Irenko y la ciudad de cristal, 6 de 9

-¿Quién sería capaz de replicar estas cosas si nofuéramos realmente la llave que ustedes dicen,si no fuéramos los elegidos que ustedequieren, los hijos de Dios?
-Vosotros hermanito, vosotros soinuestros hermanitos…

-Me sentí muy bien en un instante, pues fui yo quien preguntó y esta vez Irenko me respondió…

– Jamás se os ha negado cosa alguna, sois vosotros los que debéis creer lo que pedís…

Podemos y somos capaces de hacer estas cosas, porque en nuestro interior está el Dios de la genética de todo conocimiento.

– Al ver las murallas de oro, dije pensando: ¡Oro!¡Oro transparente!

-Estáis viendo lo que no veíais, estáis observando nuestro mundo hermanito…

-El asombro y la capacidad de viajar solamente con pensarlo se unieron, pude ver esta estructura desde una apartada distancia recorriendo parte de su alrededor…

Mi energía pareció relucir más, cada asombro en ese lugar causó energías de real esplendor que no creí merecer, recorrimos una de esas murallas y sobre su cúspide pude ver que se encuentra laotra parte de esta forma, porque está cortada por la mitad, como una pirámide transparente flotando a una distancia de la otra parte, o por lo menos así parece, una distancia igual que el corte de su dimensión. Cada muralla de esas consta de formas de vida, entre las murallas están los ejemplares por así decirlo de muchos seres…


 

I.S.B.N. 956-291-374-0

Comenta

*

(*) Camps obligatoris

L'enviament de comentaris implica l'acceptació de les normes d'ús