Irenko y la ciudad de cristal, 7 de 9

La creación de una nueva vida se asoma a este mundo, el mismo que destruimos cada día, deeso si somos los responsables, de dejarles a lo snuestros un verdadero sistema o ambiente de desarrollo. En los grandes libros, esos de vidrio pulido, esos de brillantes piedrecillas, pude ver como le damos esencia a una vida que debe ser instruida en el camino divino si así se genera, pero no ese camino santurrón en el que todo lo que hacemos es malo, sino, ese en el que todos debemos vivir lo que debemos hacer. Si esto se hace en verdadera conciencia somos responsables de nuestros actos, entonces cada Madre y Padre están en obligación de entregar este conocimiento a su herencia, así como Dios nos lo ha entregado también lo debemos hacer con nuestros hijos. Esta clase de Amor es muy hermosa, es la misma que es capaz de entregar y la misma con la que a veces hacemos tanto daño, cuyas consecuencias siempre terminan hiriendo a nuestros seres más queridos, tenemos discernimiento para evitar estas cosas.

-Pero, Irenko… ¿Por qué no lo hacemos? Siempre herimos con nuestros actos o palabras, es una verdadera lástima amigo…

-Cada energía que tenéis podéis cambiar en la que deseéis, si os dais cuenta a “tiempo” podéis cambiar muchas obras…


 

IRENKO y La Ciudad de Cristal

J. CLAUDIO PASTEN TORO

ISBN. 956-291-374-0

Comenta

*

(*) Camps obligatoris

L'enviament de comentaris implica l'acceptació de les normes d'ús