Arxiu de la categoria ‘Al·lucinacions’

Explaining consciousness | David Chalmers

dilluns, 21/01/2019

 

Right now you have a movie playing inside your head. It’s an amazing multi-track movie. It has 3D vision and surround sound for what you’re seeing and hearing right now, but that’s just the start of it. Your movie has smell and taste and touch. It has a sense of your body, pain, hunger, orgasms. It has emotions, anger and happiness. It has memories, like scenes from your childhood playing before you. And it has this constant voiceover narrative in your stream of conscious thinking. At the heart of this movie is you experiencing all this directly. This movie is your stream of consciousness, the subject of experience of the mind and the world.
01:23

Consciousness is one of the fundamental facts of human existence. Each of us is conscious. We all have our own inner movie, you and you and you. There’s nothing we know about more directly. At least, I know about my consciousness directly. I can’t be certain that you guys are conscious.
01:47

Consciousness also is what makes life worth living. If we weren’t conscious, nothing in our lives would have meaning or value. But at the same time, it’s the most mysterious phenomenon in the universe. Why are we conscious? Why do we have these inner movies? Why aren’t we just robots who process all this input, produce all that output, without experiencing the inner movie at all? Right now, nobody knows the answers to those questions. I’m going to suggest that to integrate consciousness into science, some radical ideas may be needed.
02:31

Some people say a science of consciousness is impossible. Science, by its nature, is objective. Consciousness, by its nature, is subjective. So there can never be a science of consciousness. For much of the 20th century, that view held sway. Psychologists studied behavior objectively, neuroscientists studied the brain objectively, and nobody even mentioned consciousness. Even 30 years ago, when TED got started, there was very little scientific work on consciousness.
03:09

Now, about 20 years ago, all that began to change. Neuroscientists like Francis Crick and physicists like Roger Penrose said now is the time for science to attack consciousness. And since then, there’s been a real explosion, a flowering of scientific work on consciousness. And this work has been wonderful. It’s been great. But it also has some fundamental limitations so far. The centerpiece of the science of consciousness in recent years has been the search for correlations, correlations between certain areas of the brain and certain states of consciousness. We saw some of this kind of work from Nancy Kanwisher and the wonderful work she presented just a few minutes ago. Now we understand much better, for example, the kinds of brain areas that go along with the conscious experience of seeing faces or of feeling pain or of feeling happy. But this is still a science of correlations. It’s not a science of explanations. We know that these brain areas go along with certain kinds of conscious experience, but we don’t know why they do. I like to put this by saying that this kind of work from neuroscience is answering some of the questions we want answered about consciousness, the questions about what certain brain areas do and what they correlate with. But in a certain sense, those are the easy problems. No knock on the neuroscientists. There are no truly easy problems with consciousness. But it doesn’t address the real mystery at the core of this subject: why is it that all that physical processing in a brain should be accompanied by consciousness at all? Why is there this inner subjective movie? Right now, we don’t really have a bead on that.
05:13

And you might say, let’s just give neuroscience a few years. It’ll turn out to be another emergent phenomenon like traffic jams, like hurricanes, like life, and we’ll figure it out. The classical cases of emergence are all cases of emergent behavior, how a traffic jam behaves, how a hurricane functions, how a living organism reproduces and adapts and metabolizes, all questions about objective functioning. You could apply that to the human brain in explaining some of the behaviors and the functions of the human brain as emergent phenomena: how we walk, how we talk, how we play chess, all these questions about behavior. But when it comes to consciousness, questions about behavior are among the easy problems. When it comes to the hard problem, that’s the question of why is it that all this behavior is accompanied by subjective experience? And here, the standard paradigm of emergence, even the standard paradigms of neuroscience, don’t really, so far, have that much to say.
06:28

Now, I’m a scientific materialist at heart. I want a scientific theory of consciousness that works, and for a long time, I banged my head against the wall looking for a theory of consciousness in purely physical terms that would work. But I eventually came to the conclusion that that just didn’t work for systematic reasons. It’s a long story, but the core idea is just that what you get from purely reductionist explanations in physical terms, in brain-based terms, is stories about the functioning of a system, its structure, its dynamics, the behavior it produces, great for solving the easy problems — how we behave, how we function — but when it comes to subjective experience — why does all this feel like something from the inside? — that’s something fundamentally new, and it’s always a further question. So I think we’re at a kind of impasse here. We’ve got this wonderful, great chain of explanation, we’re used to it, where physics explains chemistry, chemistry explains biology, biology explains parts of psychology. But consciousness doesn’t seem to fit into this picture. On the one hand, it’s a datum that we’re conscious. On the other hand, we don’t know how to accommodate it into our scientific view of the world. So I think consciousness right now is a kind of anomaly, one that we need to integrate into our view of the world, but we don’t yet see how. Faced with an anomaly like this, radical ideas may be needed, and I think that we may need one or two ideas that initially seem crazy before we can come to grips with consciousness scientifically.
08:25

Now, there are a few candidates for what those crazy ideas might be. My friend Dan Dennett, who’s here today, has one. His crazy idea is that there is no hard problem of consciousness. The whole idea of the inner subjective movie involves a kind of illusion or confusion. Actually, all we’ve got to do is explain the objective functions, the behaviors of the brain, and then we’ve explained everything that needs to be explained. Well I say, more power to him. That’s the kind of radical idea that we need to explore if you want to have a purely reductionist brain-based theory of consciousness. At the same time, for me and for many other people, that view is a bit too close to simply denying the datum of consciousness to be satisfactory. So I go in a different direction. In the time remaining, I want to explore two crazy ideas that I think may have some promise.
09:26

The first crazy idea is that consciousness is fundamental. Physicists sometimes take some aspects of the universe as fundamental building blocks: space and time and mass. They postulate fundamental laws governing them, like the laws of gravity or of quantum mechanics. These fundamental properties and laws aren’t explained in terms of anything more basic. Rather, they’re taken as primitive, and you build up the world from there. Now sometimes, the list of fundamentals expands. In the 19th century, Maxwell figured out that you can’t explain electromagnetic phenomena in terms of the existing fundamentals — space, time, mass, Newton’s laws — so he postulated fundamental laws of electromagnetism and postulated electric charge as a fundamental element that those laws govern. I think that’s the situation we’re in with consciousness. If you can’t explain consciousness in terms of the existing fundamentals — space, time, mass, charge — then as a matter of logic, you need to expand the list. The natural thing to do is to postulate consciousness itself as something fundamental, a fundamental building block of nature. This doesn’t mean you suddenly can’t do science with it. This opens up the way for you to do science with it. What we then need is to study the fundamental laws governing consciousness, the laws that connect consciousness to other fundamentals: space, time, mass, physical processes. Physicists sometimes say that we want fundamental laws so simple that we could write them on the front of a t-shirt. Well I think something like that is the situation we’re in with consciousness. We want to find fundamental laws so simple we could write them on the front of a t-shirt. We don’t know what those laws are yet, but that’s what we’re after.
11:35

The second crazy idea is that consciousness might be universal. Every system might have some degree of consciousness. This view is sometimes called panpsychism: pan for all, psych for mind, every system is conscious, not just humans, dogs, mice, flies, but even Rob Knight’s microbes, elementary particles. Even a photon has some degree of consciousness. The idea is not that photons are intelligent or thinking. It’s not that a photon is wracked with angst because it’s thinking, “Aww, I’m always buzzing around near the speed of light. I never get to slow down and smell the roses.” No, not like that. But the thought is maybe photons might have some element of raw, subjective feeling, some primitive precursor to consciousness.
12:33

This may sound a bit kooky to you. I mean, why would anyone think such a crazy thing? Some motivation comes from the first crazy idea, that consciousness is fundamental. If it’s fundamental, like space and time and mass, it’s natural to suppose that it might be universal too, the way they are. It’s also worth noting that although the idea seems counter-intuitive to us, it’s much less counterintuitive to people from different cultures, where the human mind is seen as much more continuous with nature.
13:07

A deeper motivation comes from the idea that perhaps the most simple and powerful way to find fundamental laws connecting consciousness to physical processing is to link consciousness to information. Wherever there’s information processing, there’s consciousness. Complex information processing, like in a human, complex consciousness. Simple information processing, simple consciousness.
13:31

A really exciting thing is in recent years a neuroscientist, Giulio Tononi, has taken this kind of theory and developed it rigorously with a mathematical theory. He has a mathematical measure of information integration which he calls phi, measuring the amount of information integrated in a system. And he supposes that phi goes along with consciousness. So in a human brain, incredibly large amount of information integration, high degree of phi, a whole lot of consciousness. In a mouse, medium degree of information integration, still pretty significant, pretty serious amount of consciousness. But as you go down to worms, microbes, particles, the amount of phi falls off. The amount of information integration falls off, but it’s still non-zero. On Tononi’s theory, there’s still going to be a non-zero degree of consciousness. In effect, he’s proposing a funda-mental law of consciousness: high phi, high cons-ciousness. Now, I don’t know if this theory is right, but it’s actually perhaps the leading theory right now in the science of consciousness, and it’s been used to integrate a whole range of scientific data, and it does have a nice property that it is in fact simple enough you can write it on the front of a t-shirt.
14:49

Another final motivation is that panpsychism might help us to integrate consciousness into the physical world. Physicists and philosophers have often observed that physics is curiously abstract. It describes the structure of reality using a bunch of equations, but it doesn’t tell us about the reality that underlies it. As Stephen Hawking puts it, what puts the fire into the equations? Well, on the panpsychist view, you can leave the equations of physics as they are, but you can take them to be describing the flux of consciousness. That’s what physics really is ultimately doing, describing the flux of consciousness. On this view, it’s consciousness that puts the fire into the equations. On that view, consciousness doesn’t dangle outside the physical world as some kind of extra. It’s there right at its heart.
15:44

This view, I think, the panpsychist view, has the potential to transfigure our relationship to nature, and it may have some pretty serious social and ethical consequences. Some of these may be counterintuitive. I used to think I shouldn’t eat anything which is conscious, so therefore I should be vegetarian. Now, if you’re a panpsychist and you take that view, you’re going to go very hungry. So I think when you think about it, this tends to transfigure your views, whereas what matters for ethical purposes and moral considerations, not so much the fact of consciousness, but the degree and the complexity of consciousness.
16:27

It’s also natural to ask about consciousness in other systems, like computers. What about the artificially intelligent system in the movie “Her,” Samantha? Is she conscious? Well, if you take the informational, panpsychist view, she certainly has complicated information processing and integration, so the answer is very likely yes, she is conscious. If that’s right, it raises pretty serious ethical issues about both the ethics of developing intelligent computer systems and the ethics of turning them off.
17:00

Finally, you might ask about the consciousness of whole groups, the planet. Does Canada have its own consciousness? Or at a more local level, does an integrated group like the audience at a TED conference, are we right now having a collective TED consciousness, an inner movie for this collective TED group which is distinct from the inner movies of each of our parts? I don’t know the answer to that question, but I think it’s at least one worth taking seriously.
17:32

Okay, so this panpsychist vision, it is a radical one, and I don’t know that it’s correct. I’m actually more confident about the first crazy idea, that consciousness is fundamental, than about the second one, that it’s universal. I mean, the view raises any number of questions, has any number of challenges, like how do those little bits of consciousness add up to the kind of complex consciousness we know and love. If we can answer those questions, then I think we’re going to be well on our way to a serious theory of consciousness. If not, well, this is the hardest problem perhaps in science and philosophy. We can’t expect to solve it overnight. But I do think we’re going to figure it out eventually. Understanding consciousness is a real key, I think, both to understanding the universe and to understanding ourselves. It may just take the right crazy idea.

Thank you.

(Applause)

En este momento hay una película que se proyecta en sus mentes. Es una película multitrack increíble. Está en 3D y tiene sonido surround de lo que escuchan y ven ahora mismo. Pero eso es sólo el comienzo. Tu película tiene aroma, sabor y textura. Siente tu cuerpo, tu dolor, tu hambre, tu placer. Tiene emociones, enojo y felici-dad. Tiene recuerdos, como momentos de tu infancia que se proyectan ante tus ojos. Y tiene constantemente una voz superpuesta en tu flujo de pensamiento cons-ciente. El corazón de la película eres tú quien experi-menta todo en directo. Esta película es tu flujo de con-ciencia, el sujeto de la experiencia de la mente y del mundo.
01:22

La conciencia es una de las verdades fundamen-tales de la existencia del ser humano. Cada uno de nosotros es consciente. Todos tenemos una película interna propia, tú, tú y tú. No hay nada que conozcamos más directa-mente. Por lo menos, yo sé que tengo una conciencia propia. No tengo certeza de que Uds. sean conscientes.
01:47

La conciencia también es la razón de vivir. Si no fué-ramos conscientes, nada en nuestras vidas tendría sentido o valor. Pero al mismo tiempo es el fenómeno más misterioso del universo. ¿Por qué somos conscien-tes? ¿Por qué tenemos estas películas internas? ¿Por qué no somos sólo robots que procesamsos lo que recibimos para producir resultados sin experimentar la película interna? En este momento, nadie sabe las res-puestas a esas preguntas. Sugiero que para integrar la conciencia a la ciencia, se necesitan algunas ideas radicales.
02:31

Algunas personas dicen que es imposible una ciencia de la conciencia. La ciencia, por naturaleza, es objetiva. La conciencia, por naturaleza, es subjetiva. Entonces nunca puede existir una ciencia de la con-ciencia. Porque durante casi todo el siglo XX, predominó esa visión. La psicología estudiaba el comportamiento objetivamente, La neurociencia estudiaba el cerebro objetivamente, pero nunca nadie mencionó la conciencia. Incluso hace 30 años, cuando TED comenzó, había muy pocos trabajos científicos sobre la conciencia.
03:09

Despues, hace 20 años, todo comenzó a cambiar. Neurocientíficos como Francis Crick y físicos como Roger Penrose dijeron: “ahora es el momento para que la ciencia aborde la conciencia”. Y desde enton-ces, hubo una verdadera explosión, un floreci-miento del trabajo científico sobre la conciencia. Y este trabajo fue fantástico. Fue genial. Pero también tiene limitaciones fundamentales hasta el momen-to. El centro de la ciencia de la conciencia en los años recientes fue la búsqueda de correlaciones, correlaciones entre algunas áreas del cerebro y algunos estados de la conciencia. Vimos algo de este tipo en el fantástico trabajo que presentó Nancy Kanwisher hace unos minutos. Ahora entendemos mucho mejor, por ejemplo, las áreas del cerebro que están relacionadas con la experiencia consciente de ver caras o de sentir dolor o de sentirse feliz. Pero esta sigue siendo una ciencia de correlaciones. No es una ciencia de explicaciones. Sabemos que estas áreas del cerebro están relacionadas con ciertos tipos de experiencias conscientes, pero no sabemos por qué. Me gustaría explicarlo diciendo que este tipo de trabajo de la neurociencia responde algunas preguntas que queremos que explique la conciencia. Las preguntas sobre lo que hacen ciertas áreas del cerebro y con qué se correlacionan. Pero en un sentido, esos son los problemas fáciles, sin ofender a los neurocientíficos. En realidad, no hay proble-mas fáciles con la conciencia. Pues no aborda el verdadero misterio central de esta materia: ¿Por qué todo proceso físico en el cerebro tiene que estar acompañado por la conciencia? ¿Por qué existe una película interna subjetiva? En este momento, no lo podemos entender.
05:13

Y Uds. pueden decir, démosle unos años a la neuro-ciencia. Se va a convertir en otro fenómeno emergente como los embotellamientos, como los huracanes, como la vida, y vamos a encontrar explicación. Los surgi-mientos típicos son todos casos de comportamientos emergentes, cómo operan los embotellamientos, cómo funcionan los huracanes, cómo se reproducen, se adaptan y metabolizan los organismos vivos. Todas son preguntas sobre el funcionamiento objetivo. Eso se podría aplicar al cerebro humano para explicar algunos comportamientos y las funciones del cerebro humano como un fenómeno emergente: cómo caminamos, cómo hablamos, cómo jugamos ajedrez; todas son preguntas sobre el comporta-miento. Pero cuando se trata de la conciencia, las preguntas sobre el comportamiento están entre los problemas fáciles. Pero el problema difícil, es la pregunta de ¿por qué es que todo comportamiento está acompañado de una experiencia subjetiva? Y aquí está, el paradigma estándar del surgimiento, el paradigma estándar de la neurociencia, en realidad todavía no tiene mucho que decir.
06:28

Yo soy un materialista científico de corazón. Quiero una teoría científica de la autoreflexión que funcione. Durante mucho tiempo, me golpeaba la cabeza contra la pared buscando una teoría de la conciencia en puros términos físicos que funcionara. Pero al final llegué a la conclusión que eso no funcionaba por razones sistemáticas. Es una larga historia, pero la idea es que lo que consigues a partir de explicaciones puramente reduccionistas en términos físicos, en términos basados en el cerebro, son historias sobre el funcionamiento de un sistema; su estructura, su dinámica, el comporta-miento que produce. Genial para resolver problemas fáciles: cómo nos comportamos, cómo funcionamos. Pero cuando se trata de experiencia subjetiva, ¿por qué todo se siente como si proviniera de adentro? Eso es algo fundamen-talmente nuevo, y es siempre una pregunta para más adelante. Creo que nos estancamos en este punto. Tenemos una cadena de explicaciones maravillosa, genial. Nos acostumbramos a esto; la física explica la química, la química explica la biología, la biología explica parte de la psicología. Pero la conciencia no parece encajar en este esquema. Por un lado, es un hecho que somos conscientes. Por otro, no sabemos cómo acomodar esa idea a nuestra visión científica del mundo. Creo que la conciencia, ahora mismo, es una especie de anomalía, algo que nece-sitamos integrar a nuestra visión del mundo, pero no sabemos todavía cómo. Con una anomalía como esta, se pueden necesitar ideas radicales. Creo que necesi-tamos ideas que al principio parecerán locas, antes de poder lidiar con la conciencia de una manera científica.
08:25

Hay algunas posibilidades para esas ideas locas. Mi amigo Dan Dennett, que está aquí hoy, tiene una. Su idea loca es que no existe tal problema difícil de la conciencia. Toda la idea de la película subjetiva interna incluye una especie de ilusión o confusión. En realidad, lo que hay que hacer, es explicar las funciones objetivas, los comportamientos del cerebro. Y así se estudia todo lo que necesita explicación. Bueno, más poder para él. Ese es el tipo de idea radical que necesitamos explorar si queremos tener una teoría de la conciencia puramente reduccionista, basada en el cerebro. Al mismo tiempo, para mí y para muchos otros, esa visión está bastante cercana a simplemente negar que la observación de la conciencia sea satisfactoria. Pero yo voy en una dirección diferente. En el tiempo que queda, quiero explorar dos ideas locas que creo pueden ser prometedoras.
09:26

La primera idea loca es que la conciencia es fundamental. Los físicos a veces toman algunos aspectos del universo como ladrillos fundamentales: el espacio, el tiempo y la masa. Postulan leyes fundamentales que los gobiernan, como las leyes de gravedad o de mecánica cuántica. Estas leyes y propiedades fundamentales no se explican en términos de nada más básico. Al contrario, se consideran fundamentales, y de ahí se construye el mundo. A veces, la lista de lo fundamental se alarga. En el siglo XIX Maxwell descubrió que no se pueden explicar los fenómenos electromagnéticos en términos de conceptos fundamentales preexistentes, espacio, tiempo, masa, leyes de Newton. Entonces postuló las leyes básicas del electromagnetismo. Y postuló la carga eléctrica como un concepto fundamental que esas leyes gobiernan. Creo que esa es la situación en que nos encontramos con la conciencia. Si no se puede explicar la conciencia en términos de ideas fundamentales preexistentes, espacio, tiempo, masa, carga, entonces por cuestión de lógica, hay que alargar la lista. Lo más natural sería postular la conciencia misma como algo fundamental, un ladrillo fundamental de la naturaleza. Esto no significa que de repente no sea objeto de la ciencia, sino que abre el camino para manejarla científica-mente. Entonces lo que necesitamos es estudiar las leyes fundamentales que gobiernan la conciencia, las leyes que conectan la conciencia con otros conceptos fundamentales: el espacio, el tiempo, la masa, procesos físicos. Los físicos a veces dicen que queremos leyes fundamentales tan simples que las podamos estampar en una remera. La situación de la conciencia es algo así. Queremos encontrar leyes fundamentales tan simples que las podamos estampar en una camiseta. Todavía no sabemos qué leyes son, pero eso es lo que buscamos.

11:35

La segunda idea loca es que la conciencia puede ser universal. Cada sistema puede tener un grado de conciencia. Esta visión a veces se llama panpsiquismo: “Pan” por todos, “psiqui” por mente, cada sistema es consciente, no solamente los humanos, los perros, los ratones, las moscas, incluso los microbios de Rob Knight, las partículas elementales. Incluso un fotón tiene algún grado de conciencia. La idea no es que los fotones sean inteligentes o que piensen. No es que un fotón pueda estar lleno de angustia cuando piensa “Ay, siempre viajando a la velocidad de la luz. Nunca puedo desa-celerar y oler las rosas”. No, así no. Pero el pensamiento es que quizás los fotones pueden tener algún elemento de sentimiento crudo, subjetivo, algún precursor primitivo de la conciencia.
12:33

Esto puede sonar un poco loco para Uds. ¿Cómo alguien pensaría algo tan loco? En parte esto proviene de la primera idea loca, que la conciencia es algo fundamen-tal. Si es fundamental, como el espacio, el tiempo y la masa, es natural suponer que también puede ser univer-sal, igual que los otros. También vale la pena notar que aunque la idea nos parece ilógica, lo es mucho menos para las personas de culturas diferentes, donde la mente humana parece más un continuo con la naturaleza.
13:07

Una razón más profunda proviene de la idea de que quizás la forma más simple y poderosa de encontrar leyes fundamentales que relacionen el pensamiento con el proceso físico, es vinculando la conciencia con la información. Siempre que hay procesamiento de infor-mación, hay conciencia. Procesamiento de infomación compleja, como en un ser humano, conciencia compleja. Procesamiento de información simple, conciencia simple.
13:31

Algo muy emocionante es que en los años recientes un neurocientífico, Giulio Tononi, tomó este tipo de teoría y la desarrolló rigurosamente con métodos matemáticos. Tiene una medida matemática de integración de la infor-mación, que llama phi, que mide el grado de información integrada en un sistema. Y supone que phi tiene que ver con la conciencia. Entonces en un cerebro humano, hay un increíble grado alto de integración de información, un grado alto de phi, mucha conciencia. En un ratón hay un grado medio de integración de información, igual bas-tante significativo, grado de conciencia bastante impor-tante. Pero cuando se llega a las lombrices, microbios, partículas, el grado de phi decae. El nivel de integración de información es menor, pero no es cero tampoco. En la teoría de Tononi, todavía habrá un nivel de conciencia diferente de cero. De hecho propone una ley funda-mental de la conciencia: alto grado de phi, alto grado de conciencia. No se si esta teoría es correcta, pero es probablemente la principal teoría en este momento en la ciencia de la conciencia. Se utiliza para integrar toda la gama de información científica. Tiene una buena propiedad que, de hecho, es lo suficiente-mente simple como para estamparla en una camiseta.
14:49

Además, otra razón es que el panpsiquismo puede ayudarnos a integrar la conciencia al mundo físico. Los físicos y los filósofos con frecuencia han observado que la física es curiosamente abstracta. Describe la estruc-tura de la realidad usando un montón de ecuaciones, pero no nos habla sobre la realidad que subyace debajo. Como explica Stephen Hawking, “¿De dónde sale el fuego de las ecuaciones?” Desde la visión panpsíquica las ecuaciones de la física se pueden dejar como están, pero se pueden usar para describir el flujo de la conciencia. Eso es lo que los físicos hacen básicamente, describen el flujo de la conciencia. Según esta visión, la conciencia es la que le pone fuego en las ecuaciones. En esa visión, la conciencia no se encuentra fuera del mundo físico como una especie de aditivo. Está ahí mismo en el centro.
15:44

Esta visión, creo, la visión panpsíquica, tiene el potencial para transfigurar nuestra relación con la naturaleza, y puede tener consecuencias sociales y éticas bastante serias. Algunas pueden ser ilógicas. Yo solía pensar que no debía comer nada que tuviera conciencia, entonces debía ser vegetariano. Si eres un panpsíquico y aceptas esa visión, tendrás mucha hambre. Creo que pensándolo bien, esto tiende a transformar tus visiones, mientras que lo que importa en términos éticos y consideraciones morales, no es tanto el hecho de la conciencia, sino su importancia y su complejidad.
16:26

También es natural preguntar por la conciencia en otros sistemas, como las computadoras. ¿Qué hay sobre el sistema de inteligencia artificial de Samantha en la película “Her”? ¿Es consciente? Según la visión de la información panpsíquica, ella tiene un procesamiento de información complicado, integrado, de modo que la respuesta es sí, si es consciente. Si esto es correcto, se plantean problemas éticos bastante serios sobre la ética del desarrollo de sistemas de computadoras inteligentes y la ética de apagarlos.
17:00

 

Finalmente, Uds. pueden preguntar por la conciencia de colectivos completos, el planeta. ¿Canadá tiene su propia conciencia? O a un nivel más local, ¿un grupo integrado, como la audiencia en una charla TED. ¿En este momento tenemos una conciencia colectiva TED, una película interna para este grupo completo de TED, distinta de las películas internas de cada una de las partes? No sé la respuesta a esa pregunta, pero creo que al menos es una pregunta que debe tomarse en serio.
17:32

 

Entonces esta vision panpsíquica, es una visión radical, y no sé si es correcta. En realidad estoy más seguro de la primer idea loca, que la conciencia es algo fundamental, que de la segunda, de que sea universal. La visión plantea muchas preguntas, muchos desafíos, como, cómo esos pedacitos de pensamiento contribuyen al tipo de conciencia compleja que conocemos y nos encanta. Si podemos responder a esas preguntas, entonces creo que vamos por el camino correcto hacia una teoría de la conciencia seria. Si no, bueno, probablemente éste es el problema más difícil de la ciencia y de la filosofía. No podemos esperar resolverlo de la noche a la mañana. Pero creo que finalmente lo iremos a descubrir. Entender la conciencia es la verdadera clave, creo, para entender el universo y para entendernos a nosotros mismos. Quizás sólo necesitemos la idea loca correcta.

Gracias.

(Aplausos)

Significativamente superior al ordinario… —SUPREMACISME—

dimarts , 4/12/2018

Pablo Casado Blanco obtuvo el título de Derecho en 2007 tras aprobar en cuatro meses doce de las 25 asignaturas de la carrera.

https://www.lavanguardia.com/politica/20180730/451167231838/pablo-casado-complutense-carrera-derecho.html

Casado consiguió el título tras aprobar 12 asignaturas del plan de estudios de Derecho de 1953, que constaba de 25 asignaturas en cinco cursos. Pero él lo hizo entre junio y septiembre de 2007.

Un superdotado:
El dirigente popular había iniciado sus estudios en el ICADE en 1999 y había agotado convocatorias en esa universidad. En 2005 decidió trasladar su expediente a un Centro de Enseñanza Superior, más acorde a su nivel. Él lo ha justificado por razones de cercanía. Lo dicho, un supremo galáctico del conocimiento.

https://www.elplural.com/politica/es-posible-aprobar-la-mitad-de-la-carrera-de-derecho-en-cuatro-meses_128067102

 

Tracey Taylor, coloured drawings

dimarts , 23/10/2018

Tracey Taylor, who intuitively draws complex artwork and symbols related to her ET experiences, wrote:

‘As for my own contact experiences, I have become very compassionate towards ET beings, there is much that humans can learn and benefit by interacting with them. Initially I didn’t know what was going on or why, but there has always been an equal exchange. I helped them to achieve their genetic goals and, in return, developed my healing and psychic abilities, plus my understanding of life on earth.’

 

 

By doing this the beings in geometric/crystalline form communicate on levels comprehendible to humanity by activating direct subconscious interaction. This is interpreted by the conscious mind into a simplified form of communication such as the symbology within the geometric symbols I draw. These drawings reflect humanities consciousness and assist us in understanding our link to the cosmic family. 




The purpose of this site is to present to the public information that has been released

 

Irenko y la ciudad de cristal, 9 de 9

dimecres, 17/10/2018

 

IRENKO Y La Ciudad de Cristal

de

J. CLAUDIO PASTEN TORO

ISBN. 956-291-374-0

 

Irenko y la ciudad de cristal, 8 de 9

dimarts , 16/10/2018

OTROS NIÑOS

Este ambiente, es muy especial en energías, ya que alrededor se encuentran millones de pensamientos que se cruzaron en mi mente, son millones de millones de niños o pensamientos de niños. Me hablaron cantidad de cosas en un nivel de principio de comprensión, la habilidad interior de ellos es increíble, y también dejaron su esencia de genética en nuestro planeta, los nuevos niños de nuestro mundo harán grandes prodigios…Al pasar este “Amigo enviado” por mi lado, y ver su rastro, el que se dejó enseñar como las estelas de los cometas que vemos en nuestros cielos, mis mayores ansias aumentaron cada vez más, pero ese vibrar extraño no me dejó avanzar, es la verdad enfrentada con su opuesto, como antes dije, la vergüenza no dejó de abalanzarse sobre mis emociones y sólo dejé transcurrir esos instantes...

ISBN: 956-291-374-0

 

Irenko y la ciudad de cristal, 7 de 9

dilluns, 15/10/2018

La creación de una nueva vida se asoma a este mundo, el mismo que destruimos cada día, deeso si somos los responsables, de dejarles a lo snuestros un verdadero sistema o ambiente de desarrollo. En los grandes libros, esos de vidrio pulido, esos de brillantes piedrecillas, pude ver como le damos esencia a una vida que debe ser instruida en el camino divino si así se genera, pero no ese camino santurrón en el que todo lo que hacemos es malo, sino, ese en el que todos debemos vivir lo que debemos hacer. Si esto se hace en verdadera conciencia somos responsables de nuestros actos, entonces cada Madre y Padre están en obligación de entregar este conocimiento a su herencia, así como Dios nos lo ha entregado también lo debemos hacer con nuestros hijos. Esta clase de Amor es muy hermosa, es la misma que es capaz de entregar y la misma con la que a veces hacemos tanto daño, cuyas consecuencias siempre terminan hiriendo a nuestros seres más queridos, tenemos discernimiento para evitar estas cosas.

-Pero, Irenko… ¿Por qué no lo hacemos? Siempre herimos con nuestros actos o palabras, es una verdadera lástima amigo…

-Cada energía que tenéis podéis cambiar en la que deseéis, si os dais cuenta a “tiempo” podéis cambiar muchas obras…


 

IRENKO y La Ciudad de Cristal

J. CLAUDIO PASTEN TORO

ISBN. 956-291-374-0

Irenko y la ciudad de cristal, 6 de 9

diumenge, 14/10/2018
-¿Quién sería capaz de replicar estas cosas si nofuéramos realmente la llave que ustedes dicen,si no fuéramos los elegidos que ustedequieren, los hijos de Dios?
-Vosotros hermanito, vosotros soinuestros hermanitos…

-Me sentí muy bien en un instante, pues fui yo quien preguntó y esta vez Irenko me respondió…

– Jamás se os ha negado cosa alguna, sois vosotros los que debéis creer lo que pedís…

Podemos y somos capaces de hacer estas cosas, porque en nuestro interior está el Dios de la genética de todo conocimiento.

– Al ver las murallas de oro, dije pensando: ¡Oro!¡Oro transparente!

-Estáis viendo lo que no veíais, estáis observando nuestro mundo hermanito…

-El asombro y la capacidad de viajar solamente con pensarlo se unieron, pude ver esta estructura desde una apartada distancia recorriendo parte de su alrededor…

Mi energía pareció relucir más, cada asombro en ese lugar causó energías de real esplendor que no creí merecer, recorrimos una de esas murallas y sobre su cúspide pude ver que se encuentra laotra parte de esta forma, porque está cortada por la mitad, como una pirámide transparente flotando a una distancia de la otra parte, o por lo menos así parece, una distancia igual que el corte de su dimensión. Cada muralla de esas consta de formas de vida, entre las murallas están los ejemplares por así decirlo de muchos seres…


 

I.S.B.N. 956-291-374-0

Irenko y la ciudad de cristal, 5 de 9

dissabte, 13/10/2018

… solamente supongan estar hablando en el centro de un gran estadio a muchas personas, si hay mil personas solamente ¿Todos te escucharán sin que te estés rompiendo la garganta a gritos? La Biblia se debe leer, así como otros textos en otras culturas, como un Verdadero Intruso.

En cada nivel de aprendizaje, en cada una de esas extrañas salas, surgen muchas sensaciones, cada trozo de mí ser pareció desprenderse por cada asombro de las cosas vividas en ese lugar. No creí poder soportar tantas imágenes y ver tanto sufrimiento en nuestra historia, aunque la mano de mi amigo siempre estuvo presente para darme consuelo, mis sentimientos no dejaron de brotar por la emoción, solo el Amor es lo más grande que puede cambiar esos pensamientos.

¿DÓNDE ESTAMOS?

En cada uno de los universos para muchas moradas que se encuentran en los cielos, están nuestros amigos que se encargan de controlar el orden de los sistemas.

-Estuvimos frente unas puertas extrañas que producen una vibración que no es muy agradable, nos acercamos a una de esas ventanas que se abren en el cielo y pasamos.

-No os hagáis parte de lo que sentís hermanito, pues no sois la luz que sentís…

-¿Dónde estamos Irenko?

-Dimensiones muchas veréis en las moradas del gran imperio, manteneos a nuestro lado…

Entramos a un lugar que me causó rechazo, una especie de ambiente desagradable que de solo recordarle me causa escalofríos. Este lugar es realmente de lamentos y sufrimientos de cada uno que se encuentra encerrado debido a su propia torpeza. No quiero estar ahí nuevamente, y si mi pensar demora unos años en aceptar esto, los viviré para lograrlo. Los que están encerrados ahí son las personas que no han logrado un nivel de esencia estable, por lo que están condenadas en cierta manera a vivir en este espacio por su propia voluntad. En esa gran sala se pueden ver las estrellas desde diferentes tipos de ángulos, algunas están acostadas y otras están de frente, existen además muchos paneles planos y curvos que se componen de muchas imágenes, como moviéndose en diferentes formas partiendo de su propia base, los colores no están plasmados en estos paneles, sino que se aprecian una vez acercándonos a ellos, al hacerlo, estas estrellas comienzan a atraer a quién se les acerque, una atracción parecida a la luz que te saca del pecho cuando te acercas a la Ciudad de Cristal. Una vez más cerca, esta atracción no se puede evitar mentalmente con conocimientos simples de conciencia, debemos tener la guía de uno de estos seres superiores que no dejan de cuidarnos. Si estos señores no conocieran estas cosas, simplemente no habría sabido que hacer solo en ese lugar, debemos tener una capacidad de conocimientos para saber que “no” pertenecemos a esos estados de conciencia, para que el entorno no nos haga entrar a un sistema que no pertenece a nuestra verdad.

 

Irenko y la ciudad de cristal, 4 de 9

divendres, 12/10/2018

Mi sentir humano aún no dejaba de ser, ahora es muy divertido contar estas cosas, las cosquillas aún me abordan cuando recuerdo este sentir y la presencia de Irenko a mi lado, y ahora, dentro de mi esencia además hizo que mi camino hacia el cielo y la busca de Cristo sean una meta imparable. Para ellos existe alguien más grande que llaman “Señor” el Cristo, el mismo que conocemos en la Tierra, el que nos ama con toda su vibración, o debo decir en forma más terrestre que nos ama de todo corazón. Es el mismo que se entregó en un plan y un madero para el entendimiento del ser humano, el mismo fue el que bajó desde otro sistema con relación al nuestro, creado por vibración de Amor, en este sistema que dejó en conocimiento para comprender nuestro método terrestre, para demostrarnos que como seres humanos podemos ser “perfectos” en vibración, qué mejor maestro que Jesús en persona…

LOS GRANDES NIÑOS

Una de las cosas más bellas que ahí se siente son los pensamientos de los niños, ellos son los que “saben que saben” o sea, solamente tienen que aplicar sus conocimientos, esos que saben que su saber está en su voluntad interior, ellos no aprenden, sino que, saben que ya aprendieron. Hablo de estos pequeños que no dejan de asombrarnos cada vez que se nos acercan, y preguntan cosas algo sin sentido dejándonos con los ojos abiertos, la capacidad de curiosidad es sensacional en ellos.

Existe un lugar que se hizo una especie de sala apenas me asomé en ella, blanca como nieve alrededor, por sobre y debajo de mí, o de quien se pare en ese lugar, recuerden que sin cuerpo es solo la sensación de estar parado. Las sensaciones humanas son difíciles de abandonar cuando se ha estado bastantes años dentro de estos cuerpos físicos, que por dicha experiencia nos destacamos como adultos dentro de una sociedad, allá pasamos a ser simples niños. Es así entonces, que se puede saber que estos niños no están “preocupados” de los problemas, ni de niveles sociales ni morales, pues aún no entran al mundo en su conciencia, los conocimientos de muchos mundos son asimilados por ellos en unas salas destinadas para esto, “La Escuela”.


 

IRENKO y La Ciudad de Cristal
J. CLAUDIO PASTEN TORO

ISBN. 956-291-374-0

Irenko y la ciudad de cristal, 3 de 9

divendres, 12/10/2018

Para poder comprender que nosotros estamos viajando en este planeta escuela, se debe intrusear en muchos escritos dejados aquí por nuestros verdaderos padres, hace mucho tiempo,la odisea es encontrarlos…

¡PUEDO VER Y SENTIR TODO!

Dentro de un gran tubo como de hielo, de forma plana por los extremos, que parece un cilindro cortado con finales lisos pero redondos, observé y entré ahí sin duda alguna a no sufrir algún daño, al estar dentro, Irenko me hizo mirar hacia arriba y directo a sus ojos, fue cuando traté de mirar su rostro, pero por la luz emitida y su resplandor fue un tanto difícil. Ya no como antes, ahora supe afrontar lo que hice, con más calma pude tomar el ángulo para sus facciones, su rostro es demasiado brillante para ver las formas definidas de la imagen, pero sus movimientos me permitieron verlo mejor.

-Su mano se levantó por sobre mi cabeza y a través de un panel de cristal me dejó del otro lado, mi cuerpo se elevó hasta llegar a su altura por el otro lado de este panel… quise ver su rostro. Me dijo repetidas veces…

-¡Observadme hermanito, observadme!
-Sentí con gran imponencia sus palabras en mi mente, pero mis ojos funcionaron con un fondo de luz muy especial… seguí el movimiento de su cabeza entre la luz y… ¡Sí, si lo pude hacer! Cuando él se movió de forma rápida, le noté el perfil de su fina nariz y sus ojos delineados, no pintados, sino que por la estela que deja al moverse con su azul maravilloso, no tan sólo el color en sus ojos sino que la vibración de estos y su mirada…