Ideas de Kosslyn

La idea de Ánima, Mente y Espíritu en colores

El neurofisiólogo Kosslyn tiene muy bien establecido a través de numerosos experimentos que el cerebro funciona como un equipo de cómputo trivial. Cuando usted da mucho quehacer, se ralentiza.

Luego debe ser absolutamente destacado como Kosslyn consigue demostrar que el cerebro y las simulaciones mentales siguen las leyes de la virtualidad del mundo exterior. Por ejemplo, si se pide a una persona visual de imaginar una pelota de goma que rebota sobre un suelo rígido, la persona verá la pelota, dentro de su cabeza, caer al piso y rebotar. Y si hacemos también caso de observar la pelota que todas las veces que rebota llega exactamente a mitad de de altura con relación al punto en que se inicio.

Debemos observar en esta simulación mental que si ésta era fruto de una mera ilusión, la esfera no rebotaría en el piso simulado por nuestro cerebro. Por el contrario ella rebota y simula a la perfección lo que en realidad ocurre en la realidad virtual (es decir fuera de la Mente de la persona como si tuviera realmente que hacer caer una pelota de goma en el piso).

Por lo que respecta a la física de los colores, estaban perfectamente mostradas por nuestras personas que se presentaban al TCT. Por ejemplo, si una persona veía las tres esferas coloreadas de verde, azul y rojo, cuando éstas se reunían, la suma de las 3 esferas, era blanca.

En efecto, sumando las tres longitudes de onda de tres colores fundamentales RGB (rojo, verde, azul) la física nos dice que el propio color blanco representa la mezcla de los tres colores.

Cualquiera que se haya sometido a esta prueba que hubiera tenido tres esferas con los colores rojo, azul y verde, habría dado, como respuesta final, una esfera suma de color blanco, tanto si hubiera sido un profesor de física, de una prestigiosa universidad extranjera, o si hubiera sido un campesino.

Sobre esta observación, hemos observado que, si en un determinado caso el color de una de las tres esferas o de todas, hubieran sido diferentes de los colores asignados e identificados en la norma, esto sucedería por un único motivo fundamental. Algo alteraba-FISICAMENTE la vibración asignada al componente. Por ejemplo, ya habíamos establecido en los artículos anteriores que la norma para que una persona que no tuviera ningún tipo de parasitage externo y ni siquiera hubiera tenido problemas de abducción extraterrestre, estaba representada por el propio sistema triádico RGB.

Así, por ejemplo, la mente debe estar verde. La mente tiene su propia vibración que nuestro sistema de funcionamiento interno definida por el color verde que también corresponde a una vibración real debido a una expresión matemática de esta manera:

M = sen (‘Ωt + Φ)
 

Si el color es transpuesto o distinto del verde existe algo que distorsiona la frecuencia base. Esta frecuencia puede ser alterada porque biológicamente ese tipo de Mente no es suficientemente consciente de su componente espacial o temporal. Recuerdo que, la Mente tiene un eje del espacio y uno del tiempo, pero no tiene idea del eje energético potencial. Por tanto, la frecuencia de Mente se ve alterada por simples parámetros internos.

Sus componentes que corresponden a dos colores diferentes, el azul para el eje del tiempo y el rojo para el eje del espacio, no estará al máximo y dará una vibración final que modificará el color que de verde pasaría a otro color.

Debe señalarse que en nuestra convención, el color de la Mente, está correspondiente al eje de color ausente. El color verde es el eje energético y por lo tanto en la Mente, el eje de energías, no existe, por ello la Mente debe ser verde.

En términos más físicos la Mente absorbe el azul y el rojo y refleja el verde y por lo tanto parece verde. De igual modo, por ejemplo, el Espíritu es rojo porque le falta el eje del espacio que es rojo. El Espíritu pues absorbe el azul y el verde refleja el rojo y es, pues, en condiciones normales, rojo.

Por supuesto Ánima será por las mismas razones de color azul. Arquetípicamente Ánima, Mente y Espíritu ocupan, en el espacio de Pulver, el espacio que ocupan los colores correspondientes. Azul, verde y rojo en efecto van de izquierda a derecha en la totalidad de sistemas de representación que arquetípicamente e inconscientemente los científicos han decidido adoptar. En la mayor parte de los casos, es decir en las personas diestras, el azul de Ánima, frente a quién lo observa, es percibido por el ojo izquierdo porque es correspondiente al hemisferio derecho. Así Ánima es azul y está a la izquierda de quien observa como Espíritu está a la derecha de quien observa porque es percibido por el ojo derecho que envía las señales al hemisferio izquierdo, donde precisamente Espíritu existe y opera.

El cuerpo físico se podría identificar con Mente que es verde y está en el centro del espectro de frecuencias. Así, el azul, el verde y el rojo, representarán a todas las poblaciones y las distintas culturas en el mundo, la idea de Ánima, Mente y Espíritu.

——-

Corrado Malanga (Universo en Colores)

1 comentari

  • Manel

    28/08/2018 21:40

    Hola, estic interessat en conèixer persones afins a la investigació del Dr. Corrado Malanga, el meu e-mail de contacte és manelroig@protonmail.com

Comenta

*

(*) Camps obligatoris

L'enviament de comentaris implica l'acceptació de les normes d'ús