanos siempre tenían sueños recurrentes en la mente de los secuestrados).

Así Valerio empezó a contarme un sueño recurrente que tenía de niño, mucho antes de su experiencia del campamento con las tres esferas luminosas, mucho antes de la edad de quince años, alrededor de la edad de cinco años : como veremos más adelante el sueño no tiene ningún punto aparentemente ufológico pero descubre que representa el punto de partida de nuestra investigación.

“Yo era muy joven cuando tuve este sueño”, dice Valerio, que comienza a hablar “y muchas veces soñé que estaba oscuro afuera, tenía que ser de noche y quería jugar con los juguetes que tenía en casa, pero mi abuela me dijo que en su casa que estaba confundido y transtornaba, por lo que me obligó a ir a jugar afuera, en la calle, pero no lo hice, en el sueño porque tenía miedo, pero mi abuela insistió y por lo que me ví obligado a tomar una gran bolsa y empujar todos mis juguetes. Qué extraños juguetes que eran … eran pequeños, yo los puse en una bolsa y me vi obligado a salir, pero me sentí incómodo, tenía miedo de algo, pero no sé de qué.
Sin embargo yo estaba fuera de la casa y yo estaba como en una estación de tren, donde fui completamente abandonado y oscuro y estaban los vagones de ferrocarril, pero ellos también eran extrañamente pequeños. Esperándome estaban mis dos amigos”.

En este punto de la historia lo interrumpo le pido que si los amigos están hablando porque pensé que si este sueño tenía que ver con su abducción, de la información valiosa podría surgir la descripción de los seres que ve en el sueño.

“Eran pequeños como yo” sigue Valerio “y siempre se ríen, estaban vistidos de manera diferente, uno tenía una especie de traje adosado, el otro vestia de manera más normal, me parece recordar que tenía una camisa … o algo por el estilo, tenía los ojos orientales, parecían niños, que tenían … no … no tenían el pelo y uno tenía las uñas largas y completamente negro. Tenía miedo y habían también algunas hélices extrañas que me asustaron, me voló alrededor, habían tres y eran como las de los pasos a nivel, se volvió y se acercó a mí y me escapé. En este punto el sueño casi siempre me encierro en una de las vagonetas estaba de nuevo en marcha y me puse a jugar con juguetes que había traído en la bolsa. Al final me abrió la puerta corredera del vagón de carga para ver si los dos de mis amigos se habían ido, pero estaban siempre allí y riendo”.

¿Cómo se rieron?, le pregunto (la pregunta realmente quiere ver si el nivel del subconsciente de Lonzi ve en un sentido positivo estas presencias o de manera amenazante y como un nivel subconsciente que estaba al tanto de esta información, le invito a salir, dando su propia interpretación de la secuencia del sueño).

“Fue como si estuvieran felices porque me había visto obligado a hacer algo que no quería hacer”, responde, y le pregunto por estar escondido, y luego ¿cómo termina? “No sé … me encuentro dentro de la casa … me refiero a mi casa”

Al final de la historia Valerio me preguntó si este sueño podría ayudar a entender más, pero todavía tenía muchas preguntas que responder positivamente a excepción de algunos detalles hechos con los ojos en forma de almendra de los dos personajes del sueño y las extrañas uñas de uno de ellos. Sabía que todos los seres vistos y descritos por el investigador norteamericano Hopkins eran pequeños y tenían el ojo impresionante en triángulo, eran de piel oscura y calvos. Pudiera nuestro testimonio a través de una obra de censura onírica haber cambiado algunos detalles de la historia algunos detalles en el fondo podrían compartirse con las descripciones de los alienígenas de Hopkins y las uñas extrañas y negras podría ser una visión distorsionada de un humanoide que estetisticamente siempre se percibe con la piel oscura. El hecho de que estaban completamente sin pelo, representaba para estos seres del sueño de Valerio otro posible punto de partida.

Que quede claro … no es que quisiera interpretar un sueño “a usum del fini”, se trataba siempre y solamente de un sueño repetitivo mientras Valerio hablaba, pero había algo que iba más allá : todavía necesito más datos.

Maura, nuestra otra interlocutora y amiga de Valerio, inspirada por el sueño de Valerio me dijo que, de hecho, en el sueño que repetía, algunos detalles eran característicos de la vida Valerio; por ejemplo, todas las fobias de los aficionados que se ejecutan, paso a nivel con la señal giratorio provisto con reflectores estaban en la vida de Valerio, real.

Valerio me dice que todo lo que se ve como un ventilador despierta en él un estado de pánico inexplicable a un nivel consciente y para que me haga una buena idea me dice que no puede ni abrir el capó de su coche apagando completamente el motor porque tiene miedo que el ventilador de refrigeración se inicia automáticamente y se desenganche de la manguera de ventilación y pivote hacia él para cortarle las manos. Esta historia me dejó bastante perplejo : Valerio era una persona sobria, muy racional, con una inteligencia seguramente despierta y activa y no parecía un tipo para tener fobias tan fuertes; a continuación tenía que haber algo, algún tipo de trauma que había causado esta fobia; tal trauma no podía entrar no con la historia de las tres vistas esferas y las cicatrices pero, como he dicho antes, todo información sobre la psique de Valerio era para mí una fuente de información acerca de su modo de pensar y de actuar, y a continuación, ver y de relacionarse con el mundo y con el mundo que nos rodea, en términos sencillos. Tenía que saber si el tipo era impresionable y si la relación entre la realidad y el sueño se equilibró con justicia, hay personas que no tienen una clara distinción entre el mundo de los sueños y la realidad y tienden a confundir los dos, terminando por soñar con los ojos abiertos; el estudio sobre algunos de estos temas realizados hace algún tiempo desde nuestro centro sin embargo ha puesto de relieve estos psicotipos mediante el análisis grafológico (recuerde que es una ciencia exacta con un grado de precisión de más del 94% de acuerdo con los principales expertos en el ámbito universitario).

En este punto, estaba interesado en saber todos las manías de Valerio, incluso los más inocentes, para tener una idea más y más apropiada del sujeto frente a mí.

Maura me dice :

“Sí, Valerio tiene muchas manías, obsesiones y fobias como la de los insectos”, y añade : “aunque esta fobia la tiene un poco todos menos una de las sondas dile, dile,” dice Valerio, “dice de las sondas”.

¿Qué sondas? digo con ojos interrogantes hacia Valerio, pero él responde …

“Pero no .. eso es una vieja historia, no sé por qué, pero no tiene nada que ver …”, y Maura insiste :” !Háblale del tiempo en el hospital”

En este punto Valerio se decide a hablar :

“Sí, es cierto que me dan miedo las sondas de tipo quirúrgico, o sea las que te ponen en el hospital, por ejemplo, para ¡poner un goteo! No sé porque tengo miedo de estas cosas me molesta, me molesta pensar que puede haber una sonda en mi cuerpo así que una vez, hace unos años, fui al hospital para hacerme un chequeo por una tos bastante violenta que sputaba sangre y Maura me dijo que era mejor que lo mirara, tal vez no era nada pero no se podía saber.

“Así que fui al hospital donde me hicieron tumbar en una camilla y fue allí donde me di cuenta de que tendría que introducirme una sonda por la nariz para hacerme una especie de inspección, no me acuerdo.

“Me entró el pánico, empecé a gritar por ninguna razón y habían tres para sujetarme, no sé lo que me pasó, tenía un comportamiento absurdo, como hacía tanto alboroto me hicieron firmar un papel para salir del hospital y todavía odio los catéteres y agujas en general, me producen terror”.

Estoy poco influenciado pero sin embargo no pude evitar pensar que estas fobias de Valerio se habrían producido por el caso de abducción, donde decenas de testigos dijeron haber sido sometida a exámenes médicos en un estado de percepción alterada y entre estos exámenes médicos alienígenas, los habituales pequeños seres de piel gris, les gustaba, por así decirlo, colocar una sonda en la nariz se servía para implantar una especie de artilujio en el centro de la hipófesis de la pobre víctima (ahora están disponibles numerosos estudios imagenológicos del cráneo de los “secuestrados” americanos mostrando de manera irrefutable esta dura realidad). La fobia de Valerio por las sondas, por tanto, ¿podrían deberse al hecho de que él también podría haber sido abducido en esos cuarenta y cinco minutos de tiempo que le faltaba que tenía en sus recuerdos perdidos? y en ese período de tiempo que ¿los alienígenas le podrían haber hecho el mismo servicio desagradable?

Se me pusieron los pelos de punta de sólo pensar que podría encontrarme frente a una evidencia similar y pregunté a Valerio si había sangrado por la nariz.

La pregunta a Valerio le pareció seguramente estúpida : me miraba como si me quisiera decir “¿y esto que tiene que ver?”, pero impasible (no debo demostrar nada de lo que estaba pensando, porque en cualquier caso, sería acusado de influir en las respuestas el testigo), continuaba diciendo que no se preocupara por eso, al final de nuestra investigación, revelamos todos los detalles de la historia.

“Es cierto que he sufrido problemas con la sangre de la nariz cuando estaba a cerca de los once, doce años de edad, me parece : entonces ya no sufría de ello”, a continuación, añade : “solamente por la fosa nasal derecha extrañamente”.

Recordaba en aquella ocasión que había leido que por lo general es la fosa nasal derecha la predilecta por los llamados alienígenas para hacer este tipo de operaciones y mientras Valerio entiende cada vez menos el significado de mis preguntas, también se dio cuenta de que no me podía pedir cualquier cosa y se que tenía que confiar en mí a ciegas: todavía esperamos que con él íbamos a hacer un buen trabajo. Mientras esta primera entrevista llegaba a su fin y salíamos del restaurante chino para volver a Pisa donde desarrollo mi profesión como investigador y profesor de química orgánica en la Facultad de Matemáticas, Física y Ciencias Naturales, no pude evitar pensar en volver a lo que me había contado Valerio sobre su sueño recurrente … “tengo este sueño desde que tenía cinco años … cinco años … cinco …” mucho antes de ese evento de las tres esferas brillantes que ocurrió ¡cuando Valerio tenía quince años! Esto sólo puede significar dos cosas : o bien el sueño de Valerio no tenía nada que ver con el asunto, o algo en su subconsciente me quería decir que todo el asunto se podría iniciar mucho antes.

La estadística americana llevaba a la conclusión de que muchos abducidos habían sido recogidos varias veces desde la infancia hasta la actualidad. De hecho, las historias contadas en la hipnosis regresiva por muchos testigos llevaron a creer que había habido una intervención alienígena en su vida desde la primera infancia (las infromaciones que hoy en día se pueden ver están en los EE.UU., varios cientos en este sentido). Entonces, ¿podría el caso de Valerio Lonzi definirse como repetidor? así como en el otro océano ¿se define ahora el caso de más abducciones llevadoa a cabo en la misma persona con el tiempo? Sin embargo, no lo tenía, pero en cualquier caso, en lugar de acumular pistas à la desaprobación de la historia que había hecho otras también reforzaba mi creencia de que esto podría ser un caso de estudio importante.

Pedí a Valerio no leer nada sobre el tema Ovni hasta nuevo aviso : quería evitar que cualquier persona podría decir que el sujeto había utilizado su subconsciente para inventar todo, teniendo noticias de “secuestro” mediante la impresión de libros extranjeros, televisiones y conversaciones con amigos.

El mismo Lonzi estaba preocupado en tal sentido porque tenía el temor en estado de hipnosis de contar cosas no reales pescadas aquí y allá por su mente.

“En el fondo”, me dijo “he leído un montón de libros sobre el tema de los Ovnis porque estoy fascinado por este argumento como un niño y como ejemplo he leído todos los libros de Peter Kolosimo y cualquier otro que no recuerdo el nombre y todos los cómics y series de televisión de ciencia ficción de Shadow, y luego vi las diversas películas como Alien, ET por lo que podría dejarme involuntariamente influenciado”.

Mientras lo oía hablar me di cuenta que en realidad todo lo que había leido Lonzi eran cosas viejas de por lo menos hace veinte años y no hacía ninguna mención de todos esos libros que hablaban de los secuestros en la abducción, y porque a menudo estos libros no están en italiano y que estén destinados a un público limitado de interesados en el problema; a este propósito el Best Seller de Strieber que en América ha vendido más de cien mil copias representa una aguja en un pajar cuando se compara con una población de ¡ciento cincuenta y seis millones de habitantes! En pocas palabras Valerio no tenía la menor idea del fenómeno del “secuestro” si no fuera por una película en particular titulada Bagliori nel Buio (Fuego en la oscuridad) y que cuenta la verdadera historia de un leñador americano llamado Travis Walton que había sido raptado en presencia de algunos de sus amigos que sirvieron como testigos. En la película se encontraba muy bien reconstruido todo el asunto de que Travis había sido capaz de recordar con la ayuda de la hipnosis regresiva, al narrar cómo y dónde se habían encontrado, las cicatrices en la espalda, la memoria de los pequeños alienígenas grises como de costumbre, la operación quirúrgica a que había sido sometido, y el interior de la máquina alienígena en la que se ha estado llevado. Ciertamente, la película, que era muy pertinente a los hechos, así como las autoridades estadounidenses la han reconstruido, podría servir como un trampolín para la imaginación de Valerio y este fue el único toque delicado de la historia. Me hicieron pasar muchos días en nuestra reunión de trabajo y cuando nos encontramos de nuevo un par de semanas en un miércoles por la mañana, siempre en Génova, donde tuvimos la primera cita con el Dr. Moretti para iniciar la terapia, le pregunté a quemarropa : “¿Qué opinas de la película de Bagliori nel Buio (Fuego en la oscuridad) que viste recientemente?”, y él me dijo con franqueza. “Pero no creo que los alienígenas hagan esas cosas, ves que hay mucha imaginación e incluso los alienígenas fueron construidas de una manera exagerada, es difícil para mí ser así, creo que más que un alienígena que es de tipo … tal como el ET” (la película de Spielberg del mismo nombre). Estaba claro que, a un nivel consciente, Valerio se quedó en el modelo de ciencia ficción de los años sesenta y la única película que de alguna manera por expertos cuentan la verdad de los hechos estaba muy lejos de su manera de ver las cosas; era tan difícil que Valerio fuera influenciado por la película en cuestión debido a que su experiencia de carácter ufológico era decididamente anterior a todas las películas antes mencionadas.

Siempre que de experiencia ufológica se tratase : del resto lo habremos sabido después de todo, durante la primera sesión de hipnosis regresiva.

Comenta

*

(*) Camps obligatoris

L'enviament de comentaris implica l'acceptació de les normes d'ús