Arxiu del mes: juny 2019

Teories de Bohm i Pribram

diumenge, 30/06/2019

EL UNIVERSO HOLOGRAFICO

Hoy en día casi todo el mundo ha oído hablar de los hologramas, las imágenes tridimensionales proyectadas espacialmente con la ayuda de un láser. En la actualidad, dos de los pensadores más eminentes en el mundo -David Bohm, físico de la Universidad de Londres, antiguo protegido de Einstein y uno de los físicos cuánticos más respetados, así como Karl Pribram, neurofisiólogo de Stanford y uno de los más influyentes arquitectos de la interpretación del cerebro- creen que el propio universo bien pudiera no ser otra cosa que un gigantesco holograma, una especie de imagen o estructura creada (al menos en parte) por la mente humana.

Curiosamente, Bohm y Pribram llegaron a semejante conclusión de modo independiente, a través del estudio de campos muy diferentes. Bohm se convenció de la naturaleza holográfica del universo tras muchos años de escepticismo frente a las teorías convencionales, incapaces de explicar numerosos fenómenos presentes en la física cuántica. Pribram se convenció a su vez ante la ineficacia de las formulaciones convencionales para resolver determinados enigmas neurofisiológicos.

Una vez llegados a tales conclusiones, Bohm, Pribram y otros investigadores adheridos a la misma idea advirtieron que el modelo holográfico servía para explicar gran número de fenómenos, entre los que se contaban la telepatía, la precognición, la psicokínesis (la capacidad de la mente para desplazar objetos sin valerse del contacto físico), los sentimientos místicos de comunión con el universo, la sincronicidad e, incluso, las experiencias chamánicas y preagónicas. De hecho, como subrayan sus defensores, el paradigma holográfico ayuda a explicar prácticamente todos los fenómenos místicos y paranormales.

¿De qué forma llegaron Bohm y Pribram a tan inusual concepción del universo y qué tiene de extraordinario el modelo holográfico para explicar fenómenos tan sorprendentes y dispares?

Para responder a estas preguntas es preciso examinar brevemente los campos estudiados por Bohm y Pribram.

EL CEREBRO COMO HOLOGRAMA

Pribram concluyó que el universo es un holograma mientras trataba de solventar la cuestión de cómo y dónde se almacenan los recuerdos en el cerebro. A lo largo de varias décadas, numerosos estudios habían probado que los recuerdos no se hallan confinados en una región precisa sino que se encuentran diseminados por todo el cerebro. En una serie histórica de experimentos efectuados entre los años veinte y cuarenta de este siglo, el neurólogo Karl Lashley comprobó con sorpresa que la extirpación de sucesivas porciones de cerebro no impedía a una rata efectuar complejas tareas aprendidas antes de las distintas extracciones quirúrgicas.

Pribram, antiguo discípulo de Lashley, no encontró respuesta al enigma hasta la década de los sesenta, cuando la lectura de un artículo acerca de la sorprendente y novedosa ciencia holográfica le proporcionó la explicación que andaba buscando. Una breve disertación sobre la naturaleza de los hologramas nos ayudará a comprender mejor la reacción de Pribram. Como ya indicamos, un holograma es una imagen tridimensional confeccionada con la ayuda de un láser. Para obtener un holograma, el objeto a fotografiar es bañado por la luz de un rayo láser. A continuación se hace rebotar un segundo láser contra el reflejo luminoso del primero y el patrón de interferencia resultante (el área donde se cruzan ambos láseres) es capturado de modo fotográfico. Al ser revelada, la película resultante muestra lo que parece un amasijo caótico de luces y líneas oscuras. Sin embargo, basta con iluminar la película con un nuevo rayo láser para conseguir una imagen tridimensional del objeto original.

La tridimensionalidad de tales imágenes no constituye la única característica sorprendente de los hologramas. Si partimos por la mitad el holograma de una rosa e iluminamos con un láser las dos mitades resultantes, cada mitad exhibirá la imagen completa de la rosa. Si subdividimos las dos mitades una y otra vez, cada uno de los fragmentos de película fotográfica seguirá mostrando una versión completa aunque, eso sí, más pequeña, de la imagen original. A diferencia de las fotografías convencionales, en el caso de los hologramas cada parte posee la información presente en el todo.

Esta idea del “todo en cada parte” proporcionó a Pribram la explicación que había buscado infructuosamente durante tanto tiempo. Los experimentos de Lashley habían demostrado que cada porción del cerebro parece contener la totalidad de los recuerdos  presentes en el cerebro. Ello llevó a Pribram a concluir que el propio cerebro debía ser una especie de holograma.

¿Cómo se almacenarían los recuerdos en un cerebro de carácter holográfico?

Hoy en día Pribram cree que los recuerdos no se agrupan en neuronas o pequeñas agrupaciones de neuronas, sino en estructuras de impulsos nerviosos que entrecruzan el cerebro de modo similar a como las estructuras laserianas entrecruzan un trozo de película fotográfica que contenga una imagen de naturaleza holográfica.

El almacenamiento de la memoria no es el único enigma neurofisiológico que resulta más fácil de abordar mediante el modelo holográfico del cerebro propuesto por Pribram. Buena muestra de ello lo constituye la forma en que el cerebro se las ingenia para traducir la avalancha de frecuencias recibidas a través de los sentidos (frecuencias luminosas, sonoras etc.) hasta transformarlas en familiares percepciones sensoriales. La codificación y decodificación de frecuencias es precisamente la especialidad del holograma. De hecho, los neurofisiólogos han descubierto que el cerebro emplea para el descifrado de las percepciones exactamente el mismo lenguaje matemático (conocido como “transformaciones de Fourier¨) utilizado en la elaboración de hologramas laserianos. Si tenemos en cuenta que la Madre Naturaleza dispone de incontables lenguajes matemáticos, ello resulta tan peculiar como lo sería descubrir a un grupo de esquimales que hablaran swahili.

¿Qué significa todo esto? Pribram considera que no sólo se trata de una prueba adicional acerca de la naturaleza holográfica del cerebro sino que de ello se deduce que el cerebro es, en realidad, una especie de lente, una máquina transformadora que convierte la cascada de frecuencias que recibimos a través de los sentidos en el familiar ámbito de nuestras percepciones internas. Dicho de otro modo, los quásars, las tazas de café y los robles no existen de modo objetivo. Se trata de hologramas creados en el interior de nuestras mentes, mientras que lo que denominamos “mundo exterior¨ no sería más que un océano fluyente y caleidoscópico de energía y vibración.

LA REALIDAD SUBATOMICA COMO HOLOGRAMA

El sendero que llevó a Bohm a concluir que el universo es un holograma se inició de manera más bien tangencial, al estudiar el ámbito de las partículas subatómicas. Poco después de haber sido establecidos sus principios maestros, la física cuántica (el estudio de las partículas subatómicas) se reveló capaz de efectuar una predicción de naturaleza sorprendente. Casi todos hemos oído hablar en alguna ocasión de los casos en que dos hermanos gemelos comparten similares sensaciones por mucha distancia física que exista entre ambos. De modo curiosamente semejante, las formulaciones matemáticas de la física cuántica llevaron a predecir que cierto tipo de procesos subatómicos son capaces de originar partículas esencialmente “gemelas”, esto es, partículas unidas de modo igualmente misterioso, de tal forma que una de ellas registrará siempre y de manera instantánea aquello que le suceda a su gemela con independencia de la distancia existente entre ambas.

Cuando la existencia de partículas gemelas fue formulada por primera vez, los físicos no se hallaban en condiciones de comprobar empíricamente tan sorprendente hipótesis. Como consecuencia, durante la mayor parte de este siglo, la mayoría de los investigadores se centraron en el estudio de las predicciones menos problemáticas de la física cuántica. Sin embargo en 1982, un equipo de investigación de la universidad de París liderado por el físico Alain Aspect descubrió una forma de comprobar empíricamente la hipótesis y demostrar fehacientemente que las partículas gemelas pueden registrar efectivamente de modo instantáneo cualquier fenómeno sucedido a su mitad.

Dado que la mayor parte de los físicos se niegan a considerar como inválida la teoría einsteniana de la relatividad, muchos de ellos se esforzaron en explicar los descubrimientos de Aspect por medio de tortuosos razonamientos, en un intento de ignorar su verdadera trascendencia. Bohm, sin embargo, trató de seguir un camino diferente. Inspirado por las extrañas propiedades del holograma, consiguió formular un modo de explicar los hallazgos de Aspect sin abandonar el veto impuesto por la teoría de la relatividad a la posibilidad de una comunicación más rápida que la luz.

Bohm prescinde de misteriosas señales de comunicación y sostiene que las partículas subatómicas pueden registrar de modo instantáneo lo sucedido a sus semejantes con el argumento de que la supuesta lejanía entre ellas no es más que una ilusión. Su hipótesis afirma que, en algún plano más profundo de la realidad, dichas partículas no constituyen entidades diferenciadas sino que son una extensión del mismo todo fundamental.

Bohm nos ofrece un ejemplo para visualizar mejor su teoría. Imaginemos un acuario en cuyo interior nada un pez. Imaginemos asimismo que uno es incapaz de observar el acuario de modo directo y que el único conocimiento de él y su contenido proviene de dos cámaras de televisión, una enfocada a la parte frontal del acuario y otra enfocada a su lado. Al contemplar sus dos respectivos monitores de televisión uno podría creer que el pez representado en las pantallas constituye dos entidades diferenciadas. El engaño provendría del distinto ángulo de las cámaras, susceptible de proporcionar dos imágenes diferentes. Sin embargo, la contemplación más prolongada de los peces nos revelará la existencia de cierta relación entre ambos. Cuando uno de ellos se gire, su compañero efectuará un giro simultáneo aunque ligeramente distinto; cuando uno se sitúe frontalmente, el otro siempre aparecerá ladeado. Si uno no acaba de comprender la naturaleza real de la situación, podría acabar concluyendo que los dos peces mantienen algún tipo de comunicación instantánea, circunstancia que, evidentemente, no hace al caso. Según Bohm, ello es precisamente lo que sucede entre las partículas subatómicas según el experimento de Aspect.

En términos holográficos, del mismo modo que cada parte del holograma contiene la información relativa al todo, cada miembro de una pareja de partículas gemelas contiene la información relativa a la pareja completa. De acuerdo con Bohm, la aparente conexión más rápida que la luz existente entre partículas subatómicas no es otra cosa que la expresión de un nivel más profundo de la realidad todavía desconocido para nosotros, un nivel holográfico análogo al ejemplificado en el caso del acuario. El hecho de que veamos las partículas subatómicas como entes diferenciados se explica porque no nos apercibimos de la proverbial porción de cósmica película holográfica en que se hallan inscritas. Tan sólo vemos la trémula imagen ilusoria proyectada por la película.

EL COSMOS COMO HOLOGRAMA

Considerados al unísono, los descubrimientos paralelos de Bohm y Pribram -que nuestro cerebro parece estar programado para descifrar estructuras holográficas y que la propia textura de la realidad está estructurada de modo holográfico- parecen algo más que una sorprendente coincidencia y llevan a pensar que el universo entero acaso no sea más que una especie de holograma gigantesco. Ello no quiere decir que esté formado por rayos láser, sino que posee las propiedades de un holograma. Tal proposición ha sido recibida con escepticismo por numerosos científicos pero asimismo ha galvanizado a muchos otros, entre los que comienza a cundir la sospecha de que quizá se trate del modelo de realidad más aproximado al que la ciencia ha llegado hasta la fecha.

Como ya mencionamos, una razón para tomar la hipótesis holográfica en serio estriba en que ofrece una explicación que resuelve la práctica totalidad de los fenómenos parapsicológicos. En un universo en el que los cerebros individuales constituirían partes indivisibles de un mismo holograma primordial y en el que todo se hallaría conectado de manera holográfica, la telepatía podría ser, simplemente, la puerta de acceso al nivel holográfico. Dicho con otras palabras, en un universo que es un holograma, nuestro cerebro, y de hecho cada neurona y cada átomo de nuestro cerebro, de algún modo contiene el universo entero, al mismo tiempo que todos formamos parte de una mente global. La frase del poeta William Blake relativa a que el universo puede ser descubierto en un simple grano de arena se convertiría en una verdad literal. Por consiguiente, la capacidad de un cerebro de acceder a la información de otro cerebro no sería ya un problema, puesto que cada cerebro contendría ya la totalidad de los restantes cerebros.

Bohm y Pribram asimismo han apuntado que numerosas experiencias religiosas y/o místicas tales como los sentimientos de comunión trascendental con el universo pueden tener su origen en el acceso al ámbito holográfico. Como estos dos científicos subrayan, las descripciones de los grandes místicos relativas a experimentar una sensación de unidad cósmica con el todo pueden deberse a que estos místicos lograron irrumpir en aquéllas regiones de su mente en las que todo posee efectivamente una cósmica unidad.

Sugerimos leer los dos primeros capitulos del libro “El Universo Holografico” de Michael Talbot.

Descarga el libro en este enlace:  http://bit.ly/7R2z8e

____________________________________________________

LA FISICA DE LAS ABDUCCIONES

(Extraido de La Fisica delle Abduction)


El tiempo no se detiene, porque no existe.

 

A primera vista uno puede hacerse a la idea que, durante la abducciòn, el tiempo en algún modo se detiene, pero ésto no puede ser cierto: si el tiempo se detuviera, de hecho, todo estaría quieto. En otras palabras, no se podrían mover ni siquiera el abducido y los alineígenas.
Sucedería también así si fuera bloqueado el espacio, porque éste está vinculado al tiempo. Como he subrayado antes, algunas veces el tiempo parece no sólo detenerse, sino directamente volver atrás. Un abducido se despierta de un sueño agitado, en el cual pequeños seres lo secuestran, llevándoselo afuera de su habitación. Evidentemente no era un sueño, porque despertándose jadeante y asustado, descubre mirando el reloj de la mesa de luz, haberse despertado antes de acostarse: se había acostado a las 23:30 y luego de un “largo sueño” se había despertado a las 22:30. Otro abducido se queda dormido en un avión y cuando se despierta, nota que en el fuselaje no hay nadie. Se agita y jadeante busca a alguien mientras el avión vuela, pero se vuelve a dormir imprevistamente, o mejor dicho, no recuerda qué pasó. Cuando se vuelve a despertar, luego de los habituales cuarenta minutos, todo está normal a su alrededor. Todo queda en su mente en forma de sueño. Pero habrá sido realmente un sueño?

Intentemos un primer acercamiento

La visión cuántica del Universo permite representarlo, por el momento, con una aproximación. Ya he mostrado, de hecho, que el espacio-tiempo es una rejilla de puntos en donde son definidos completamente sólo los nudos en los que el tiempo y el espacio (pero también la energía, omitida para simplicar la visión de las cosas) se encuentran.
El Universo, por tanto, existiría sólo en esos puntos, mientras que en el medio no habría nada. Puntos, se podría decir, iluminados por el eje de la Consciencia que, como desde hace mucho he subrayado, se comportaría como un proyector de informaciones que ilumina una pantalla cinematográfica. De lejos, para el observador incauto parece que la imágen proyectada en la pantalla y llena de informaciones es homogénea, pero, observando atentamente la pantalla con una lente de ampliación, uno se da cuenta que la imágen se forma sólo en los puntos en donde existe el hilo del tejido de la pantalla. Es inobservable en los agujeros entre trama y textura del tejido, ahí donde no interactúa con el hilo. En la representación gráfica del costado cada círculo blanco es un punto en la realidad virtual, mientras que el negro representa la ausencia de realidad.
En base a este esquema, la existencia es un recorrido preciso pero cuantizado, obtenido saltando desde un punto a otro, como si la realidad fuera un apretadísimo conjunto de fotogramas y no una acción continua. Esta visión de la realidad virtual consiente tener medidas de tiempo y espacio bien definidas y de no tomar en consideración, entre una medida y otra, una variación continua, sino la existencia de valores distintos e independientes de espacio y de tiempo. En definitiva nuestra vida no sería un continuum de situaciones, sino una serie muy larga y apretada de imágenes estáticas que se suceden en una imaginaria pantalla cinematográfica.

Pero qué sucede cuando llega el alienígena?

Admitamos, entonces, que nuestra existencia se pueda describir como una serie de situaciones semejantes a otros tantos fotogramas de un film proyectado en un telón de la realidad virtual.
Nuestro cerebro toma en exámen un fotograma solo a la vez. Si un hipotético observador, dentro de un pequeño helicóptero, se moviera al lado de la película exactamente a la misma velocidad, vería, debajo suyo, siempre el mismo fotograma, o sea la misma imágen, e iluminaría solamente esa con su faro, como aparece en las imágenes inferiores.

 

Veremos además que ésto es sólo un aspecto de lo que sucede realmente, pero por ahora representa un progreso en la comprensión de lo que acontece durante una abduction.
El helicóptero, no sería otra cosa que la máquina alienígena, la cual interactúa con la realidad espacio-temporal del abducido, bloqueando localmente el tiempo. Esto sucedería porque la máquina alienígena se pondría sobre el eje del tiempo de la realidad local del abducido e interactuaría, en fase, con su tiempo.
Para el abducido y para el alienígena el tiempo se detiene, pero no para el resto de las cosas animadas, o sea aquellas dotadas de Consciencia, que desaparecerían de la escena percibida por el abducido.

Sería como si algo hubiera retenido alienígenas y abducido en el fotograma 4 de la reconstrucción gráfica, mientras que todos los otros objetos “vivos” hubieran continuado hacia adelante, regularmente, en los fotogramas 5,6,7…
Al comienzo de la abducción, el abducido es extraído del fotograma detenido. En otras palabras, el alienígena bloquea al abducido y deja seguir regularmente hacia adelante a los otros personajes del film.

Para obtener ésto, viaja en el tiempo a la misma velocidad del abducido, obteniendo el efecto del mencionado pequeño helicóptero que persigue el fotograma 4, pero su desplazamiento está ligado solamente a un eje, el del tiempo. Para quien está en el fotograma 4 y para el helicóptero el tiempo aparece quieto, como dos automóbiles que viajan a la par en una autopista, parecen detenidos uno respecto del otro, y el alienígena puede interactuar con la realidad del abducido, que aparece quieta respecto a él, simplemente porque el “paisaje” viaja a su misma velocidad: aparentemente todo está quieto.

Veremos enseguida que también las pequeñas incongruencias, difíciles de comprender en este nivel, serán rápidamente allanadas con la modificación de algunos parámetros locales.
Esta descripción no es más que la misma ya hecha antes, cuando he sugerido la hipótesis que el alienígena se desplace físicamente en la rejilla holográfica moviéndose sólo en el tiempo o sólo en el espacio. Al abducido se presentaría justamente la situación que él relata, es decir que todo está quieto salvo los alienígenas y él mismo, los únicos que pueden moverse en este espacio-tiempo “bloqueado”. No hay nadie más por ahí, porque aquellos que “viven” siguieron hacia adelante en los fotogramas sucesivos. Se nota que las cosas inanimadas quedan quietas, mientras aquello que es vivo se puede mover en la rejilla holográfica, como es sostenido por algunos estudiosos de la física de la realidad virtual de Bohm. Una vez más la realidad virtual aparece cuantizada sea en el espacio, sea en el tiempo, sea en la energía.

La introducción del concepto de Consciencia ordena todo.

A pesar de todo lo expuesto hasta ahora, aparece todavía oscuro qué se entendía por “ser viviente” y qué le da a éste, en la rejilla holográfica, los grados de libertad que el resto del Existente pareciera no tener.
Estos derivan de la introducción del eje de la Consciencia: sólo aquello que posee Consciencia, osea tiene dentro de sí la Realidad Real y no aquella virtual, puede ser considerado “ser viviente”. El resto no es viviente. Esta es mi definición de “vida”: la vida es consciencia. Un pez es consciencia, un alienígena es consciencia, un humano es consciencia, pero un refrigerador no, un ordenador tampoco.
Lo dicho hasta aquí describe la virtualidad como proyección de la Realidad Real, la Consciencia, sobre un telón cinematográfico que tiene, como ejes, los del Espacio, del Tiempo y de la Energía, bien visibles bajo forma de colores que las imágenes asumen. Veremos que el modelo color-universo será dentro de poco muy útil; se trata de una tentativa de visualizar con imágenes tridimensionales aquello que tiene muchas más dimensiones.
Ahora ha llegado el momento de hacer unas cuentas sobre la virtualidad, mientras la Consciencia está observando, divirtiéndose por la inutilidad de ésto.

LAS DIMENSIONES DEL UNIVERSO HOLOGRAFICO

Hasta ahora todo el universo virtual ha sido “esparcido” en un plano. Esparcir sobre un plano el Universo significa construir una red de puntos, los nudos cuánticos, que son los lugares donde la virtualidad existe y representan hipotéticos fotogramas de vida. Pero ni el espacio ni el tiempo ni la energía existen, siendo, según Bohm, componentes de la virtualidad: él sostiene que el Universo está todo en un sólo punto (universo no local, como dicen los físicos).
Entonces habría que preguntarse qué distancia gráfica existe entre un punto y otro de la rejilla. En el medio se sabe que no hay nada. Esto significa, talvez por ejemplo, que no se sabe cuantificar el agujero espacio-temporal que existe entre un evento y otro?. Si así fuera, habría que preguntarse qué sucede entre un fotograma y otro: el Universo se detiene y con él también nosotros, luego re-vive en el fotograma sucesivo, pero nosotros no nos percatamos?
Una discusión con un amigo podría así durar millones de años entre un fotograma y otro y nosotros no nos podríamos dar cuenta? Nos dormiremos al final de cada fotograma para despertarnos al comienzo del sucesivo, sin tener ninguna consciencia de aquello que existe en el medio? Claro, ésto sería lícito, porque en el medio no existe nada y la Consciencia no interactuaría con la parte virtual de sí misma.
En realidad estas preguntas no tienen ningún sentido teórico: entre un evento y otro no existe ningún otro evento y el hecho de dibujar los eventos como círculos de una rejilla, puestos a una distancia “x” uno del otro, es sólo una representación gráfica. Bien, pero, queriendo realizar una representación gráfica correcta nos podríamos preguntar cuán grandes son cada uno de los círculos y a qué distancia correcta los círculos vayan dibujados en el plano espacio-temporal.
A la segunda pregunta se podría responder con algunos datos proporcionados por la física contemporánea, utilizando los valores calculados por Max Planck, el cual se ha tomado el trabajo de calcular las dimensiones de todo lo pequeño que hay mensurable en el Universo.

Cuán distantes están los eventos en el plano espacio-temporal holográfico?

Esta pregunta sin consistencia tiene una respuesta banal:cualquier distancia se adoptase entre dos eventos cuantizados sería gráficamente válida, porque entre un evento y otro no estaría la posibilidad de definir nada. Esto, en términos matemáticos, quiere decir sólo una cosa, que los eventos están todos en el mismo punto:no existe otra posibilidad que colocarlos todos en el mismo punto.
En otras palabras “esparcir” estos puntos en una superficie plana es sólo un truco que sirve a la mente para volverlos diferenciables y visibles contemporáneamente como eventos diferentes, y no como el mismo evento. De hecho la mente, si se colocan muchas cosas en el mismísimo espacio tridimensional, considera que exista una cosa sola, y no muchas superpuestas. Si dibujar distinguidos los eventos cercanos a lo largo de los ejes del espacio y del tiempo garantiza una mejor comprensión de la diferenciación de los acontecimientos, colocarlos uno superpuesto al otro da la idea que Bohm tiene del Universo no local, donde todo está en un único punto.
La teoría de las Supercuerdas necesita de por lo menos 10 dimensiones: las equaciones que describen la teoría de las Supercuerdas, para conectar la relatividad general con la mecánica cuántica, para explicar la naturaleza de las partículas, para unificar las fuerzas y así sucesivamente, tienen la necesidad de utilizar dimensiones adicionales respecto de las clásicas cuatro (tres espaciales y una temporal). Estas dimensiones, según los teóricos de las cuerdas, están completamente envueltas en el espacio encrespado en precedencia descripto por Kaluza e Klein. Los científicos se están ahora dando cuenta que una posición de la física cuántica es considerar que el Universo está congelado y que existan tres grados de singularidad, coincidentes con espacio, tiempo y energía, dotadas de dimensiones inusuales, las cuales pueden contener otras dimensiones incluyendo enteros Hiperespacios y Universos. Un argumento bastante complicado que, veremos, no se necesita para explicar lo que sucede en realidad, de los cálculos a los cuales recurren los físicos modernos. Mientras Bohm estudia la física del Universo Holográfico, Aspect confirma la posibilidad de que Bohm tenga razón, descubriendo que cada uno de dos fotones completamente desunidos uno del otro, a millones de años luz de distancia, sabe exactamente que sucede al otro. Eso tiene una sóla explicación:el Universo no es local y los dos fotones en realidad co-existen en el mismo lugar de los puntos. Pribram, neurofisiólogo, sostiene, además, que nuestro cerebro es un lector de hologramas el cual percibe el Universo en tres dimensiones, con las leyes físicas que gobiernan la física del holograma: el juego está hecho.

Las dimensiones del Universo

Pero cuán grande es el Universo? No crean que los científicos no lo han calculado en base a los datos, calculados a su vez por Plank.

Si razonáramos como siempre lo hemos hecho, nos encontraríamos frente a números muy grandes. Por ejemplo, nuestra galaxia, la Via Láctea, tiene un diámetro de apróximadamente 50 000 años luz, osea un fotón para atravesarla toda emplearía cincuentamil años.
Planck, desde su punto de vista, calcula rigurosamente cuanto sea, tanto el más pequeño de los objetos mensurables como el más grande del universo entero. Cálculos absolutamente rigurosos, y de acuerdo con la física actual, dan indicaciones precisas. Según Planck, de hecho, el tiempo
más pequeño mensurable es:

Donde h es la constante de Planck, G es la constante de gravitación universal y es la velocidad de la luz. Siempre según Planck, el largo más pequeño mensurable es:

Estos son los valores más pequeños en la escala espacio-temporal, mientras que la energía más pequeña mensurable para Planck es:

Donde  representa el más pequeño largo de onda mensurable, osea .

Planck indica además la masa más pequeña mensurable, que es:

En realidad ésta no es la más pequeña masa mensurable, sino que es la más pequeña masa que un agujero negro con el rayo de Scwarzschild al largo de onda de Compton y un largo efectivo par al largo de Planck, podría poseer; no la cosa más pequeña que existe, sino la cosa más pequeña y más llena de materia.
Ahora, si tenemos presente que el Universo tiene una edad estimada en  segundos, podemos también decir que la edad del Universo es apróximadamente  (tiempo de Planck).
Teniendo en cuenta todos los parámetros, un simple cálculo, aceptado por la física moderna, permite decir que el tiempo de Planck vale apróximadamente  segundos
y el largo de Planck tiene un valor de metros.

El Universo en un granito de arena

Pero qué significado tienen, desde un punto de vista puramente físico, por ejemplo el tiempo o el largo de Planck? Se dice que, debajo de estos valores, los objetos pierden definición y no pueden ser medidos. Se ha querido dar a esta interpretación de los datos una acepción a menudo limitada.
En otras palabras se ha pensado que, más allá de esos límites físicos, los aparatos, ligados a las leyes de esa física que da justamente esos valores, no pudieran andar: como un gato que se muerde la cola. Se ha dicho que era Dios quien ha construido el Universo y haya impuesto una especie de límite para las observaciones humanas, justamente porque, sin este límite, Dios mismo habría podido ser observado. Parecerá extraño, pero ambas impostaciones de pensamiento tienen un fondo de verdad.
Qué significa el hecho que, por debajo de un cierto, pequeño, valor no se mida más nada?
Que no hay más nada para ver, o sino que existen cosas más pequeñas pero invisibles?
Si todavía, por última vez, utilizáramos el plano espacio-temporal colocando los eventos cuantizados sobre esa superficie, nos percataríamos que los eventos, si estuvieran uno al lado del otro, tendrían una cierta dimensión. Como entre un evento y otro no existe nada, podríamos estar tentados de poner un evento al lado del otro como muchos círculos que se tocan. Estos círculos tendrían las dimensiones dictadas por Planck y así descubriremos que el Universo tiene exactamente  círculos a lo largo del eje del tiempo y, obligatoriamente, también el mismo número de círculos a lo largo de los ejes de la energía y del espacio, dado que cada círculo está caracterizado por los tres parámetros.
De hecho, si el Universo está compuesto por eventos lo más pequeños posible y definibles trámite las medidas de Planck, podemos seguramente ponerlos uno al lado del otro: así se garantizaría por un lado el continuum espacio-temporal y por el otro, también la cuantización misma.
La física dice cuantos son los círculos, osea los eventos más pequeños, que se pueden disponer sobre la rejilla holográfica, pero no dice cómo están colocados uno con respecto al otro.
Bohm, empero, lo dice: los círculos están todos en el mismo punto, uno superpuesto al otro.
Esto es, efectivamente, el único modo para tener una sola solución, y no infinitas soluciones, como infinitos serían los modos de disponer los círculos sobre un plano espacio-temporal. Caen de un sólo golpe todas las paradojas que nacerían si, por ejemplo, los círculos estuvieran todos en fila, dispuestos a cualquier distancia uno de otro, salvo la distancia cero.

Interviene la Consciencia del Universo

Si el más pequeño de los objetos existentes tiene las dimensiones dadas por Planck y todos los puntos que forman el Universo están superpuestos, entonces el Universo es grande  metros a lo largo del eje del espacio y apróximadamente  segundos a lo largo del eje del tiempo. Sobre el eje de la energía sería lo mismo bien delimitado por la constante de Planck multiplicada por la velocidad de la luz.
Todo el universo sería una bolita en donde todo está dentro. Pero cómo se puede conciliar esta observación con el hecho que quien lee parece ocupar más espacio y más tiempo?
Cómo se hace para que quepa dentro de una pequeñísima esferita todo el Universo que “cierta física” calcula como inmenso?
Simple: es suficiente pensar que espacio, tiempo y energía son solamente virtuales, y no reales, osea no existen sino como proyección de la Consciencia humana, la cual, a su vez, es fruto de la creación (Consciencia Cósmica).
Pero alguien podría objetar que se está hablando de una quimera: la Consciencia no se puede medir! De hecho está incluído en la definición de Consciencia el axioma que ella no pueda ser ni medida ni vista, pero se la puede ver indirectamente a través de su creato, es decir a través de la parte virtual del Universo.
Por lo tanto: no panic. En la misma definición de Consciencia existe el axioma que ella no puede ser mensurable. No se trata por lo tanto de algo que va contra las definiciones acerca del problema.

La Conciencia es cuantizada?

La definición de Consciencia, por lo menos como ha sido esbozada hasta ahora, parecería poder prever una cuantización, dado que el espacio, el tiempo y la energía, sus creaciones, lo son. El “experimento del tercer astronauta” podría de hecho ser interpretado admitiendo que la consciencia tenga dos estados, updown, que se suceden con una cierta frecuencia. De ese modo un evento podría no ser registrado por un observador, admitido que el evento mismo interactuase con él cuando él está en estado down.
Qué sucede en el modelo en donde el espacio-tiempo resulta descripto como un plano? La Consciencia sería representable como un rayo de luz proyectada, que ilumina a intervalos, con una cierta frecuencia, todos los círculos del plano. Esta hipótesis no satisface a un par de condiciones al respecto:
A) El estado de consciencia up se verificaría simultáneamente para todos los seres vivientes, y no en instantes diferentes (no podría ser explicado el experimento de los tres austronautas).
B) La Consciencia variaría su estado de up a down (no satisfaciendo el axioma que la impone como invariante absoluta).

Entonces, recurriendo siempre al plano espacio-temporal utilizado hasta ahora (definido LGO-lettore grilla olografica-en italiano, LRH -lector rejilla holográfica-en castellano) podríamos comparar su superficie a aquella del tubo catódico de un viejo televisor, en el cual los diferentes puntos (los pixels), son iluminados por el rayo de la Consciencia uno por vez, muy rápidamente y con una cierta frecuencia.
La Consciencia estaría siempre encendida (el rayo catódico) y los pixels serían up o down en instantes diferentes uno del otro.
Pero todavía se choca contra dos condiciones al respecto:
C) Es verdad, de hecho, que el eje de la Consciencia queda siempre encendido, pero, en el iluminar los individuales pixels, varía de todas maneras su condición en la pantalla, osea no es invariable.
D) No existe posibilidad de supervivencia en un universo en donde cada pixel individualmente vive (estado up) sólo cuando los otros están muertos (estado down).
La idea de la existencia de la Consciencia parece entonces surgir como algo que complica la vida y no da un simple sistema descriptivo, al menos de la parte virtual.
Pero, que una Consciencia Universal existe, o mejor dicho que el Universo tiene un componente conscencial, no soy el único a decirlo[Searle’s Ontology of the Mind in the Universe: A Criticism (Daniel D. Novotny, UB Spring 2002, second version)].

El científico Stephen Hawking se plantea también problemas filosóficos, que no puede resolver con métodos científicos, en cuanto el objeto impone un método lógico filosófico.
Hawking hace principalmente preguntas de naturaleza filosófica y teológica:
– Por qué el universo es así como es?
– Por qué existe algo, en vez de nada?
– Por qué el universo “exige” un Creador para explicar su existencia?

Son preguntas sobre la creación y sobre un Dios Creador.
Pero un interrongante que nace de las consideraciones de Hawking es:
– Una “teoría de cada cosa” puede dar razón a la propia existencia?

Hawking no se percata que llama Dios con el apelativo “Conciencia” y en ésto está en perfecto acuerdo conmigo, y además se pone frente al pensamiento científico preguntándose si, con el razonamiento y con las fórmulas, se pueda entender todo, poniendo el mismo problema que yo he puesto en este trabajo, pero si lo digo yo, parece que fuera un visionario. Bien, los detractores de mi modo de pensar sepan que Hawking, por lo menos en ésto, está de acuerdo conmigo, a pesar de haber partido con hipótesis totalmente contrapuestas.
Alexandre V. Boukalov, del Centre of Physical and Space Researches International Institute of Socionics, en un artículo de título “Consciousness and Physical Universe” publicado en Physics of Consciousness and Life, Cosmology and Astrophysics Journal,Issue 1, 2001, se pregunta si existe un universo consciente. El sostiene que, siendo el rayo del Universo igual a  metros, teniendo presente que cada celda existente tiene el largo de Planck, existen  celdas operacionales en esa que él define la Metagalaxia (el Universo.N.D.A.)

La frecuencia operativa de estas celdas comporta .
Las operaciones computadas por nuestro Universo a nivel de Plank serían:

http://www.socionics.ibc.com.ua/physics/01-1/ascons.html#_ftnref1

Hay que destacar que el número de celdas operativas es prácticamente el mismo que he calculado yo para una dimensión sola,  que es . Estos valores serían aquellos que se le atribuyen a una Consciencia Universal, o mejor serían las operaciones que la parte virtual de la Consciencia efectuaría si se la pudiera parangonar a una computadora.
Pero de todo este discurso obtenemos también que el número de celdas de Boukalov  no es otra cosa que el número de los trozos más pequeños de virtualidad, que representarían los ladrillos del Universo y están colocados todos en un sólo punto virtual con las dimensiones de una pequeña esfera compuesta de muchas esferas que no interactúan entre ellas si no a través de algunas leyes geométricas especiales que veremos dentro de poco.
Volvamos una vez más al SuperSpin, con la hipótesis, según la cual la parte virtual del Universo está caracterizada por Rotones individuales que, según como se orientan en el espacio, en el tiempo y en la energía, dan lugar a observaciones de campo eléctrico, magnético y gravitacional.

Los Rotones del SuperSpin

El Rotón, así como está descripto en la teoría del SuperSpin, es un lugar de puntos pertenecientes a la virtualidad, que puede matemáticamente ser descripto con una operación geométrica de rotación. El Rotón es por lo tanto un objeto que se caracteriza por un vector y un versor (vector unitario o normalizado-ndt-). En la visión de un espacio-tiempo “esparcido” sobre el plano espacio-temporal, los Rotones no son otra cosa que los objetos de Planck. Por ésto, de este momento en adelante, los llamaré Rotones de Planck. Veamos uno:

Se trata de una esfera caracterizada por la rotación con una precisa frecuencia angular sobre cada uno de los tres ejes. El Rotón no representa sólo el más pequeño objeto del Universo sino que representa también todo el Universo, porque en sus límites están todos los otros Rotones, uno superpuesto al otro y no uno dentro del otro. Los diferentes Rotones pueden interactuar o no, según las respectivas frecuencias angulares de rotación.
En este modelo de microuniverso bohmiano el plano espacio-temporal de partida se ha replegado sobre sí mismo hasta superponerse todos los Rotones.
Para simplificar la comprensión de este microuniverso, aquí hay dos Rotones como se verían si estuvieran quietos.

En el dibujo de la izquierda están puestos también los ejes de energía, espacio y tiempo, mientras que en el dibujo de la derecha aparece un segundo Rotón con inclinación de los ejes diferente. Los dos Rotones no están en fase, porque ninguno de los tres ejes se superpone y no interactúan entre ellos. Existen  Rotones, que son leídos veces al segundo, obviamente sobre la escala virtual del tiempo.
Cómo son leídos estos Rotones? Cómo se da cuenta uno si están en el estado up o down (cuando no son leídos?) Quién lee estos Rotones?
Los Rotones son leídos por la Consciencia, la cual finalmente, en esta transformación de coordinadas, pierde su no correcta forma de eje y se vuelve un punto al centro de los Rotones. Un punto de donde irradia continuamente su escencia. Hasta ahora en los dibujos se ha tenido que mantener la Consciencia bajo forma de eje para tratar de dar una imagen de ella en la mente del lector. No se puede sin embargo leer la Consciencia como un eje, dado que ella es indescriptible de todos modos en la realidad virtual. No puede ser un eje, sino sólo un punto geométrico sin dimensiones, una idea y nada más. Pero de ese punto parte la creación de espacio, tiempo y energía, que son leídos como grandezas virtuales, bajo forma de hologramas.
Pero qué da, entonces, el aspecto cuantizado a la realidad virtual?
Primeramente el hecho que los Rotones son un número preciso y finito y entre un Rotón y otro hay una diferencia angular cuantizada. Los Rotones no tienen todas las posibles angulaciones, de lo contrario serían infinitos, pero pueden existir sólo en oportunas angulaciones.
Si los Rotones son en total apróximadamente , eso significa que por cada dimensión (espacio, tiempo y energía), hay apróximadamente rotones en 360 grados, osea apróximadamente  informaciones por cada grado sexagesimal.

https://abducciones.es.tl/F%CCSICA-DE-LAS-ABDUCCIONES.htm

 

“Life 3.0″

dissabte, 29/06/2019

Transcript

After 13.8 billion years of cosmic history, our universe has woken up and become aware of itself. From a small blue planet, tiny, conscious parts of our universe have begun gazing out into the cosmos with telescopes, discovering something humbling. We’ve discovered that our universe is vastly grander than our ancestors imagined and that life seems to be an almost imperceptibly small perturbation on an otherwise dead universe. But we’ve also discovered something inspiring, which is that the technology we’re developing has the potential to help life flourish like never before, not just for centuries but for billions of years, and not just on earth but throughout much of this amazing cosmos.

00:59

I think of the earliest life as “Life 1.0″ because it was really dumb, like bacteria, unable to learn anything during its lifetime. I think of us humans as “Life 2.0″ because we can learn, which we in nerdy, geek speak, might think of as installing new software into our brains, like languages and job skills. “Life 3.0,” which can design not only its software but also its hardware of course doesn’t exist yet. But perhaps our technology has already made us “Life 2.1,” with our artificial knees, pacemakers and cochlear implants.01:33So let’s take a closer look at our relationship with technology, OK? As an example, the Apollo 11 moon mission was both successful and inspiring, showing that when we humans use technology wisely, we can accomplish things that our ancestors could only dream of. But there’s an even more inspiring journey propelled by something more powerful than rocket engines, where the passengers aren’t just three astronauts but all of humanity. Let’s talk about our collective journey into the future with artificial intelligence.

02:09

My friend Jaan Tallinn likes to point out that just as with rocketry, it’s not enough to make our technology powerful. We also have to figure out, if we’re going to be really ambitious, how to steer it and where we want to go with it. So let’s talk about all three for artificial intelligence: the power, the steering and the destination.

02:31

Let’s start with the power. I define intelligence very inclusively — simply as our ability to accomplish complex goals, because I want to include both biological and artificial intelligence. And I want to avoid the silly carbon-chauvinism idea that you can only be smart if you’re made of meat. It’s really amazing how the power of AI has grown recently. Just think about it. Not long ago, robots couldn’t walk. Now, they can do back flips. Not long ago, we didn’t have self-driving cars. Now, we have self-flying rockets. Not long ago, AI couldn’t do face recognition. Now, AI can generate fake faces and simulate your face saying stuff that you never said. Not long ago, AI couldn’t beat us at the game of Go. Then, Google DeepMind’s AlphaZero AI took 3,000 years of human Go games and Go wisdom, ignored it all and became the world’s best player by just playing against itself. And the most impressive feat here wasn’t that it crushed human gamers, but that it crushed human AI researchers who had spent decades handcrafting game-playing software. And AlphaZero crushed human AI researchers not just in Go but even at chess, which we have been working on since 1950.

04:02

So all this amazing recent progress in AI really begs the question: How far will it go? I like to think about this question in terms of this abstract landscape of tasks, where the elevation represents how hard it is for AI to do each task at human level, and the sea level represents what AI can do today. The sea level is rising as AI improves, so there’s a kind of global warming going on here in the task landscape. And the obvious takeaway is to avoid careers at the waterfront —

(Laughter)

04:34

which will soon be automated and disrupted. But there’s a much bigger question as well. How high will the water end up rising? Will it eventually rise to flood everything, matching human intelligence at all tasks. This is the definition of artificial general intelligence — AGI, which has been the holy grail of AI research since its inception. By this definition, people who say, “Ah, there will always be jobs that humans can do better than machines,” are simply saying that we’ll never get AGI. Sure, we might still choose to have some human jobs or to give humans income and purpose with our jobs, but AGI will in any case transform life as we know it with humans no longer being the most intelligent. Now, if the water level does reach AGI, then further AI progress will be driven mainly not by humans but by AI, which means that there’s a possibility that further AI progress could be way faster than the typical human research and development timescale of years, raising the controversial possibility of an intelligence explosion where recursively self-improving AI rapidly leaves human intelligence far behind, creating what’s known as superintelligence.

05:51

Alright, reality check: Are we going to get AGI any time soon? Some famous AI researchers, like Rodney Brooks, think it won’t happen for hundreds of years. But others, like Google DeepMind founder Demis Hassabis, are more optimistic and are working to try to make it happen much sooner. And recent surveys have shown that most AI researchers actually share Demis’s optimism, expecting that we will get AGI within decades, so within the lifetime of many of us, which begs the question — and then what? What do we want the role of humans to be if machines can do everything better and cheaper than us?

06:35

The way I see it, we face a choice. One option is to be complacent. We can say, “Oh, let’s just build machines that can do everything we can do and not worry about the consequences. Come on, if we build technology that makes all humans obsolete, what could possibly go wrong?”

(Laughter)

06:52

But I think that would be embarrassingly lame. I think we should be more ambitious — in the spirit of TED. Let’s envision a truly inspiring high-tech future and try to steer towards it. This brings us to the second part of our rocket metaphor: the steering. We’re making AI more powerful, but how can we steer towards a future where AI helps humanity flourish rather than flounder? To help with this, I cofounded the Future of Life Institute. It’s a small nonprofit promoting beneficial technology use, and our goal is simply for the future of life to exist and to be as inspiring as possible. You know, I love technology. Technology is why today is better than the Stone Age. And I’m optimistic that we can create a really inspiring high-tech future … if — and this is a big if — if we win the wisdom race — the race between the growing power of our technology and the growing wisdom with which we manage it.But this is going to require a change of strategy because our old strategy has been learning from mistakes. We invented fire, screwed up a bunch of times — invented the fire extinguisher.

(Laughter)

08:03

We invented the car, screwed up a bunch of times — invented the traffic light, the seat belt and the airbag, but with more powerful technology like nuclear weapons and AGI, learning from mistakes is a lousy strategy, don’t you think?

(Laughter)

08:18

It’s much better to be proactive rather than reactive; plan ahead and get things right the first time because that might be the only time we’ll get. But it is funny because sometimes people tell me, “Max, shhh, don’t talk like that. That’s Luddite scaremongering.” But it’s not scaremongering. It’s what we at MIT call safety engineering. Think about it: before NASA launched the Apollo 11 mission, they systematically thought through everything that could go wrong when you put people on top of explosive fuel tanks and launch them somewhere where no one could help them. And there was a lot that could go wrong. Was that scaremongering? No. That’s was precisely the safety engineering that ensured the success of the mission, and that is precisely the strategy I think we should take with AGI. Think through what can go wrong to make sure it goes right.

09:08

So in this spirit, we’ve organized conferences, bringing together leading AI researchers and other thinkers to discuss how to grow this wisdom we need to keep AI beneficial. Our last conference was in Asilomar, California last year and produced this list of 23 principles which have since been signed by over 1,000 AI researchers and key industry leaders, and I want to tell you about three of these principles.

09:31

One is that we should avoid an arms race and lethal autonomous weapons. The idea here is that any science can be used for new ways of helping people or new ways of harming people. For example, biology and chemistry are much more likely to be used for new medicines or new cures than for new ways of killing people, because biologists and chemists pushed hard — and successfully — for bans on biological and chemical weapons. And in the same spirit, most AI researchers want to stigmatize and ban lethal autonomous weapons. Another Asilomar AI principle is that we should mitigate AI-fueled income inequality. I think that if we can grow the economic pie dramatically with AI and we still can’t figure out how to divide this pie so that everyone is better off, then shame on us.

(Applause)

Alright, now raise your hand if your computer has ever crashed.

(Laughter)

10:28

Wow, that’s a lot of hands. Well, then you’ll appreciate this principle that we should invest much more in AI safety research, because as we put AI in charge of even more decisions and infrastructure, we need to figure out how to transform today’s buggy and hackable computers into robust AI systems that we can really trust, because otherwise, all this awesome new technology can malfunction and harm us, or get hacked and be turned against us. And this AI safety work has to include work on AI value alignment, because the real threat from AGI isn’t malice, like in silly Hollywood movies, but competence — AGI accomplishing goals that just aren’t aligned with ours. For example, when we humans drove the West African black rhino extinct, we didn’t do it because we were a bunch of evil rhinoceros haters, did we? We did it because we were smarter than them and our goals weren’t aligned with theirs. But AGI is by definition smarter than us, so to make sure that we don’t put ourselves in the position of those rhinos if we create AGI, we need to figure out how to make machines understand our goals, adopt our goals and retain our goals.

11:37

And whose goals should these be, anyway? Which goals should they be?

This brings us to the third part of our rocket metaphor: the destination. We’re making AI more powerful,trying to figure out how to steer it, but where do we want to go with it? This is the elephant in the room that almost nobody talks about — not even here at TED — because we’re so fixated on short-term AI challenges. Look, our species is trying to build AGI, motivated by curiosity and economics, but what sort of future society are we hoping for if we succeed? We did an opinion poll on this recently, and I was struck to see that most people actually want us to build superintelligence: AI that’s vastly smarter than us in all ways. What there was the greatest agreement on was that we should be ambitious and help life spread into the cosmos, but there was much less agreement about who or what should be in charge. And I was actually quite amused to see that there’s some some people who want it to be just machines.

(Laughter)

12:44

And there was total disagreement about what the role of humans should be, even at the most basic level, so let’s take a closer look at possible futures that we might choose to steer toward, alright?

12:55

So don’t get me wrong here. I’m not talking about space travel, merely about humanity’s metaphorical journey into the future. So one option that some of my AI colleagues like is to build superintelligence and keep it under human control, like an enslaved god, disconnected from the internet and used to create unimaginable technology and wealth for whoever controls it. But Lord Acton warned us that power corrupts, and absolute power corrupts absolutely, so you might worry that maybe we humans just aren’t smart enough, or wise enough rather, to handle this much power. Also, aside from any moral qualms you might have about enslaving superior minds, you might worry that maybe the superintelligence could outsmart us, break out and take over. But I also have colleagues who are fine with AI taking over and even causing human extinction, as long as we feel the the AIs are our worthy descendants, like our children. But how would we know that the AIs have adopted our best values and aren’t just unconscious zombies tricking us into anthropomorphizing them? Also, shouldn’t those people who don’t want human extinction have a say in the matter, too? Now, if you didn’t like either of those two high-tech options, it’s important to remember that low-tech is suicide from a cosmic perspective, because if we don’t go far beyond today’s technology, the question isn’t whether humanity is going to go extinct, merely whether we’re going to get taken out by the next killer asteroid, super volcano or some other problem that better technology could have solved.

14:30

So, how about having our cake and eating it … with AGI that’s not enslaved but treats us well because its values are aligned with ours? This is the gist of what Eliezer Yudkowsky has called “friendly AI,” and if we can do this, it could be awesome. It could not only eliminate negative experiences like disease, poverty, crime and other suffering, but it could also give us the freedom to choose from a fantastic new diversity of positive experiences — basically making us the masters of our own destiny.

15:06

So in summary, our situation with technology is complicated, but the big picture is rather simple. Most AI researchers expect AGI within decades, and if we just bumble into this unprepared, it will probably be the biggest mistake in human history — let’s face it. It could enable brutal, global dictatorship with unprecedented inequality, surveillance and suffering, and maybe even human extinction. But if we steer carefully, we could end up in a fantastic future where everybody’s better off: the poor are richer, the rich are richer, everybody is healthy and free to live out their dreams.

15:47

Now, hang on. Do you folks want the future that’s politically right or left? Do you want the pious society with strict moral rules, or do you an hedonistic free-for-all, more like Burning Man 24/7? Do you want beautiful beaches, forests and lakes, or would you prefer to rearrange some of those atoms with the computers, enabling virtual experiences? With friendly AI, we could simply build all of these societiesand give people the freedom to choose which one they want to live in because we would no longer be limited by our intelligence, merely by the laws of physics. So the resources and space for this would be astronomical — literally.

16:25

So here’s our choice. We can either be complacent about our future, taking as an article of blind faiththat any new technology is guaranteed to be beneficial, and just repeat that to ourselves as a mantra over and over and over again as we drift like a rudderless ship towards our own obsolescence. Or we can be ambitious — thinking hard about how to steer our technology and where we want to go with it to create the age of amazement. We’re all here to celebrate the age of amazement, and I feel that its essence should lie in becoming not overpowered but empowered by our technology.

Thank you.

(Applause)

 

Después de 13,8 mil millones de años de historia cósmica, nuestro universo ha despertado y toma conciencia de sí mismo. Desde un pequeño planeta azul, pequeñas partes conscientes de nuestro universo han comenzado a mirar hacia el cosmos con telescopios, descubriendo un poco de humildad. Descubrimos que nuestro universo es mucho más grandioso de lo que nuestros antepasados imaginaron y esa vida parece ser una perturbación casi imperceptiblemente pequeña en un universo por lo demás muerto. Pero también descubrimos algo inspirador, que es que la tecnología que estamos desarrollando tiene el potencial de ayudar a que la vida florezca como nunca antes, no solo por siglos, sino por miles de millones de años, y no solo en la Tierra sino a lo largo de gran parte de este increíble cosmos.

Pienso en la vida más temprana como “Vida 1.0″ porque era realmente tonta, como las bacterias, incapaces de aprender nada durante su vida. Pienso en nosotros los humanos como “Vida 2.0″ porque podemos aprender, que en ‘nerdy’, hablando ‘geek’, podría pensarse como instalar un nuevo software en nuestros cerebros, como idiomas y habilidades laborales. La “Vida 3.0″, que puede diseñar no solo su software sino también su hardware, por supuesto no existe todavía. Pero tal vez nuestra tecnología ya nos haya hecho “Vida 2.1″ con nuestras rodillas artificiales, marcapasos e implantes cocleares.Echemos un vistazo más de cerca a nuestra relación con la tecnología, ¿vale? Como ejemplo, la misión Apolo 11 a la Luna fue exitosa e inspiradora, mostrando que cuando los humanos usamos la tecnología sabiamente, podemos lograr cosas que nuestros antepasados solo podían soñar. Pero hay un viaje aún más inspirador propulsado por algo más poderoso que un cohete, en el que los pasajeros no son solo tres astronautas, sino toda la humanidad. Hablemos de nuestro viaje colectivo hacia el futuro con inteligencia artificial.

A mi amigo Jaan Tallinn le gusta señalar que al igual que con los cohetes, no es suficiente con que nuestra tecnología sea poderosa. También hay que descubrir, si seremos lo suficientemente ambiciosos, como dirigirla y a dónde queremos ir con eso. Así que hablemos de las tres para la inteligencia artificial: el poder, la dirección y el destino.

Comencemos con el poder. Yo defino la inteligencia de forma muy inclusiva… simplemente como nuestra capacidad para lograr objetivos complejos, porque quiero incluir inteligencia biológica y artificial. Y quiero evitar la tonta idea del chauvinismo de carbono: que solo se puede ser inteligente si se está hecho de carne. Es realmente sorprendente cómo el poder de la IA ha crecido recientemente. Solo piensen en ello. No hace mucho tiempo, los robots no podían caminar. Hoy pueden hacer volteretas hacia atrás. No hace mucho tiempo, no teníamos autos sin conductor. Ahora, tenemos cohetes que vuelan de forma autónoma. No hace mucho tiempo, la IA no podía hacer reconocimiento facial. Ahora la IA puede generar caras falsas y simula tu cara diciendo cosas que nunca dijiste. No hace mucho tiempo, la IA no podía vencernos en el juego de Go. AlphaZero AI de Google DeepMind tomó 3000 años de juegos de Go humanos y la sabiduría Go, lo ignoró todo y se convirtió en el mejor jugador del mundo simplemente jugando contra sí misma. Y la hazaña más impresionante aquí no fue que aplastara a los jugadores humanos, sino que aplastó a los investigadores humanos de IA que habían pasado décadas elaborando software de juegos a mano. Y AlphaZero aplastó a los investigadores de IA humana no solo en Go sino incluso en ajedrez, en el que hemos estado trabajando desde 1950.

Así que este increíble progreso reciente en IA realmente plantea la pregunta: ¿hasta dónde llegará? Me gusta pensar en esta pregunta en términos de este paisaje abstracto de tareas, en el que la elevación representa lo difícil que es para la IA hacer cada tarea a nivel humano, y el nivel del mar representa lo que la IA puede hacer hoy. El nivel del mar aumenta a medida que mejora la IA, así hay una especie de calentamiento global en el paisaje de tareas. Y lo obvio es evitar las carreras en el paseo marítimo…

(Risas)

que pronto será automatizado e interrumpido. Pero también hay una pregunta mucho más relevante. ¿Qué tan alto llegará el agua?¿Finalmente se aumentará hasta inundar todo, coincidir la inteligencia humana en todas las tareas? Esta es la definición de inteligencia general artificial… IAG, que ha sido el santo grial de la investigación de IA desde su inicio. Según esta definición, las personas que dicen, “Siempre habrá trabajos que los humanos puedan hacer mejor que las máquinas”, simplemente están diciendo que nunca tendremos IAG. Claro, aún podríamos elegir tener algunos trabajos humanos o darles a los humanos un ingreso y un propósito con nuestros trabajos, pero la IAG en cualquier caso transformará la vida tal como la conocemos al no ser ya los humanos los más inteligentes. Ahora, si el nivel del agua llega a IAG, entonces, el progreso de la IA no será impulsado principalmente por humanos, sino por la IA, lo que significa que hay la posibilidad de que ese progreso adicional de la IA sea mucho más rápido que la escala de tiempo típica de investigación y desarrollo humano de años, planteando la posibilidad controvertida de una explosión de inteligencia donde la IA recursivamente auto-mejorada rápidamente deja muy atrás la inteligencia humana, creando lo que se conoce como superinteligencia.

Bien, verificación de la realidad: ¿Vamos a lograr IAG en el corto plazo? Algunos investigadores famosos de IA, como Rodney Brooks, creen que no sucederá en cientos de años. Pero otros, como el fundador de Google DeepMind, Demis Hassabis, son más optimistas y están trabajando para tratar de que suceda mucho antes. Y encuestas recientes han mostrado que la mayoría de los investigadores IA en realidad comparten el optimismo de Demis, esperando que obtengamos IAG en décadas, en la vida de muchos de nosotros, lo cual plantea la pregunta, ¿y luego qué? ¿Cuál queremos que sea el papel de los humanos si las máquinas pueden hacer todo mejor y más barato que nosotros?

De la forma en que lo veo, enfrentamos una elección. Una opción es ser complacientes. Decir: “Construyamos máquinas que puedan hacer todo lo que podemos hacer y no preocuparnos por las consecuencias. Es decir, si construimos tecnología que hace a todos los humanos obsoletos, ¿qué podrá salir mal?”.

(Risas)

Pero creo que eso sería vergonzosamente flojo. Creo que deberíamos ser más ambiciosos… en el espíritu de TED. Imaginemos un futuro de alta tecnología verdaderamente inspirador y tratemos de dirigirnos a él. Esto nos lleva a la segunda parte de nuestra metáfora del cohete: la dirección. Estamos haciendo que la IA sea más poderosa, pero ¿cómo podemos dirigirnos hacia un futuro en el que la IA ayude a la humanidad a florecer en lugar de al desconcierto? Para esto, cofundé Future of Life Institute, una organización sin fines de lucro que promueve el uso de tecnología beneficiosa, y nuestro objetivo es que exista el futuro de la vida y ser lo más inspiradores posible. Ya saben, me encanta la tecnología. La tecnología es el por qué hoy es mejor que la Edad de Piedra. Y soy optimista de que podemos crear un futuro de alta tecnología realmente inspirador… si —y esto es un gran si— si ganamos la carrera de sabiduría, la carrera entre el poder creciente de nuestra tecnología y la creciente sabiduría con la que lo administramos. Pero esto requerirá un cambio de estrategia porque nuestra vieja estrategia ha sido aprender de los errores. Inventamos el fuego, nos afectó un montón de veces… se inventó el extintor de incendios.

(Risas)

Inventamos el auto, arruinado un montón de veces se inventó el semáforo, el cinturón de seguridad y el airbag, pero con tecnología más poderosa como armas nucleares e IAG, aprender de los errores es una estrategia pésima, ¿no creen?

(Risas)

Es mucho mejor ser proactivo en lugar de reactivo; planificar y hacer las cosas bien la primera vez porque podría ser la única vez que lo consiguiéramos. Pero es extraño porque a veces la gente me dice: “Max, shhh, no hables así. Ese es el alarmismo ludista”. Pero no es alarmismo. Es lo que en MIT llamamos ingeniería de seguridad. Piénsenlo: antes de que la NASA lanzara la misión Apolo 11, pensaron sistemáticamente en todo lo que podría salir mal al poner gente sobre tanques de combustible explosivos y lanzarla a un lugar donde nadie podía ayudarla. Y había muchas cosas que podrían salir mal. ¿Era eso alarmismo? No. Fue precisamente la ingeniería de seguridad la que aseguró el éxito de la misión, y esa es precisamente la estrategia que creo que deberíamos tomar con IAG. Pensar en lo que puede salir mal para asegurarnos de que va a salir bien.

En este espíritu, organizamos conferencias, con los principales investigadores de la IA y otros pensadores para discutir cómo crecer esta sabiduría para mantener la IA beneficiosa. Nuestra última conferencia fue en Asilomar, California, el año pasado y produjo esta lista de 23 principios que desde entonces han sido firmados por más de 1000 investigadores de IA y líderes clave de la industria, y quiero contarles acerca de tres de estos principios.

Uno es que debemos evitar una carrera armamentista y armas letales autónomas. La idea aquí es que toda ciencia puede usarse para nuevas formas de ayudar o nuevas formas de dañar personas. Por ejemplo, es mucho más probable que se usen la biología y la química para nuevas medicinas o nuevas curas que para nuevas formas de matar personas, porque los biólogos y los químicos presionaron mucho y exitosamente… para prohibir las armas biológicas y químicas. Y en el mismo espíritu, la mayoría de los investigadores de IA quieren estigmatizar y prohibir las armas letales autónomas. Otro principio de IA Asilomar es que debemos mitigar la desigualdad de ingresos alimentada con IA. Creo que si podemos hacer crecer el pastel económico radicalmente con la IA y no podemos entender cómo dividir este pastel para que todos estén mejor, entonces avergoncémonos.

(Aplausos)

Ahora levanten la mano si su computadora se ha dañado alguna vez.

(Risas)

Uy, son muchas manos. Bueno, entonces apreciarán este principio que deberíamos invertir mucho más en la investigación de seguridad de IA, porque al poner a la IA a cargo de más decisiones e infraestructura, tenemos que encontrar cómo transformar las computadoras pirateables y con errores en sistemas robustos de IA en los que poder confiar, porque de otra manera, toda esta nueva tecnología puede funcionar mal y dañarnos, o ser pirateada y volverse contra nosotros. Y este trabajo de seguridad de IA debe incluir trabajo sobre la alineación de valores de IA, porque la amenaza real de la IAG no es la malicia, como en las tontas películas de Hollywood, sino la competencia… La IAG logrando metas que simplemente no están alineadas con las nuestras. Por ejemplo, cuando los humanos llevamos al rinoceronte negro africano occidental a la extinción, no lo hicimos porque fuéramos malvados enemigos del rinoceronte, ¿verdad? Fue porque éramos más inteligentes que ellos y nuestros objetivos no estaban alineados con los suyos. Pero la IAG es, por definición, más inteligente que nosotros, así que para asegurarnos de no ponernos en la posición de esos rinocerontes si creamos la IAG, necesitamos descubrir cómo hacer que las máquinas comprendan nuestros objetivos, adopten nuestros objetivos y retengan nuestros objetivos.

¿Y de quién son los objetivos, de todos modos? ¿Cuáles objetivos deberían ser?

Esto nos lleva a la tercera parte de nuestra metáfora del cohete: el destino. Estamos haciendo que la IA sea más poderosa, tratando de descubrir cómo dirigirla, pero ¿a dónde queremos llegar? Este es el elefante en la habitación del que casi nadie habla… ni siquiera aquí en TED, porque estamos muy obsesionados con los desafíos de la IA a corto plazo. Miren, nuestra especie está tratando de construir la IAG, motivada por la curiosidad y la economía, pero ¿qué tipo de sociedad futura estamos esperando si lo logramos? Una encuesta de opinión sobre esto recientemente, y me llamó la atención ver que la mayoría de la gente quiere que construyamos superinteligencia: La IA es mucho más inteligente que nosotros en todos los sentidos. El mayor acuerdo fue que deberíamos ser ambiciosos y ayudar a la vida a extenderse al cosmos, pero había mucho menos acuerdo sobre quién o qué debería estar a cargo. Y en realidad era bastante entretenido ver que hay algunas personas que quieren que sean solo máquinas.

(Risas)

Y hubo desacuerdo total sobre cuál debería ser el papel de los humanos, incluso en el nivel más básico, así que echemos un vistazo más de cerca a los posibles futuros a los que podríamos elegir dirigirnos, ¿está bien?

No se equivoquen aquí. No estoy hablando de viajes espaciales solo del viaje metafórico de la humanidad hacia el futuro. Entonces, una opción que a algunos de mis colegas de IA les gusta es construir superinteligencia y mantenerla bajo control humano, como un dios esclavizado, desconectado de internet y que se usa para crear tecnología y riqueza inimaginables para quien la controla. Pero Lord Acton nos advirtió que ese poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente, podrían preocuparse de que, tal vez, los humanos no somos lo inteligentes o suficientemente sabios, como para manejar tanto poder. Además, aparte de cualquier reparo moral que puedan tener sobre esclavizar mentes superiores, podrían preocuparse de que tal vez la superinteligencia pueda ser más astuta que nosotros, evadirse y tomar el control. Pero también tengo colegas que están de acuerdo con que la IA se haga cargo e incluso cause la extinción humana, siempre y cuando sientan que las IAs son nuestras dignas descendientes, como nuestros hijos Pero ¿cómo sabríamos que la IA ha adoptado nuestros mejores valores? y no son solo zombis inconscientes engañándonos antropomorfizándose? Además, ¿no deberían las personas que no quieren la extinción humana poder algo decir al respecto también? Ahora, si no les gustó ninguna de esas dos opciones de alta tecnología, es importante recordar que la baja tecnología es un suicidio desde una perspectiva cósmica, porque si no vamos más allá de la tecnología actual, la pregunta no es si la humanidad se va a extinguir, simplemente si nos van a acabar el próximo asteroide asesino, un súper volcán u otro problema que una mejor tecnología podría haber resuelto.

Entonces, ¿qué tal tener nuestro pastel y comérnoslo… con la IAG que no esté esclavizada sino que nos trata bien porque sus valores están alineados con los nuestros? Es la esencia de lo que Eliezer Yudkowsky llama “amigable inteligencia artificial”. y si podemos hacer esto, podría ser increíble. No solo podría eliminar las experiencias negativas como la enfermedad, la pobreza, el crimen u otro sufrimiento, sino también podría darnos la libertad de elegir de una nueva y fantástica diversidad de experiencias positivas básicamente haciéndonos dueños de nuestro propio destino.

Entonces, en resumen, nuestra situación con la tecnología es complicada, pero el panorama general es bastante simple. La mayoría de los investigadores de IA esperan la IAG en décadas, y si nos equivocamos en esto sin preparación, probablemente sea el error más grande en la historia de la humanidad… afrontémoslo. Podría permitir una dictadura brutal y global con desigualdad, vigilancia y sufrimiento sin precedentes, y tal vez incluso la extinción humana. Pero si nos dirigimos con cuidado, podríamos terminar en un futuro fantástico en el que todos estemos mejor: los pobres son más ricos, los ricos son más ricos, todos están sanos y son libres de vivir sus sueños.

Ahora, esperen. ¿Uds. quieren el futuro políticamente de derecha o de izquierda? ¿Quieren la sociedad piadosa con estrictas reglas morales, o una libertad hedonista para todos, más como Burning Man 24/7? ¿Quieren hermosas playas, bosques y lagos, o prefieren reorganizar algunos de esos átomos con las computadoras, permitiendo experiencias virtuales? Con una IA amigable, podríamos construir todas estas sociedades y dar a las personas la libertad de elegir en cuál quieren vivir porque ya no estaríamos limitados por nuestra inteligencia, solo por las leyes de la física. Entonces, los recursos y el espacio para esto serían astronómicos, literalmente.

Así que aquí está nuestra elección. Podemos ser complacientes con nuestro futuro, tomando como un artículo de fe ciega que cualquier nueva tecnología garantiza ser beneficiosa, y solo repetírnoslo a nosotros mismos como un mantra una y otra y otra vez mientras navegamos como un barco sin timón hacia nuestra propia obsolescencia. O podemos ser ambiciosos pensando mucho acerca de cómo dirigir nuestra tecnología y a dónde queremos ir con eso para crear la era del asombro. Todos estamos aquí para celebrar la era del asombro, y siento que su esencia debe estar en no ser poderosos en exceso sino empoderados por nuestra tecnología.

Gracias.

(Aplausos)

Ostankino, 1995 (english)

divendres, 28/06/2019

Ostankino, Rusia, 1995

dijous, 27/06/2019

Este hecho real ocurrió en 1995 y se ha cubierto desde entonces, después de la emisión en octubre de 1995 el video ha desaparecido repentinamente y los testigos probablemente han sido manipulados para permanecer en silencio sobre este evento.

Las imágenes fueron transmitidas por la televisión rusa en octubre de 1995 y muestran el aterrizaje de una gran nave espacial extraterrestre que tuvo lugar en el suburbio de Ostankino, que se encuentra en los suburbios de Moscú.  En las 3 secuencias de fotos, que deberían ser parte de un video, puedes ver a 2 personas, presumiblemente del ejército ruso, que observan de cerca el aterrizaje del avión alienígena.

Después de las investigaciones, investigadores de OVNIs, tanto rusos como europeos, llegaron a la conclusión de que el platillo volador aterrizó solo para evitar los disparos de la artillería antiaérea rusa.  Luego, más tarde, el OVNI surgiría algunos seres auto-luminosos con intenciones “no hostiles”, mal interpretados por el personal militar soviético, que a su vez habría respondido disparando algunas ráfagas de ametralladora. En respuesta al fuego soviético, desde el casco alienígena se habrían emitido impulsos de energía que habrían dejado de usar las armas del ejército ruso.  Del análisis llevado a cabo sobre la secuencia de imágenes, el investigador Carlo Clemente describe el ovni, como un campo de energía envuelto y con un diámetro de unos 15-20 metros.

En Alcañices (Zamora)

dimecres, 26/06/2019

En Alcoy

dimarts , 25/06/2019

Place Bonaventure

dilluns, 24/06/2019

Un homme d’affaire québécois, M. BERNARD GUÉNETTE, lui-même témoin du phénomène décide de colliger les informations sur cette affaire et il fera également analyser les photographies prises par M. MARCEL LAROCHE.

Ces analyses seront effectuées par le professeur M. RICHARD HAINES, un spécialiste de l’optique et consultant pour la NASA.

 

M. GUÉNETTE et HAINES signeront un rapport conjoint où nous pouvons y lire noir sur blanc que les lumières aperçues dans le ciel de MONTRÉAL appartenaient sans l’ombre d’un doute à “…un objet solide…” et que “…l’hypothèse d’un phénomène optique (comme le reflet de projecteurs sur les nuages) est ainsi balayée…”.

 

Dans le journal LA PRESSE du 01/05/1992, la journaliste CAROLE THIBAUDEAU reprenait les lignes maîtresses du rapport. Voici une partie de cet article.

PHOTO SOUS ANALYSE

“…le négatif de la photographie a été digitalisé sur ordinateur au moyen du programme “PERCEPTICS NU VISION IMAGE SCANNER”. L’image digitalisée est reproduite ci-contre. Elle vise essentiellement à faire ressortir les différences de brillance entre les points de la photo. On a tiré un graphique de cette photo, pour mettre en évidence la densité lumineuse de l’ovale entourant le disque. “Ce tracé lit-on dans le rapport, représente le changement de densité optique produit par un objet aérien…Cet objet si brillant qu’il a saturé le film sur une grande moitié du diamètre…”

Également grâce à ces photographies, on en déduisit dans ce rapport que “…que cet objet évoluait à une altitude de 1060 mètres à 2700 mètres et que son diamètre était de 540 mètres (1771,7 PIEDS), soit l’équivalent de 5 terrains de football…”

Je rappelle pour ceux de ma génération que 1580 pieds égalent un mille…

Fait intéressant mais peut-être sans rapport avec l’observation, une panne électrique se produisit à la base militaire de LONGUE-POINTE, au moment où l’objet la survolait.

Une bonne partie de ces informations ont été prelevées dans l’excellent livre DOSSIERS MYSTÈRES VOL. 1 écrit par M. CHRISTIAN R. PAGE édité chez LOUISE COURTEAU.

 

A Montréal, 1990

diumenge, 23/06/2019

L’« OVNI de la Place Bonaventure » s’est produit comme tout le monde sait dans la soirée du 7 novembre 1990.  Je dis « comme tout le monde sait » car, après tout, il s’agit de l’événement-OVNI le plus fameux de l’histoire ufologique du Canada. S’étant produit deux jours après la « vague d’ovnis du 5 novembre 1990 en France », bien des ufologues suspectent une corrélation entre ces événements énigmatiques qui, dans un cas comme dans l’autre, ne furent jamais éclaircis par les autorités.

D’après le « rapport Guénette-Haines » , l’ « objet volant non identifié » au-dessus de l’hôtel de la Place Bonaventure mesurait 540 mètres et a survolé notre métropole durant plus de 3 heures. Malgré l’avis des spécialistes, malgré des centaines de témoins, malgré les témoins d’autorité, malgré des documents photographiques incontestables, rien ne fut commenté par les autorités.

 

FÍSICA SIN DIMENSIONES

dissabte, 22/06/2019

 

El Dr. Jacques Vallée ofreció una singular disertación, invitado por los eventos TEDx de Bruselas, el 22 de noviembre de 2011. Su charla se tituló “Una teoría de Todo (lo demás)”.

TED (Technology, Entertainment, Design) desde 1984 promueve conferencias en diversas ciudades del mundo sobre “ideas que vale la pena difundir”.
Vallée siempre se ha caracterizado por ser un investigador que plantea hipótesis tan audaces como atrapantes y en esta oportunidad anticipó drásticos cambios en la física durante los próximos 50 años, la que debería dejar de ser una “física de la energía” para transformarse en una “física de la información”. Para Vallée ésta línea de pensamiento está en camino de ser una corriente dominante de la nueva física, donde el espacio y el tiempo no son más que la conciencia conceptual que tenemos de ellos.

Miércoles, 15 de agosto de 2012
Por Rubén Morales

 El Dr. (PhD) Jacques Vallée, magíster en astrofísica, doctor en informática y escritor francés residente en San Francisco, Estados Unidos, es tal vez el autor que ha producido las más creativas y avanzadas hipótesis científicas sobre los ovnis y temas relacionados. Sus libros más divulgados en América Latina son los ya muy antiguos, aunque siempre de recomendable lectura, “Fenómenos Insólitos del Espacio” y “Pasaporte a Magonia”. La mayor parte de su obra no ha sido traducida al español, lo que dificulta al público hispanoparlante acceder a la prolífica producción de éste investigador brillante que por varias razones se ha distinguido:

-Al ser elegido por Steven Spielberg como el modelo de François Truffaut en la película “Encuentros cercanos del 3er. tipo”.
-Por realizar el primer mapa informatizado de Marte para la NASA.
-Por ser experto internacional en ovnis (ex asesor de la USAF).
-Por ser autor de muchos libros de anticipación y haber merecido el premio Jules Verne.
-Por los trabajos que dirigió para el proyecto ARPANET, el prototipo de la actual red internet.

Vallée comenzó su conferencia en Bruselas expresando que los físicos profesionales  realizan esfuerzos tratando de conciliar las dos mejores teorías de la física actual: la relatividad general y la mecánica cuántica, pero al intentarlo aparecen algunos “secretos sucios” que prefieren no decir. El primero es que aunque cada una de las dos teorías funciona muy bien en su dominio,están en violenta contradicción con nuestro mundo cotidiano, sobre todo en el caso de la gravedad.

“El segundo pequeño secreto sucio es que en todo esto hay una niña olvidada. La niña perdida es la hermanita de la física, la física de la información y de ella me gustaría hablarles esta tarde” –dijo.
Expresó luego que la física de la información y la física de la energía son las dos caras de la misma moneda, y sin embargo académicamente solo se enseña la física de la energía, la física que habla de los lasers, los colores, las partículas, las masas, los campos, las aceleraciones“y todas esas cosas que se aprenden en el colegio” –resumió para abreviar.
Más adelante hizo una confesión, sobre la que podríamos acordar plenamente desde el sentido común, pero que jamás esperaríamos de un científico: “Yo podría confesarles porqué me alejé de la físicaObtuve un alto diploma en física solamente porque era bueno en matemáticas, para poder ver más allá de las ecuaciones y encontrar respuestas. Pero me fui por una serie de razones. En primer lugar, nunca pude comprender lo que significaba que el tiempo fuera una dimensión.”
Acto seguido dio unos pasos en el escenario y regresó demostrando que es sencillo volver en el espacio, pero que no es lo mismo en el tiempo. Aún más, añadió “Entonces podemos decir como pasa el tiempo, pero no se sabe por qué pasa. De igual modo, se puede decir como caen las cosas, pero no se sabe por qué caen. Y de nuevo, esto no es algo que te enseñen en la universidad. Nadie te dijo jamás por qué estas dos cosas no se pueden explicar“.
“La tercera cosa que no puedo digerir”
 -prosiguió Vallée- “es lo de las partículas. Ustedes saben, hay partículas en el interior del átomo, y además partículas en el interior de las partículas: Hay partículas en el interior de los electrones, de los fotones y por otros lugares también. Pero como esto así no funciona todavía muy bien, hay partículas dentro de las partículas y esto me hace acordar un poco a la astronomía en la Edad Media, cuando para explicar el movimiento de los planetas se hablaba de ciclos, epiciclos y epiciclos de los epiciclos… Si se sigue haciendo más de lo mismo todo va biensalvo que no es así como funciona la realidad. Si ellos continúan haciendo esto, pueden lograr cosas maravillosas con la física de la energía, pero no es lo que yo quiero hacer.”

Seguramente Vallée estaba recordando algunos textos de la literatura ufológica que insisten en la crítica a la astronomía ptolemaica, con aquella reflexión atribuida a Alfonso X el Sabio “Si Dios me hubiera consultado al crear el universo, le hubiese aconsejado hacerlo más sencillo”. De similar manera, Vallée rozó el tema de la parapsicología al ir de lleno al nudo de su discurso: El vínculo entre la física de la información y las experiencias psicológicas de “extrañas coincidencias” o “sincronicidad”, en términos de Carl Jung. Mencionó que varios estudiosos han participado en la búsqueda de la “hermanita de la física”, comenzando por Wolfgang Pauli, uno de los fundadores de la mecánica cuántica, Carl Jung –y hubo una intensa correspondencia entre Pauli y Jung-, Paul Kammerer, Arthur Koestler, David Bohm, Max Velmans, Philippe Guillemant, en Francia, Landauer, Seth Lloyd, entre otros.

El conferencista relató varios casos de éstas “sincronicidades”, citemos uno como ejemplo: “Carl Jung trabajó con Pauli y estableció un catálogo de coincidencias que llegaron a su conocimiento. Una vez, se despertó en medio de la noche con la sensación de que había alguien en la habitación. Se levantó de inmediato y comprobó que no había nadie en el lugar, pero sintió que algo le había golpeado la frente y algo había golpeado en la parte posterior de su cabeza. Se volvió a dormir y al día siguiente recibió un telegrama informando que uno de sus pacientes se había suicidado de un tiro en la cabeza: La bala penetró por la frente hasta detrás de la cabeza. Carl Jung, en sus libros, menciona una serie de coincidencias notables.”
Luego Vallée volvió al tema de la informática: “la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos tiene 33 millones de libros. 33 millones de libros no es nada, quiero decir, eso es lo que Facebook hace en una sola tarde. Hoy en día, Google registra 35 horas de video por minuto, subidos a la página de Youtube.”

Mencionó que en una biblioteca convencional, los volúmenes se acomodan en estantes horizontales y filas verticales, a modo de coordenadas cartesianas, pero en un archivo informático, como Google, Facebook o Tweeter no se puede hacer eso, no se puede utilizar las dimensiones. La información que llega se distribuye estadísticamente en la memoria virtual, que es infinita. Y entonces mediante un programa de “hashing” se puede recuperar la información cuando alguien hace una pregunta, al igual que Google, y el resultado es estadístico: Una parte de esa respuesta no significa nada, la otra parte sí tiene sentido.

Dijo Vallée cerrando su alocución:

“Ahora bien, esto está empezando a ser la corriente dominante de la física: el Dr. Guillemant, en Francia, es un físico del CNRS, y en su último libro “La Ruta del Tiempo”, desarrolla la tesis de que las sincronicidades son debido a la doble la causalidad. Nuestras intenciones causan efectos en el futuro, los que se transforman en las causas de un efecto en el presente.Repito, esto va en camino de convertirse en una corriente dominante de la física.

Para concluir, hay cuatro requisitos para el advenimiento de la nueva física del año 2061.

En primer lugar, debemos reconocer al Universo como un subsistema de una meta-realidad de estructuras de informaciones, todo es estructura de información y todo es simultáneo. Yo no hablo de una base de datos, no hablo de nuestra tecnología primitiva actual, es evidentemente alguna cosa mucho más grande, mucho más compleja, ustedes pueden vislumbrar la idea. Deberíamos reconocer las dimensiones como un artefacto cultural: Nosotros creamos las dimensiones porque tenemos pequeñas bibliotecas y entonces tenemos necesidad de los ejes x, y, z, pero cuando no las necesitemos en la física, entonces deberíamos dar un paso atrás en relación con el concepto de dimensiones.

El presente está sobre-determinado. Como indica Guillemant, está determinado por el pasadoy está determinado por el futuro.

Y finalmente, la conciencia engendra nuestra impresión del espacio y del tiempo, ella es el espacio y el tiempo. Se trata de una conciencia a través de asociaciones hechas en este mundo de información, creando la ilusión de espacio y tiempo.

Asimismo, la propuesta que les hago es dejar que los físicos sigan haciendo física de la energía, lo hacen muy bien y eventualmente encontrarán una manera de reconciliar la relatividad y la mecánica cuántica.

Continuemos nosotros también y busquemos a la hermana perdida. Muchas gracias.”

Jim Sparks alien abduction part 13/13

divendres, 21/06/2019