Entrades amb l'etiqueta ‘Anton’

La Granja Humana – texte 4/19

dissabte, 28/09/2019

Caso n.° 2
EL JUGUETE IMPOSIBLE

Narraré este caso tal como me lo contó el mismo testigo, que únicamente me dio permiso para hacerlo tras muchas vacilaciones y con la condición estricta de que omitiese todos los detalles que pudiesen llevar a alguien a su identificación.
Hace unos años, hechos como éste eran los que hacían perder credibilidad al fenómeno OVNI y desanimaban a los investigadores que se consideraban a sí mismos «científicos».

Sin embargo hoy, después de 30 años largos, los investigadores más despiertos, y en cierta manera la opinión pública, están ya más preparados para aceptar este aspecto paranormal del fenómeno, lo mismo que se van convenciendo de sus muchos aspectos parafísicos que tanto intrigan y hasta malhumoran a los conocedores de las ciencias físicas.

Omitiré por lo tanto nombres y ubicaciones, tal como me lo pidió el contacto, quien bastante ha tenido ya que sufrir con haber sido testigo mudo por tantos años de hechos tan alucinantes e «imposibles».

Hace algo más de 45 años, cuando nuestro testigo (al que en adelante llamaremos Julio) tenía menos de 10 años de edad, vio encima de sí, en una región en la que siempre ha existido una gran actividad ovnística, algo que flotaba en el aire como a unos 20 metros de altura. Por supuesto que él no tenía idea de lo que era aquello, pues nunca en su vida había oído hablar de semejante cosa, pero su ingenuidad de niño campesino, junto con la natural curiosidad de su edad, lo impulsaron a interesarse por averiguar qué era aquella cosa extraña que flotaba en el aire.

En vez de huir o asustarse se dedicó a observar. Al cabo de un rato sintió que de arriba lo alzaban y en pocos instantes se vio dentro de una habitación circular, con una luz «que no era como la del Sol» y rodeado de objetos y cosas que no sólo no le eran familiares, sino que eran totalmente distintas de todo lo que él había visto hasta entonces.

Aún no había salido de su asombro cuando vio una niña como de unos seis años que vino hacia él muy sonriente y en ademán de jugar y efectivamente en seguida empezó a enseñarle todos los juguetes que ella tenía en aquella casa tan rara.

Julio observaba todo con mucha atención, y aunque se daba cuenta de que estaba viendo cosas que nada tenían en común con lo que él había visto hasta entonces, en la humilde casa de sus padres o en cualquier otro sitio, no estaba atemorizado y sí genuinamente interesado en todo lo que le estaban enseñando. La niña siguió mostrándole sus juguetes hasta que llegó a uno que será el objeto central de este caso.

El juguete era una caja pequeña de unos 20 x 20 x 10 cms. y no tenía nada por fuera que indicase sus enormes potencialidades. La niña ponía sus pequeñas manos sobre ella y en seguida se empezaba a formar en la parte superior de la caja una especie de vapor hecho de muchas luces, que giraba vertiginosamente, hasta que casi de repente aparecía ante ellos una criatura pequeña, humanoide, como de un metro de altura y una inteligencia semejante a la de un mono. No hablaba y parecía estar muy extrañada del lugar en que se encontraba de repente, como si la hubiesen traído allí contra su voluntad.

La niña era capaz de sacar de la caja cuantas criaturas quería, todas semejantes a la primera, y todas le obedecían sin chistar incluso cuando las volvía a meter, haciéndolas desaparecer dentro de la caja de la misma manera misteriosa como las había sacado. Primero las convertía en una especie de vapor, que repentinamente se precipitaba por una pequeña rendija hacia dentro. Digo que las hacía desaparecer dentro de la caja porque las criaturas evidentemente no cabían dentro, aunque hubiese habido una sola. Daba más bien la impresión de que se desmaterializaban.

Julio pasó un gran rato allá dentro conversando con la niña y viendo las muchas cosas que ella le enseñó, hasta que llegó la hora de irse. Entonces la niña le dijo si quería quedarse con la caja, porque él había mostrado mucho entusiasmo cuando la veía sacar de ella con tanta facilidad aquellos «monitos». Sin pensarlo mucho le dijo que sí y ella se la dio.

Lo bajaron de la misma manera que lo habían subido, y he aquí a Julio poseedor de algo que desde aquel momento se iba a convertir en el centro y en la preocupación de toda su vida.

Naturalmente guardó con gran celo su misteriosa caja y hasta la escondió de miradas demasiado inquisidoras, pero no hizo de ello un secreto inviolable. Gozaba mucho mostrándosela a escondidas a sus amiguitos y recuerda que hacía una especie de pequeño circo (para cuya entrada cobraba un centavo) en el que sacaba alguna de aquellas criaturas de la caja ante el asombro de sus pequeños compañeros de escuela.

Las personas mayores nunca asistían a aquellas «fantasías» de muchachos y hacían en pequeño lo que la sociedad hace en grande: si alguno de sus hijos les contaba lo que había visto, simplemente lo achacaban a «imaginaciones de niños». Aunque también es cierto que Julio nunca sacaba ningún monito cuando había algún adulto presente.

Esto contribuyó a la idea de que todo eran «cosas de muchachos».

Pero sucedió algo inesperado. La niña le había explicado bien a Julio cómo tenía que hacer para volver a meter los «monitos» dentro de la caja, pero Julio, a pesar de que lo intentaba no lo lograba. Las criaturas, en cuanto salían de su asombro inicial, se quedaban durante un tiempo al lado de la caja, como esperando las órdenes de Julio, pero dando muestras de un gran nerviosismo. Más tarde, cuando éste intentaba volverlas a meter y no lo lograba, repentinamente se iban, a una velocidad vertiginosa, y se perdían entre la maleza.

Estas criaturas se convirtieron bien pronto en una pesadumbre para Julio, porque lejos de desaparecer comenzaron a molestarlo y a amargarle la vida. Primeramente cuando él, mediante la imposición de las manos sobre la caja las hacía salir de dentro, las criaturas no salían de una manera tan fácil y natural como lo hacían con la niña, sino que, por el contrarío, cuando se materializaban delante de sus ojos, se mostraban contrariadísimas como si hubiesen sido traídas a la fuerza de otro sitio y comenzaban a mirar a todas partes y a dar señales de gran intranquilidad buscando por dónde huir, y de hecho lo hacían en cuestión de segundos, con unos movimientos eléctricos, sin que se dejasen agarrar ni tocar de nadie.

Más bien se mostraban hostiles a la gente, aunque la gente mayor parecía no verlos. Sin embargo, los niños y los animales, sobre todo los perros, los veían muy bien y huían a toda velocidad ante ellos.

Al cabo de un tiempo estas criaturas comenzaron a acercarse a la casa de Julio y a todas horas merodeaban por los alrededores. A veces se acercaban a él (la única persona con la que hacían esto) y hasta llegaban a tocarle, mostrando muy poco respeto por él: hasta se atrevían a hacerle bromas muy rudimentarias y de mal gusto.

Durante años, cuando Julio iba de un lado a otro por el campo, ellos lo acompañaban, aunque siempre a cierta distancia. La gente no los veía pero, como dije, los animales sí, y se alejaban en seguida cuando ellos se acercaban, dando señales de gran miedo o inquietud.

Julio no sabía qué hacer, y esto a lo largo de los años se ha convertido en un calvario para él, pudiendo decirse que ha marcado fatídicamente toda su vida.

En la actualidad él ya no tiene la caja consigo; la arrojó al mar amarrada a una piedra, muy lejos de la orilla, porque parece que lo que atraía a las criaturas era la caja y de hecho hace tiempo que éstas ya no lo visitan.

En un determinado momento de nuestra larga conversación —aunque posteriormente lo he visitado más veces— me dijo Julio con acento apesadumbrado:

«Créame, lo que yo quisiera es morirme.» A mi pregunta de por qué, me contestó, siempre con el acento de un hombre que lleva encima de sí un gran peso o una gran preocupación:

«Ya no quiero ver más cosas extrañas. Lo que quiero es descansar.» Todo esto me dejó con muchos interrogantes en la cabeza. En realidad, me dio la impresión de que aún tenía más cosas que decir, que se reservaba, y que ellas eran las que le causaban todo ese cansancio de vivir.

Él relaciona estas criaturas con ciertas desgracias que han sucedido por aquella región y cree que son capaces de hacer mucho mal y que de hecho lo hacen algunas veces. Según parece, en la actualidad merodean cerca de un lugar en la montaña, en donde por un tiempo tuvo escondida la caja, y es peligroso para la gente acercarse por allí. Me mencionó en concreto varias muertes que él creía habían sido causadas por ellos.

Aunque hace ya bastantes años que hizo salir a la última criatura de la caja, da la impresión de que está preocupado y apesadumbrado por las más de cien que hizo salir y que ahora pueden convertirse en una amenaza pública. Me pareció que se sentía culpable de haberlas traído a este mundo, pues se ve que las criaturas son forzadas a venir a un sitio en donde se sienten fuera de su ambiente y están como penando, sin encontrar cómo volver a su mundo, y él tampoco puede hacer nada.

Éstas no son las únicas aventuras de Julio como contactado del más allá. Aparte de estos seres misteriosos, Julio ha estado en varias ocasiones en contacto con naves de otros mundos y con sus tripulaciones. Pero sobre todo me contó algo que es de un gran interés para la temática general de este libro y que veremos aflorar de nuevo en capítulos posteriores.

Para los desconocedores del tema y para los incrédulos sistemáticos es algo que resta credibilidad a todo este asunto, pero para los que hace años andamos en esto, es algo que, por el contrario, la acrecienta.

Julio me contó con gran reserva que en dos ocasiones ha sido forzado a tener actos sexuales con mujeres extrañas, que aunque se parecían mucho a las humanas, no eran sin embargo exactamente como ellas. Uno de estos incidentes que se produjo en lo alto de una montaña, tiene algún parecido con el caso clásico de Vilas Boas, en Brasil, aunque en el caso de Julio todo sucedió fuera y no dentro del OVNI.

El lector podrá pensar que todo esto son fantasías, pero Julio tiene testigos, si no para probar que todos los detalles de lo que dice son absolutamente ciertos, sí para atestiguar que los OVNIS pasan a escasos metros del techo de su casa cuando él dice que van a pasar y algunos otros hechos extraños. Su mujer y dos de sus hijas así me lo atestiguaron y me describieron cómo era el objeto que pasó a cámara lenta a muy pocos metros de la azotea de su casa. Otros vecinos pueden atestiguar lo mismo.

En cuanto a los «muñecos» de la caja, todavía queda algún sesentón que se acuerda de ellos. Dos años más tarde de haber recibido estas confidencias de Julio consulté mi libreta de notas, donde tenía apuntados los datos concretos que él me había dado. Allí estaba el nombre de uno de sus amigos de la infancia que había visto en varias ocasiones cómo él sacaba aquellas criaturas de la caja. Julio sabía que vivía en un barrio específico de una ciudad distante como unos sesenta kilómetros, y me dio un detalle concreto por el que se podía localizar. Me dijo que él había perdido todo contacto con esta persona desde hacía muchos años, pero yo me decidí a buscarlo y corroborar así tan extraña historia.

Me tomó casi un día entero dar con el, pero por fin lo encontré. Le hablé de su infancia, de su pueblo natal y de Julio.

En cuanto se lo nombré y le pregunté si recordaba el circo que montaba, sonrió y moviendo la cabeza con un ademán de incredulidad dijo rotundamente:

—Aquel cabrón no sé cómo lo hacía.

—Pero ¿qué hacía? —dije yo.

—Tenía una caja de zapatos de la que sacaba unos monos, que la primera vez que los vi delante de mí, dispensando, me lo hice por los pantalones.

—¿Y se acuerda cómo eran?

—Mire usted. Yo era muy niño. Y me fui muy pronto de aquel pueblo. De eso hace como 50 años y apenas si me acuerdo. De lo que sí me acuerdo es que yo los vi en sólo dos ocasiones, y me dieron tal miedo que por la noche soñaba con ellos y me despertaba llorando y me iba corriendo a la cama de mis padres. Y como esto pasó varías veces ellos me prohibieron andar con Julio.

—Pero ¿cómo eran aquellos monos? —insistía yo.

—No recuerdo bien. Casi no me atrevía a mirarlos. Eran tan altos como yo y feísimos, con unas orejas en punta. Y se movían a una velocidad que a veces desaparecían de la vista. Era como si fuesen eléctricos.

—¿Y qué pasaba con ellos?

—Pues no sé decirle.

—¿Y cómo los podía sacar de una caja de zapatos, si eran tan altos como usted?

—Eso me pregunté después muchas veces. Entonces era tan pequeño que no me lo cuestionaba, aparte del mucho miedo que les tenía. En cambio había otros muchachos algo mayores que le decían que -sacase más. Aunque tampoco debía de parecerles raro lo que hacía.

Apenas si le pude sacar más datos. Pero lo que me contó fue suficiente para convencerme que lo que Julio me había narrado no eran invenciones suyas.

Posteriormente, después de haber escrito las líneas anteriores y en el mismo país en que reside Julio, he entrado en contacto directo y asiduo con una persona, gran investigador de estos fenómenos, que me ha corroborado en muchísimos detalles muchas de las cosas que Julio me ha contado, con la particularidad de que esta persona no conoce a Julio ni tiene noticia alguna de las cosas que le han sucedido.

Esta persona, cuya casa está bastante aislada en la montaña, ha visto en muchas ocasiones a unos extraños seres que en líneas generales coinciden con los de Julio; y no sólo los ha visto, sino que ha empezado a tener alguna relación con ellos, a pesar de que le he advertido que a la larga es peligroso para los humanos relacionarse con este tipo de criaturas.

(1) Después de escritas estas líneas me he vuelto a comunicar con esa persona,precisamente para saber cómo le iba en su relación con dichas criaturas. Me ha dicho que tuvo que mudarse de aquella casa, porque en cuanto estaba solo enella, aparecían las criaturas y lo asediaban de tal manera que llegó a cogerles miedo. 

La Granja Humana – texte 3/19

divendres, 27/09/2019

PRESENTACIÓN DE LOS CASOS

Unas breves palabras que sirvan de introducción a la serie de casos que a continuación le
presentaremos al lector.

La mayor parte son producto de mis muchas andanzas e indagaciones por diversas naciones
de América. Excepto el primero, que es un caso histórico, los demás son contemporáneos en
los que yo he interrogado a los testigos y en ocasiones he acudido con ellos a los mismos
lugares en donde habían sucedido los hechos, tratando siempre de llegar al fondo de la
verdad.

La razón de exponerlos es para probar que en la actualidad siguen sucediendo las mismas
cosas que siempre se nos han presentado como «leyendas» o habladurías folklóricas.

Los casos son muy variados como variada es la actuación de estas entidades en nuestro
mundo. De ellos se puede decir lo que de todo el fenómeno: que son contradictorios entre sí;
porque los hay explicables y con cierta lógica, y del todo inexplicables; los hay positivos y
negativos, llegando algunos a ser hasta tiernos mientras que otros son horripilantes. Pero
todos son reales y de ello doy fe.

Sin embargo los casos de ninguna manera son la esencia de este libro, tal como sucede con
otros que tratan del fenómeno OVNI, en los que el autor se limita a presentar los hechos que
conoce dejando al lector sin saber qué pensar ante tan dispares actuaciones.

Al igual que tampoco es el propósito principal de este libro el tratar de convencer al lector de
que los casos son auténticos y de que los hechos no se deben a errores o falsas
interpretaciones, o que «todo proviene de la mente» y que en definitiva el fenómeno es real.
Es una lástima que todavía se siga perdiendo el tiempo en eso y buscando pruebas para
convencer a los inconvencibles.

La esencia de este libro la constituyen las conclusiones a que el autor ha llegado después de
analizar éstos y muchos otros hechos en los cuales no aparece el OVNI por ningún lado y sin
embargo proceden de la misma gran causa de la que proceden los OVNIS, el fenómeno
religioso y muchos otros hechos paranormales que se dan en este mundo.

Privar al fenómeno OVNI de su contenido psíquico, parafísico y hasta trascendente es no
tener idea de lo que es el fenómeno. Lo mismo que creer que los milagros de todas las
religiones son puramente «divinos» sin tener nada que ver con los fenómenos que estudia la
parapsicología, es ser simplemente un pobre fanático; y negarse a admitir que en este mundo
hay muchos hechos extraños que contradicen las teorías científicas más serias, es ser un
miope cerebral aquejado de «ciencifitis».

Presentamos todo este mosaico de hechos extraños e inexplicables para que de una vez por
todas se nos rompa nuestra dura cabeza de «racionalistas puros» contra ellos y nos
convenzamos por fin de que los humanos no somos los señores del mundo y los reyes de la
creación, y de que la Naturaleza y el cosmos son libros en los que tenemos todavía mucho
que aprender.

Caso n.° 1
EL DOCTOR TORRALBA
Comenzamos la presentación de casos con uno del que no puede haber duda ya que
pertenece a la historia del Siglo de Oro español. De él no se ha escrito mucho, pero sí lo
suficiente como para que no queden dudas de la existencia del personaje y de las hazañas
en que su vida se vio envuelta, aunque en la manera de explicarlas discrepamos bastante de
las conclusiones de los historiadores que han tratado el tema.
El principal testigo de la existencia de este individuo es nada menos que Cervantes, quien
hace decir a Don Quijote, subido a su Clavileño:

«Acuérdate del verdadero cuento del Licenciado Torralba a quien llevaron los diablos en
volandas por el aire, caballero en una caña, cerrados los ojos, y en doce horas llegó a Roma
y se apeó en Torre de Nona… y vio todo el fracaso, asalto y muerte de Borbón, y por la
mañana estaba de vuelta en Madrid ya, donde dio cuenta de todo lo que había visto; el cual
asimismo dijo que cuando iba por el aire mandó el diablo que abriese los ojos y los abrió y
se vio tan cerca a su parecer del cuerpo de la Luna que la pudiera asir con la mano y que no
osó mirar a tierra por no desvanecerse.»
En efecto, Cervantes, permitiéndose alguna licencia literaria o inexactitud histórica al explicar
los hechos, se refiere al doctor Eugenio Torralba, famoso médico español del siglo XV-XVI,
quien después de haber vivido en Roma bastantes años y después de haber ganado allí
gran fama por sus artes curatorias, se trasladó a la Corte española y se relacionó con toda la
nobleza y con las altas jerarquías eclesiásticas, a las que siempre les ha gustado mucho
codearse con los poderosos.
Era natural de Cuenca y a su vuelta a España pasó la mayor parte del tiempo en Valladolid,
en donde mayormente radicaba la corte ya que Madrid aún no se había afianzado como
capital de España.
Allí era famoso no sólo por las extraordinarias curaciones que hacía, sino por un extraño
amigo que tenía, llamado Zequiel, del que corría la voz que no era un ser de este mundo.

He aquí cómo lo describe Marcelino Menéndez y Pelayo en su Historia de los heterodoxos
españoles:
«… se le apareció al doctor como Mefistófeles a Fausto, en forma de joven gallardo y blanco
de color, vestido de rojo y negro y le dijo: “Yo seré tu servidor mientras viva.” Desde
entonces le visitaba con frecuencia y le hablaba en latín o en italiano y como espíritu de bien,
jamás le aconsejaba cosa contra la fe cristiana ni la moral; antes le acompañaba a misa y le
reprendía mucho todos sus pecados y su avaricia profesional.

Le enseñaba los secretos de plantas, hierbas y animales, con los cuales alcanzó Torralba
portentosas curaciones; le traía dinero cuando se encontraba apurado de recursos, le
revelaba de antemano los secretos políticos y de Estado, y así supo nuestro doctor, antes de
que aconteciera, y se los anunció al cardenal Cisneros, la muerte de Don García de Toledo
en los Gelves y la de Don Fernando el Católico y el encumbramiento del mismo Cisneros a
la regencia y la guerra de las comunidades.

El cardenal entró en deseos de conocer a Zequiel, que tales cosas predecía; pero como era
espíritu tan libre y voluntarioso, Torralba no pudo conseguir de él que se presentase a fray
Francisco (Cisneros).»
(Es de notar qué ya en el nombre que se atribuía a sí mismo el misterioso personaje se da el
primer paralelo entre él y los «extraterrestres» de nuestros días, que de ordinario escogen
para sí mismos nombres que se parecen a algún personaje famoso o a algo relacionado con
el contactado. En la España del siglo xvi había que estar muy claro en cuanto a ortodoxia y
sobre todo en cuanto a carencia de trato alguno con el demonio ya que la Inquisición
amenazaba, y no de broma, con sus santas mazmorras. El nombre «Zequiel» se parece
mucho a uno de los cuatro profetas mayores — Ezequiel— y al mismo tiempo recuerda en
su desinencia los de los arcángeles, con los que Zequiel daba la impresión de querer ser
relacionado, para huir de toda posible relación con Satanás.)
La descripción que el doctor Torralba hace de Zequiel, coincide con lo que muchos de los
modernos «contactos» nos dicen de los personajes que los visitan o que los transportan en
sus naves. Uno de los rasgos físicos más notables de Zequiel era el ser muy blanco y muy
rubio, cualidades casi normales en los «extraterrestres buenos» de hoy día, ya que los
«extraterrestres malos» suelen ser descritos mucho más frecuentemente por los «contactos»
como feos, cabezones y de piel oscura o de colores raros.
El primer contacto del doctor Torralba con Zequiel fue más bien indirecto, ya que se
comunicaba con un fraile de la Orden de Santo Domingo, que vivía en Roma, y al que se le
aparecía de ordinario en fechas relacionadas con las fases de la Luna. Un buen día, el fraile
le preguntó a Zequiel si tendría inconveniente en tomar bajo su protección al doctor Torralba
—a quien el dominico le estaba muy agradecido pues lo había curado de una molesta
enfermedad— y Zequiel le contestó que no tendría inconveniente y desde entonces quedó
sellada la amistad que los uniría por toda la vida,
Por supuesto, durante toda la vida de Torralba, porque Zequiel, a juzgar por sus
manifestaciones, continuaría viviendo aún por mucho tiempo después de la muerte de su
protegido, lo mismo que había vivido por mucho tiempo antes de que él hubiese nacido.
Como ya hemos visto, Torralba, a causa de sus muchos conocimientos de medicina, tenía
abiertas todas las puertas de la Corte y su fama llegaba hasta el extranjero, de donde venían
a curarse con él. En 1525 fue nombrado médico de la Corte de Doña Leonor, reina viuda de
Portugal, pero su estancia en aquel país duró poco, aunque el tiempo que estuvo hizo
maravillas.
Y no sólo por sus conocimientos en medicina era Torralba famoso, sino por lo mucho que
sabía de teología, que por aquellos años alcanzaba en España un gran florecimiento.
Gustaba de discutir los tópicos teológicos con distinguidos profesionales, frailes en su
mayoría, a pesar de que él era laico y no se había distinguido por sus estudios en esa
disciplina.
Zequiel instruía al doctor en toda suerte de cosas y a veces no sólo a él sino a otros amigos
que se lo pedían, aunque muy raramente se dejaba ver de ellos. En una ocasión, un tal
Camilo Ruffini, natural de Nápoles, le pidió a Torralba que le dijese a Zequiel que le diese
una fórmula para ganar en el juego. Zequiel, que en otras ocasiones se había negado
rotundamente a semejante cosa, en ésta accedió y le dio una especie de fórmula que
consistía en unas letras cabalísticas; jugó Ruffini con ella y ganó la no pequeña cantidad de
cien ducados. El mismo Zequiel le aconsejó que no jugase al día siguiente, porque era Luna
menguante y perdería.
En Roma, Torralba gozaba de gran amistad con no menos de diez cardenales, y varios de
ellos acudieron en más de una ocasión a él para que intercediese con su protector en favor
de ellos.
Un detalle curioso es que Zequiel reprendía a su protegido porque éste cobraba, y no poco,
por las curaciones que hacía, valiéndose de los conocimientos que él le había dado. Le
decía que no debería cobrar, pues a él no le había costado nada adquirir esos
conocimientos. Al mismo tiempo, lo censuraba cuando lo veía triste por falta de dinero. Sin
embargo, curiosamente, después de estas reprensiones, Torralba solía encontrar en su
cama o en algún lugar inesperado, cantidades de monedas  que le servían para salir de los
aprietos financieros en los que se encontrase.

Con el paso de los años, la confianza de Torralba en su protector y la superioridad que en él
fue desarrollándose, lo llevó a mantener menos en secreto sus extrañas relaciones, al
mismo tiempo que se atrevía a cosas mayores sin preocuparle que ello fuese a levantar
sospechas en la Inquisición acerca de la identidad de su misterioso amigo.
Como nos decía don Marcelino, con frecuencia hacía predicciones de sucesos que luego
resultaban exactas. Uno de los episodios que más puso en guardia a los inquisidores fue la
detallada descripción que hizo del famoso «Saco de Roma» que ocurrió el 6 de mayo de
1527. Torralba, ante un grupo de admirados hombres importantes de la Corte en Valladolid,
describió minuciosamente los detalles del saqueo y hechos tan importantes como el degüello
del Condestable de Francia, Carlos de Borbón, y el encarcelamiento del Papa en el castillo
de Santángelo. Preguntado que cómo lo sabía, dijo con toda tranquilidad que «porque él
había estado allí».
Cuando tras varias semanas llegaron las noticias oficiales a la Corte, confirmando todos los
detalles que el doctor Torralba habíadado, la Inquisición se sintió obligada a llamarlo a
declarar. Éste fue el inicio de todos sus males. Fue encarcelado y tras tres años de prisión,
en los que se preparaba el acta de su proceso —la administración de la justicia era entonces
tan lenta y tan mala como en nuestros días— fue sentenciado a sufrir tormento, volviéndose
entonces contra él o abandonándolo todos sus amigos eclesiásticos y de la Corte, algunos
de los cuales, como el cardenal Volterra y un general de cierta Orden religiosa, le habían
suplicado en años anteriores que les cediese la protección de Zequiel.

Y como vimos, hasta el cardenal Cisneros le había pedido en cierta ocasión que le
presentase a Zequiel, cosa a la que éste se negó. Se ve que conocía mejor que Torralba a
los políticos y a los jerarcas eclesiásticos.
La manera como el doctor Torralba explicaba sus viajes se asemeja mucho a lo que algunos
contactos modernos nos dicen, y muchísimo a lo que leemos de las brujas. En una ocasión,
en 1520, estando en Valladolid, le dijo a don Diego de Zúñiga su gran amigo —otro peje
noble que luego fue el que lo denunció a la Inquisición— que él se iba a ir a Roma «por los
aires, cabalgando en una caña y guiado por una nube de fuego», cosa que en efecto hizo,
ya que al día siguiente de decir esto estaba en Roma.
Mucho más interesante fue la descripción de cómo hizo el viaje de ida y vuelta de Valladolid
a Roma, en 1527.

He aquí cómo lo cuenta Menéndez Pelayo:
«Salieron de Valladolid en punto de las once, y cuando estaba a orillas del Pisuerga, Zequiel
hizo montar a nuestro médico en un palo muy recio y ñudoso, le encargó que cerrase los
ojos y que no tuviera miedo, le envolvió en una niebla oscurísima y después de una
caminata fatigosa, en que el doctor, más muerto que vivo, unas veces creyó que se ahogaba
y otras que se quemaba, remanecieron en Torre Nona y vieron la muerte del Borbón y todos
los horrores del saco. A las dos o tres horas estaban de vuelta en Valladolid… Antes de
separarse, Zequiel le dijo al doctor: “Desde ahora deberás creerme cuanto te digo.”»
Sería demasiado largo transcribir todos los pormenores de la vida del doctor Torralba. En los
anales de la Inquisición, en donde se narra todo su proceso, hay muchos otros detalles que
nos dan derecho a ver en él a un auténtico «contacto» del siglo xvi.

Naturalmente, las circunstancias en que él vivió son las que condicionan su descripción de
todo el fenómeno, con ausencia de detalles técnicos de instrumentos, aparatos o vehículos
espaciales. En cambio sí se hace curioso el uso de un palo para cabalgar sobre él, que
lógicamente tenía que resultar tan sospechoso para los inquisidores, como el uso de
fórmulas cabalísticas o la relación con las fases de la Luna, y hasta la aparición repentina de
un pequeño ser, sucedida a instancia de Zequiel en Madrid. De todos estos detalles
podríamos hablar mucho, pero no es éste el lugar para hacerlo.
Por supuesto que la ciencia oficial (en este caso representada por el famoso psiquiatra
español doctor López Ibor) no cree que los hechos narrados por el doctor Torralba y
admitidos por la Inquisición sean verdaderos, y de hecho le llama a Torralba «gran
embustero y loco» y dice de él que eso les sucede a los que «mienten mucho en diferentes
tiempos», añadiendo que lo hizo por «necios caprichos o locuras perniciosas».
Discrepamos radicalmente del doctor López Ibor. Una vez más la ciencia, por sus mismos
principios parciales y en cierta manera miopes, se autolimita incapacitándose para poder ver
la realidad. Ésta es la razón por la que repetidamente sostengo que hay ciertos campos en
los que los investigadores tienen que seguir sus indagaciones sin preocuparse demasiado
de lo que la ciencia oficial diga, ya que ésta lógicamente será la última en enterarse de cuál
es la realidad. La psiquiatría, en concreto, dará un paso trascendental cuando se entere de
cuál es la realidad que hay detrás de los hechos descritos por el doctor Torralba.
Si él fuese el único en contar semejantes cosas yo sería el primero en atribuir todas sus
narraciones a pura fantasía. Pero a lo largo de la historia y en nuestros mismos días ha
habido y hay innumerables hombres y mujeres que nos cuentan cosas semejantes. Y
muchos de ellos, al igual que Torralba, tienen pruebas para demostrar que lo que dicen es
verdad. Lástima que en muchas ocasiones la ciencia prejuiciada no tenga oídos para
analizar esas pruebas.
Por aquellos mismos años, en tierras de Navarra y La Rioja se decían cosas muy parecidas
de un eclesiástico, el cura de Bargota, cerca de Viana,
«que hacía extraordinarios viajes por el aire, pero siempre con algún propósito benéfico o de
curiosidad, como por ejemplo el de salvar la vida a Alejandro VI contra ciertos conspiradores,
el de presenciar la batalla de Pavía, etc., todo con la ayuda de su “espíritu familiar” cuyo
nombre no ha llegado hasta nosotros».
Y para que el lector vea que semejantes hechos no son puras habladurías fruto de la mente
calenturienta del pueblo, le diremos que el año 1527, un año antes de la prisión de Torralba,
la Inquisición de Navarra celebraba un juicio contra veintinueve brujas a las que condenó por
delitos de hechicería, entre los que estaba el «volar por los aires».

Y vea el lector lo que el sesudo Menéndez Pelayo dice al respecto:
«El juez pesquisidor quiso certificarse de la verdad del caso y ofreció el indulto a una bruja si
a su presencia y a la de todo el pueblo se untaba y ascendía por los aires, lo cual hizo con
maravillosa presteza, remaneciendo a los tres días en un campo inmediato.»
Es decir que según las actas, se elevó realmente por los aires y por allá anduvo nada menos
que tres días. Pero en vez de estudiar seriamente cómo podía realizar semejante proeza o
en vez de darle por ello una medalla como a la primera mujer astronauta, el fanatismo de
aquellos jueces hizo «que las brujas fueran condenadas a azotes y cárcel de resultas de
toda aquella barahúnda».

Para los jueces o para don Marcelino, elevarse por los aires únicamente era «una
barahúnda». Así procede la ciencia prejuiciada y así ha procedido y sigue procediendo la
justicia en nuestros días cuando los jueces están imbuidos de principios religiosos fanáticos.
Y las brujas navarras tuvieron suerte, porque algunas de Zaragoza «fueron relajadas al
brazo secular (es decir, fueron quemadas vivas), en 1536, tras larga discordia de pareceres
entre los jueces».
El lector pensará que todas éstas son «historias» en el sentido peyorativo de la palabra.
Pero debe saber que en nuestros días sigue sucediendo lo mismo, aunque naturalmente no
pasen cosas así todos los días y precisamente donde él está.
Yo para poder ver algo por el estilo tuve que tomarme el trabajo de viajar hasta el centro de
Portugal, en Ladeira do Pinheiro, en donde la vidente María da Conceiçao se había ya
elevado en el aire en no menos de dieciséis ocasiones, perdiéndose en algunas de ellas
entre las nubes, en presencia de cientos de devotos que rezaban fervientemente el rosario.
Yo no fui tan afortunado como para ver tamaño prodigio, pero sí pude ver cómo comenzaba
a elevarse en el aire hasta una altura como de medio metro, pasándose en seguida a una
silla en la que estuvo en trance unas dos horas.
Y en el campo de la ovnística, es famoso el caso de un paracaidista que tras haberse
lanzado de su avión tardó tres días en llegar a tierra, sin poder recordar dónde había estado
en todo aquel tiempo.
En los capítulos finales de este libro, el lector encontrará a modernos doctores Torralba con
sus correspondientes «Zequieles».

Pero para describir sus biografías no tendré que acudir a ningún historiador, porque yo
mismo he sido testigo directo de sus increíbles hazañas.

La Granja Humana – texte 2/19

divendres, 27/09/2019

LOS DUEÑOS VISIBLES DE ESTE MUNDO

Puesto que en todo este libro vamos a hablar de los dueños invisibles de este mundo, creo
será oportuno hablar antes de sus dueños visibles, que en un aspecto no son más que
marionetas de los invisibles.

Sería un infantil error creer que todo lo que pasa en nuestro mundo está dirigido desde el
«más allá», por «divinas providencias» según cree el cristianismo o por algún tipo de espíritus
entrometidos a los que por razones desconocidas les gusta entremezclarse con las vidas y las
actividades de los humanos. El quehacer diario de los hombres y de las naciones lo forjan una
serie de personajes de los que nos ocuparemos en este capítulo.

Esto no quiere decir que en determinadas ocasiones tal o cuál suceso, que aparentemente se
debe a causas humanas perfectamente conocidas, no tenga otras completamente distintas de
las aparentes. Pero, hablando en general, podemos decir que las cosas de cada día suceden
por causas humanas, en las que el hombre actúa libremente pudiendo haber actuado de una
manera completamente diferente.

Algo por el estilo se puede decir de la marcha de la historia. Sin embargo, en este particular
ya no podemos ser tan tajantes, pues cuando los acontecimientos se magnifican o a medida
que éstos son considerados durante un período mayor de tiempo, el hombre pierde dominio
sobre ellos y la marcha de la historia se hace errática. El hombre parece tener dominio sobre
un acontecimiento o varios concatenados; pero, a la larga, la marcha de la historia
pareceobedecer a leyes que se escapan a su voluntad. Ésa es competencia de los dioses,
que lejos de darle protagonismo al hombre lo convierten en animal de granja; o, mejor, en
soldado de filas: le dan una espada o un fusil y lo ponen a matar por una causa sagrada a sus
hermanos o a los animales o a todo lo que se ponga por delante. Esa ha sido la larga,
estúpida y triste historia de la Humanidad.

Pero volvamos a los forjadores de la historia diaria; a los dueños visibles de este mundo; a
los causantes de las infantilidades y los horrores que los periódicos del mundo entero recogen
con prontitud y nos presentan con alborozo todas las mañanas en sus primeras planas.

Podríamos dividirlos en cuatro clases: políticos, militares, maníacos del dinero y fanáticos
religiosos. Examinémoslos uno por uno.

Los políticos son unos maníacos del poder puro. No gustan de las armas ni de la violencia
física, pero les gusta mandar. Les encanta ser vistos, ser tenidos en algo, ser consultados.
Por eso se derriten de gusto ante las cámaras de televisión o ante un micrófono. Tienen por lo
general personalidades psicopáticas; sienten que les falta algo dentro de sí y por eso quieren
vivir en olor de multitudes. Temen y aman a los periodistas porque éstos tienen el poder de
destruirlos o de convertirlos en ídolos de la sociedad. Y a su vez los periodistas —inclui-dos
los directores de los diarios— tienen debilidad por los políticos, porque son como los bufones
nacionales que les proporcionan gratis todos los días noticias frescas con las que llenar las
páginas que serán devoradas con avidez por la masa de papanatas seguidores de partidos.

Algún día alguien tendrá que hacer un estudio psicoanalítico de la curiosa simbiosis
periodismo-política y más concretamente periodista-político. Se aman y se odian; se necesitan
y se detestan; se construyen y se destruyen mutuamente. Ahí están los recientes casos
«gate»: los políticos engañando a los periodistas y éstos destruyendo a los políticos. Pero a la
larga no pueden vivir los unos sin los otros. Son los amantes de Teruel.

Se ha dicho que el poder corrompe especialmente a los políticos. Pero esta corrupción no se
refiere precisamente al mal uso

o a la apropiación de fondos ajenos, sino al cambio total de mentalidad y costumbres que en
ellos se opera una vez instalados en los puestos en los que se hacen invulnerables.

Se corrompen porque dicen sí a cosas a las que antes habían dicho de entrada que no; se
corrompen porque no cumplen lo que habían prometido y porque usan la demagogia igual que
sus predecesores; y los más encumbrados se corrompen porque pierden por completo el
contacto con el pueblo y ya no defienden tanto los intereses de éste cuanto los propios y los
del partido, y su gran meta se convierte en mantenerse en el poder.

Por eso, viendo la frecuencia con que esta metamorfosis se da en los políticos una vez que
cogen el mando, uno llega a pensar que no es que el poder los deforme, sino que ya llegan a
él deformados.

Pero —buenos o malos— la verdad es que los políticos tienen un enorme poder para torcer o
enderezar los rumbos de la sociedad y aun para hacer feliz o desgraciada la vida de los
individuos.

En las alturas, el político profesional pierde la perspectiva de la sociedad y la ve de una
manera completamente diferente. Le sucede lo que a los que van en avión: desde arriba ven
las cosas de una manera distinta; en cierta manera mejor y en cierta manera peor. No
reconocen los lugares que desde abajo conocen muy bien, porque desde arriba no se ven las
fachadas de las casas; sólo se ven los tejados. Desde las alturas del poder no se ven las
caras de la gente y sus necesidades diarias y concretas; se ven sólo los déficits de los
presupuestos. No se ve al individuo; se ve la sociedad, la nación, el Estado. El hombre
concreto se difumina, se pierde, y el político se olvida de él, flotando como está en nubes de
coaliciones, alianzas, pactos y de luchas para mantenerse en el puesto.

Los políticos que llegan a las grandes alturas organizan con frecuencia viajes rituales de
visitas mutuas, con gran pompa y acompañamiento, ofreciéndose ramos de flores, solemnes
recepciones con pases de revista a filas de pobres esclavos en-fusilados, discursos en
estrados alfombrados, y grandes banquetes. En esto nunca fallan. La parte más importante de
estas visitas de Estado y las serísimas reuniones de trabajo de los grandes estadistas radica
en un gran banquete en el que no se repara en gastos. Ya no se acuerdan de que los que
pagan esos banquetes son sus convecinos; pero ellos hace tiempo que no tienen convecinos,
porque se aislaron del pueblo común y viven en casas apartadas y muy bien custodiadas. Lo
único que tienen es compañeros de partido o de candidatura electoral.

Ellos creen que quien paga esos banquetes es «Hacienda», que es sólo una palabra; y
además ya han tenido la precaución de incluirlos en el «Presupuesto General del Estado» que
son otras tres palabras impersonales.

Los políticos, desde las alturas del poder, se olvidan que lo que los hombres y mujeres de su
nación y los del mundo entero quieren ante todo es paz, pero ellos gastan millonadas en
comprar armas para tener tranquilos a los militares. No se acuerdan de que lo que los
hombres y mujeres piden, después de la paz, es un puesto de trabajo y los políticos destinan
miles de millones a obras suntuarias, a palacios de ópera —para que se deleiten unos pocos
que no trabajan—, a conmemoraciones de descubrimientos, a préstamos a sus amigos
políticos de otros países, mientras millones de hombres concretos, conciudadanos suyos en
otro tiempo y para los que los aniversarios de descubrimientos y las óperas suenan a música
celestial, siguen padeciendo su incultura, arrastrando su desesperanza por las calles de
nuestras ciudades y mendigando mensualmente la limosna estatal. Pero la gente normal no
quiere limosnas; quiere un puesto de trabajo para ganarse su pan.

Los políticos desde sus alturas megalomaníacas no caen en la cuenta de que es un tremendo
error que en una familia se le compre un piano a uno de los hermanos cuando hay otro que no
come lo suficiente. Hace años hice un terrible descubrimiento, una tarde gris, a la puerta de
las Naciones Unidas en Nueva York, después de una gran recepción de gala: salían los
embajadores de las diversas naciones, y cuanto más miserable era el país que representaban,
más elegante era el «Cadillac» de su embajador.

Es cierto que los políticos no son los dueños totales de este mundo y tienen que compartir el
poder con los otros miembros de la «fraternidad negra» —como dicen los esotéricos—, pero
¡cuánto mejor irían las cosas si llegados al poder no se deshumanizasen tanto!

Analicemos ahora a los militares, los segundos dueños visibles de este mundo.

Los militares son los sucesores de los hombres de las cavernas, pero uniformados. Al
contrario que a los políticos, les encanta la violencia. Creen que todo se puede arreglar a
golpes. Les fascinan las armas, su juguete favorito, y se pasan la vida pidiéndoles a los
políticos que les den más. Y éstos dedican una enorme cantidad de dinero del pueblo a
comprarles armas de las que lo mejor que se puede esperar es que no sirvan para nada,
porque si sirven será para hacer la guerra o para matar al propio pueblo que las pagó. Los
políticos se las dan a regañadientes, pero piensan que así estarán tranquilos en sus cuarteles,
jugando con ellas, olvidados de alzamientos y rebeliones, y los dejarán a ellos jugar a sus
escondites políticos.

En un principio, los militares profesionales aparecieron en las sociedades para defenderlas de
sus enemigos externos. Pero como hoy ya casi no hay enemigos externos que amenacen con
invadirnos, y como ellos siguen conservando el mismo instinto primario de violencia y pelea,
vuelven sus energías hacia dentro y cada cierto tiempo caen en la tentación de apalear a sus
conciudadanos. En vez de ser los defensores de la paz son una amenaza constante contra
ella. En una democracia moderna la gente tiene más miedo a los militares de dentro que a los
enemigos de fuera. Y en caso de que surgiese alguno, los militares llamarán a los
universitarios, a los obreros y a los campesinos, les pondrán un fusil en las manos y los
mandarán a pelear. Y seguirá siendo verdad la vieja copla:

La bala que a mí me hirió también rozó al capitán. A él lo hicieron comandante y a mí… para
el hospital.

Los militares tienen de ordinario una visión simplista de la patria, de la moral y de la vida toda,
y tienden a aplicar los estilos y el talante del cuartel a la vida familiar y social, sin caer en la
cuenta de que el espíritu castrense tiene la imaginación castrada y anda a contrapelo de la
fraternidad humana. El estilo castrense es sólo bueno para el cuartel, pero es funesto para la
sociedad. Acaba con la creatividad y hasta con la cultura, y termina engordando sólo a unos
cuantos vivales con galones o sin ellos.

Cuando los abusos y errores de los generales-ministros, el descontento ciudadano y las
enormes deudas externas hacen tambalear el régimen castrense, los militares,
patrióticamente, entregan el poder y se refugian en los cuarteles. Pero ni aun asídejan de
amenazar con volver a coger el garrote. Ése ha sido el triste espectáculo de casi todas las
naciones sudamericanas en los últimos cincuenta años.

El poder de los militares no es sutil como el de los políticos. El poder de los militares es
fuerza bruta. Son las balas que perforan la blanda carne humana y son los cañones que
destruyen hogares o las bombas que borran ciudades del mapa. Los políticos tratan de
convencer, aunque lo traten mintiendo, pero los militares no. Los militares ordenan, porque
ellos se sienten el orden y la ley, y el que no piense como ellos está equivocado, es comunista
y por lo tanto hay que silenciarlo como sea.

Por eso, cuando ellos tienen el poder está prohibido pensar libremente. Se puede pensar,
pero siempre dentro de los parámetros castrenses.

Con el dinero que los militares del mundo entero gastan cada año en comprar y mantener
armamentos, y con el dinero que los Gobiernos de todo el mundo gastan en pagar a los
militares (que lo mejor que pueden hacer es no hacer nada) se podría acabar con la pobreza
que padecen tantos millones de personas en el mundo y se podría elevar enormemente el
nivel de vida de los ciudadanos de todos los países. Pero en este particular la Humanidad no
ha superado la época de las cavernas y tiene una mentalidad troglodítica en la que el garrote
y la violencia son una necesidad y una manera habitual de convivencia.

Sobre este atribulado planeta pesan como una losa los grandes y pequeños «Pentágonos»,
dirigidos por auténticos maníacos de la violencia, que ya no sólo amenazan la paz de sus
propios países, sino la del mundo entero con sus bombas de neutrinos y sus guerras de las
galaxias. Su paranoia bélica ha llegado a tal punto que, alentada por la imbecilidad de los
Reagans y de los Gorbachovs de turno, se ha atrevido a poner sobre las cabezas de todos los
habitantes del planeta verdaderos monstruos apocalípticos, que vagan silenciosos por el
espacio y que en cualquier momento pueden caer del cielo sembrando la muerte sobre
millones de inocentes. La esquizofrenia de unos pocos dementes ha revivido el viejísimo mito
del maná divino, convirtiéndolo en una lluvia infernal.

La enfermedad que padecen estos maníacos de la violencia es actualmente la principal
amenaza de la Humanidad. Mientras existan individuos que creen que la mejor manera de
arreglar las cosas es a golpes y matando, la Humanidad seguirá enferma de angustia.

Pasemos a otros «señores del mundo»: los maníacos del dinero. Son de dos clases: los
legales y los ilegales.

Los ilegales tienen menos poder en cuanto a gobernar el mundo; más bien contribuyen de
una manera indirecta a aumentar el caos reinante. Son los chulos de gran estilo que quieren
vivir a costa de la sociedad y se organizan en mafias financieras y en grupos secretos que
chantajean y estafan a la sociedad de mil maneras diferentes, con el solo fin de conseguir
dinero y vivir bien. A veces lo hacen a lo grande y profesionalmente, y a veces por la libre y en
pequeña escala.

Por culpa de unos y de otros vivimos entre rejas, la sociedad tiene que gastar millones en
policías y guardias, se arruinan empresas y hay atracos en todas las esquinas de las grandes
ciudades.

Si estos gángsters disfrazados de personas honorables llegan en alguna parte a conseguir el
poder político —tal como ha sucedido en algún gran país latinoamericano—, entonces el
asesinato, la extorsión, el peculado y toda suerte de crímenes se convierten en el pan nuestro
de cada día, practicado por las dignísimas autoridades, y en todo el país comienza a sentirse
una profunda angustia y un olor a podrido.

Pero de ordinario estos chulos de la sociedad no suelen ambicionar el poder político y en
cuanto consiguen el dinero lo mandan a Suiza —el país-cloaca que vive de encubrir a todos
los grandes ladrones del mundo— y se van a calentar sus barrigas al sol de Miami.

Algún día habrá que instituir la pena de muerte para es-tas sanguijuelas que viven voluntaria
y conscientemente de exprimir la sangre a sus conciudadanos.

Pasemos a los maníacos del dinero legales, que en buena parte son tan perniciosos como los
ilegales. Suelen estar parapetados en los grandes Bancos, grupos, trusts, holdings,
financieras, etc., y desde sus lujosos despachos acristalados, en lo alto de los rascacielos,
manejan con unos hilos sutilísimos pero muy eficaces el gran «guiñol» de la política nacional e
internacional. Los políticos, muy serios, gesticularán, harán declaraciones o bailarán, según
estos mefistófeles financieros les tiren de los hilos.

A veces, cuando quieren ayudar a uno de ellos porque lo ven más útil para sus intereses, lo
empinan desde abajo con préstamos abundantes, para que sea más visto y tenga ocasión de
gritar más y convencer a un mayor número de borregos electores. Y si no gana en las
elecciones, los buenos y generosos banqueros son capaces de no cobrarle intereses por el
préstamo. Porque los hombres de la Banca, a pesar de ]o mucho que los critican, también
tienen su poquito de corazón.

La relación entre la política y la Banca es, a pesar de las apariencias, mucho mayor de lo que
parece. Los políticos tratan de no hostigar demasiado a la Banca para que ésta pueda hacer
sus negocitos con paz de espíritu (y en los lugares donde las cosas están más corruptas, para
que ésta les devuelva en metálico sus «permisos» y su laissez faire). Y a su vez la Banca
financia con intereses tolerables —los normales son intolerables— las campañas de los
políticos, y sobre todo los acoge en su seno cuando un golpe infausto de la suerte los
desbanca del poder y tienen que abandonar lo que irónicamente se llama el «servicio público».
Los despachos de los grandes Bancos suelen ser el puerto seguro en el que finalmente han
recalado muchas veces naves políticas rotas. Las buenas acciones de los políticos, el Señor
las suele recompensar con buenas acciones bancarias.

Para los maníacos organizados del dinero lo más importante en el mundo es acrecentarlo.
Que a causa de sus exigencias una nación vaya al caos o una empresa o individuo se
arruinen, eso les tiene sin cuidado a los grandes mogoles de las finanzas. Lo único que
cuenta para ellos son los dividendos y por eso están muy atentos a los buenos negocios. La
docena de guerras que hay en la actualidad en este loco planeta son una auténtica mina de
oro para los traficantes de armas, y la Banca, aconsejada por políticos y militares, financia a
todos los bandos para que no se termine el negocio aunque la gente siga muriendo. Y si se
terminase están dispuestos a prestarles dinero para que entierren decentemente y según los
ritos sagrados a sus muertos.

Desgraciadamente para ellos, se les acabó el pingüe negocio de décadas pasadas, que
consistía en prestar dinero en condiciones abusivas a naciones subdesarrolladas en las que
gobernaban políticos rapaces. Los banqueros prestaban aun a sabiendas de que aquel dinero
endeudaba aún más a la nación porque iba a parar a las cuentas privadas de los presidentes,
ministros y generales ladrones que tanto han abundado en la historia reciente de los países
en desarrollo. Los gobernantes patriotas y decentes que han heredado esas deudas de
ignominia harán muy bien en no pagar un dinero que unos políticos ladrones le robaron a
unos banqueros estafadores.

Los grandes Bancos se parecen a los buitres carroñeros: cuanto más carne podrida hay, más
gordos están. Engordan a costa de las empresas «ejecutadas», de la esclavitud de los
acreedores acogotados por sus intereses desmedidos y de no se sabe qué turbios manejos
financieros que producen la inexplicable paradoja de que cuando la economía nacional está
por los suelos las ganancias de los grandes Bancos están boyantes. Y ahí están los
periódicos y las estadísticas para probarlo.

Los pequeños Bancos que se arruinaron fue porque se pasaron de listos y cayeron en las
propias trampas que ellos les habían puesto a sus clientes.

Y por fin enjuiciemos al último miembro de la «fraternidad negra»: los fanáticos religiosos.

No hay en el mundo cosa que haya separado más a los humanos y que los haya hecho
pelear y odiarse tanto como las religiones.

Aunque los líderes de las diversas religiones se jactan de que lo que todas ellas predican en
el fondo es el amor y la justicia, y por lo tanto contribuyen a la unidad del género humano, los
hechos a lo largo de los siglos nos dicen todo lo contrario: la historia está tejida de guerras
ocasionadas pura y simplemente por la religión.

Además predican el amor y la justicia cada uno a su manera; los predican rodeados de una
serie de circunstancias diferentes que impiden que ese amor y esa justicia se extiendan a
todos los hombres.

Las religiones son creencias y ritos ideados por ciertos individuos que oyeron o creyeron que
oían voces del más allá, que les dictaban lo que los hombres tenían que hacer para
«salvarse». Todas las religiones sin excepción provienen de apariciones de entidades
celestiales de las que alguien fue testigo. Es decir, las religiones no provienen del hombre,
sino de fuera del hombre, de algo o de alguien que se la impuso al hombre haciéndole creer
cosas y practicar ritos que en muchas ocasiones van contra un elemental sentido común.

Y el vidente-fundador, como un niño, creyó las tonterías que le dictaron y organizó toda su
vida y la de sus seguidores en función de estos «mandamientos» venidos de un «más allá»
nebuloso.

Las religiones juntan a grupos de hombres al hacerles creer las mismas cosas y al propio
tiempo los separan de otros que creen en «dogmas» diferentes. Y como cada uno de los fieles
de una religión cree poseer toda la verdad y ser el fiel seguidor de la voluntad de Dios, mira a
los otros que no creen igual como a sospechosos y enemigos de Dios, v en otros tiempos se
sentía con el derecho y la obligación de perseguirlos v hasta de matarlos. Porque Dios —el
Dios que él tiene en su cabeza— es el dueño de toda vida. Las religiones engendran un «odio
santo» al pecado y como consecuencia a los pecadores que lo cometen.

En tiempos pasados los reinos e imperios eran con frecuencia teocráticos; el rey era al mismo
tiempo sacerdote o estaba investido de algún poder sagrado. Dios lo bendecía especialmente
y él se sentía como su representante, lo cual lo facultaba para hacer lo que le diese la gana.

Hoy día, si bien esta situación sigue dándose en los países menos desarrollados, en
Occidente ya pasó a la historia y los jefesreligiosos son una casta aparte de los líderes civiles.
Éstos siguen todavía mostrando cierto respeto farisaico hacia los jerarcas religiosos, pero en
el fondo lo único que les interesa es que no inciten a sus fieles contra las medidas de gobierno.

Los líderes religiosos de Occidente va no pretenden directamente «gobernar» a sus
feligreses, pero dictándoles pautas para «vivir conforme a los mandamientos de Dios» les
gobiernan las vidas de una manera más profunda de lo que lo hacen los gobernantes civiles.
Éstos se quedan en lo externo de las costumbres, mientras que aquéllos van al fondo de las
conciencias.

En los países subdesarrollados, la fuerza que tienen los líderes religiosos es enorme y
funesta. Sin armas y sin dinero, basándose únicamente en amenazas y promesas referentes a
la otra vida, tienen un poder total sobre las vidas de las pobres gentes. En gran parte el
subdesarrollo de esos países y su falta de progreso se debe precisamente a los
mandamientos de sus respectivas religiones que no les dejan usar su mente con libertad. Y en
muchas ocasiones las religiones «predicadoras de la paz» son precisamente las causantes de
que no la haya. El infierno que es en la actualidad el Oriente Medio es la mejor prueba de lo
que estoy diciendo.

«Irán e Irak se destrozan mutuamente con una santa ferocidad inspirada por Alá, superando
ya la espantosa cifra de medio millón de muertos. Irak por vengar viejas ofensas patrias de los
iraníes y éstos por la extensión de una santa revolución islámica. Drusos y cristianos se matan
animados por un heredado rencor religioso. Los palestinos se aniquilan entre sí por razones
patrióticas entremezcladas con razones religiosas. Siria y Libia colaboran en la guerra santa
contra el Gobierno cristiano del Líbano. Norteamericanos y franceses vuelan por los aires a
impulsos de una dinamita empapada de odio racial y religioso. Y en la base de todo este caos,
y como origen de él, el ciego fanatismo religioso de Israel que un buen día y contra todo
derecho (inspirados por las palabras de Yahvé, ¡pronunciadas hace ya 4.000 años!)
despojaron de su patria a los palestinos, convirtiéndolos en un pueblo errante y desesperado.
De víctimas del salvajismo nazi, los israelíes se han convertido en los nazis del Oriente Medio.

»¿Por qué todo este horrendo infierno del Líbano? Por ideas “sagradas” fomentadas por
líderes religiosos, y defendidas con furor por fanáticos descerebrados, que en vez de usar su
cabeza se dejan llevar por sus sentimientos.» (Defendámonos de los dioses, cap. 9.)

Éstos son los «visibles señores del mundo».

Con tales señores ¿se puede extrañar alguien que la historia humana haya sido el conjunto
de horrores que ha sido, y que en la actualidad, cuando ya nos consideramos poseedores de
una tecnología avanzadísima, tengamos a medio mundo convertido en un volcán de guerras,
con millones de personas pasando hambre, con docenas de especies de animales
extinguiéndose cada año, con lagos, mares y ríos envenenados, y con la mayor parte de los
bosques enfermos por la atmósfera contaminada?

El hombre verdaderamente racional y con sentimientos llora ante tal panorama. Pero «los
visibles señores del mundo», tan tranquilos, siguen adelante con sus «guerras de las
galaxias» o jugando a las «reuniones cumbre» sin que sean capaces de llegar a ningún
acuerdo, inflando artificialmente los intereses y los precios del oro, y hasta emitiendo nuevas
Encíclicas sobre dogmas olvidados, con las que intentan seguir teniendo atontadas las
mentes de los fieles o alentando a los que detonan coches-bomba para defender la gloria de
Alá.

¿Quién nos librará de semejantes señores? Y puesto que no han venido de fuera sino que
son de nuestra propia carne y sangre, será lógico que nos preguntemos: ¿por qué, en cuanto
el ser humano se encumbra, se vuelve un verdugo para sus hermanos y se deshumaniza
tanto?

¿Por qué, aunque entre estos señores los haya rectos y con buena voluntad, las maquinarias
rectoras del mundo, las reglas sociales por las que se gobierna el planeta, las grandes
instituciones internacionales, los mayores centros del saber donde se trazan los nuevos
rumbos de la Humanidad, se han hecho tan egoístas e inhumanos a pesar de sus
pronunciamientos contrarios, y se han olvidado tanto de la paz, la justicia y el amor, que son
los valores fundamentales a los que todo ser humano aspira?

Creo que la solución a tan importante pregunta —aunque la ciencia oficial no lo quiera
admitir— está en lo que diremos en el resto de este libro. Está en los «señores invisibles» de
los que los «visibles» no son más que meros servidores, que lo único que hacen es obedecer
las órdenes que aquéllos les dictan, aunque lo hagan inconscientemente las más de las veces.

La Granja Humana – texte 1/19

divendres, 27/09/2019

La Granja Humana

¿Somos Los Cobayas de Los Dioses?

Salvador Freixedo
1984

ADVERTENCIA

No sé si con este libro firmo mi sentencia de muerte.
Espero que alguien me defienda.
Pero si no fuese así, me iría con toda tranquilidad de este desventurado planeta
dirigido por imbéciles y poblado en gran parte por tristes hormigas locas.
Irme…, ¿a dónde? No lo sé.
Eso sólo lo saben con certeza los fanáticos religiosos.

INTRODUCCIÓN
Este libro no es de ciencia ficción, y menos una novela basada en fantasmagorías
imaginadas por el autor o en libros místicos. Éste es un libro en el que se narran hechos.
Hechos inexplicables y hasta absurdos si se quiere pero hechos reales, investigados la
mayor parte de ellos directamente por mí. Y en algún caso vividos y hasta padecidos por mí.
Los eternos dubitantes siguen diciendo que en el mundo paranormal «no hay hechos
comprobados». Efectivamente, para el que tiene la mente cerrada nunca habrá casos ni
pruebas suficientes.
Pero «la sarna no está en las sábanas». La sarna está en la cerrazón de mollera de algunos
«intelectuales».
Los casos que en este libro presento son casos concretos y comprobados, y muchos de
ellos son pruebas que podrían dar fe en un tribunal de justicia y que para mí han sido
convincentes. Otros, en cambio, son sólo «evidencias circunstanciales» que nos ayudan a
acercarnos a conclusiones ciertas.
¿Tiene algo que ver este libro con el fenómeno OVNI y con la ovnilogía?

Tiene que ver mucho y no tiene que ver nada. Tiene que ver mucho porque en él se hace
referencia constante a estos misteriosos aparatos que surcan nuestros cielos y se habla de
sus ocupantes; y en un aspecto se llega hasta el fondo del «fenómeno OVNI».
Y no tiene que ver nada porque la ovnilogía se empeña en seguir empantanada en un nivel
primario, al dedicar sus esfuerzos a recopilar y hasta computabilizar estadísticas sobre las
formas de los aparatos, frecuencia y lugar de los aterrizajes o tamaño de los ocupantes. Y
en este libro no se le da importancia a eso porque ya hace tiempo que dejó de tenerla.
Lo que la tiene es investigar qué hacen esos tripulantes en nuestro mundo y qué han estado
haciendo siempre desde hace miles de años. Pero no desde sus naves, sino mezclados con
nosotros en nuestras calles, en el interior de nuestros hogares y sobre todo dentro de
nuestras mentes.
Porque lo que la ovnilogía no acaba de comprender es que estos tripulantes hace muchos
años que aprendieron a bajarse de sus aparatos y a andar entre nosotros haciendo cosas
muy extrañas.
Presentar sus múltiples, disimuladas y variadísimas andanzas en nuestro mundo y, sobre
todo, ver cuál debería ser nuestra reacción, es lo que pretendo en este libro. Entretanto los
«ufólogos» (¿qué es eso?) seguirán coleccionando casos sin saber qué hacer con ellos y
estarán cada día más confusos.
Por otra parte, este libro no es para las personas que creen que todo lo inventable ya está
inventado ni para las que piensan que la ciencia es capaz de dar solución a todos los
misterios del mundo, y que todo aquello a lo que ella no es capaz de encontrar una solución
tiene que ser rechazado como absurdo o inexistente.
En este mundo en el que vivimos, prescindiendo de la vastedad del infinito Universo, hay
una enorme cantidad de hechos que sobrepasan con mucho los límites de la ciencia y que
no son susceptibles de ser explicados por ella porque simplemente rebasan la capacidad de
comprensión de nuestros cerebros.
Además, todo el reino del espíritu —y el Cosmos, al decir de grandes astrónomos y filósofos,
da la impresión de ser una gigantesca inteligencia y tiene más de mental o de espiritual que
de físico— escapa por completo a los métodos y a los propósitos de nuestra ciencia.
Por lo tanto, entremos en la consideración de los extraños temas de este libro, tranquilos en
cuanto a lo que los científicos puedan decir contra nosotros. Los científicos «primarios», si
se dignan atender a lo que decimos, levantarán por un momento su cabeza de la rutinaria
tarea con la que se ganan la vida y harán un gesto de desdén hacia nosotros,
considerándonos como unos pobres chiflados perseguidores de quimeras o adoradores de
mitos.

Y seguirán rutinaria y machaconamente repitiendo sus observaciones y experimentos, en
sus laboratorios y clínicas, para profundizar un poco más en el conocimiento de la materia y
también para llevarle el sustento a su familia. Dios los bendiga.
Son los obreros de la ciencia, gracias a los cuales mejoramos nuestros instrumentos y a
veces nuestra salud. La Humanidad tiene que estarles agradecida por su pesada labor, que
con frecuencia acaba embotando las mejores cualidades de su espíritu y de su inteligencia,
al ceñirlos obligada y rutinariamente a una sola parcela del saber humano. Tenemos que ser
comprensivos ante su incredulidad y ante su miopía.

Los otros científicos, los «graduados», que no son meros obreros de la ciencia, repetidores
de experimentos o de recetas, sino que se remontan por encima de las fórmulas para
filosofar sobre el porqué de la vida, y en vez de seguir planos o pautas que otros trazaron,
diseñan nuevas vías para la mente, constituyéndose en arquitectos y estrategas de la
Humanidad, ésos no nos criticarán. Sencillamente se limitarán a observar cuál es el fruto de
nuestras investigaciones en los campos del misterio, sabiendo que la vida en sí es un
gigantesco misterio.
¡Qué enorme gusto sentí el día que supe que el patriarca de los científicos «graduados»
modernos, el gran Albert Einstein, tenía como libro de cabecera nada menos que La
Doctrina Secreta, de la reina del esoterismo —tan denostada por la ciencia de a pie—
Helena Petrovna Blavatski!

Y cómo se alegró mi espíritu cuando leí Los escritos místicos de los físicos más famosos del
mundo (Heisenberg, Schródinger, Einstein, Jeans, Planck, Pauli, Eddington) editado por Ken
Wilber (Kairós, 1987)!
La tesis del libro que tienes en tus manos es de una gran audacia, pero está refrendada por
miles de hechos que pasan inadvertidos al suceder mezclados con muchos otros de los que
está entretejida nuestra vida diaria. Sin embargo, sucede a veces que a lo largo de la historia
aparecen personajes increíbles o pasan cosas inexplicables, que curiosamente no nos
hacen despertar del letargo en que las teorías sociales y los mitos religiosos tienen sumida a
la Humanidad. Los historiadores, los sociólogos, los políticos y los grandes mitólogos
modernos —los teólogos— los explican cada uno a su manera y conforme a sus
conocimientos o a sus intereses. Y la Humanidad sigue ciega caminando por un camino sin
salida que únicamente lleva a la autodestrucción.
La tesis de este libro es la misma que expuse en Defendámonos de los dioses. Pero aquí
profundizo más en ella y aporto nuevas pruebas de que aquella manipulación que entonces
describía sigue dándose en gran escala aunque disimulada y escondida tras mil velos.
La gran tesis de aquel libro sostiene que la Humanidad es una granja de los «dioses»,
entendiendo por «dioses» unos seres racionales, de ordinario invisibles, superiores al
hombre en entendimiento, que en fin de cuentas son los auténticos dueños del mundo.
En el orden de las ideas trascendentes, los hombres creemos lo que ellos nos han hecho
creer —y éste es el origen y la esencia de todas las religiones— y en cuanto a nuestros
conocimientos de la Naturaleza, sabemos lo que ellos nos han dejado saber. Hasta hace
apenas un siglo, los avances técnicos y científicos se debieron en gran parte a lo que estos
seres les comunicaban a algunos de sus amigos «iluminados».

Lo mucho que las tribus primitivas —tan ignorantes en otras cosas— saben sobre los
poderes curativos de las plantas, v lo mucho que los chinos saben, desde hace milenios,
sobre las corrientes bioenergéticas que surcan el cuerpo humano, con sus correspondientes
puntos de acupuntura, son sólo dos ejemplos de esta ciencia «revelada». Hay muchos otros
casos de inventos y descubrimientos debidos a alguna «revelación privada».
En la actualidad, las cosas han cambiado radicalmente en este particular. La raza humana
se ha liberado de muchos tabúes que los «dioses» le habían hecho creer —precisamente
para que no avanzase— y desentraña por sí misma los secretos de la materia y de la Naturaleza.

Una circunstancia importante, que hay que tener en cuenta en esta tesis, es que estos
misteriosos seres que nos dominan desde las sombras no son buenos ni malos de por sí:
simplemente nos usan, al igual que nosotros usamos a los animales. A éstos, aunque los
cacemos y aunque organicemos espectáculos con ellos, no los odiamos: simplemente los
usamos para lo que nos conviene. Si ese uso conlleva un buen trato (animales domésticos,
por ejemplo) los tratamos bien; pero si ese uso conlleva un mal trato (animales sacrificados
para nuestro alimento) los matamos sin remordimiento alguno.

Lo mismo hacen con nosotros esos seres que dominan el mundo y la raza humana.
La gran deducción que de esto se puede sacar es que los hombres no somos los reyes del
mundo, tal como habíamos creído, ni somos la más excelsa de las criaturas de Dios, ni
estamos en vísperas de abrazarnos eternamente con Él si nuestras obras han sido buenas
durante nuestra permanencia en este planeta.

Todas éstas son infantilidades con las que estos seres han nutrido nuestro ego para que
siguiésemos ajenos a la gran realidad de que somos sus esclavos. Los verdaderos dueños
del mundo son ellos y nosotros sólo hacemos lo que a ellos les conviene, para lo cual han
inventado unas formidables estrategias que describo detalladamente en el libro al que hice
referencia.
Y como no quiero repetir lo ya escrito, únicamente dejaré claro, por considerarlo de gran
importancia para la recta concepción de esta nueva manera de entender el mundo, que no
todos estos seres son iguales. La diversidad entre ellos es enorme y mucho mayor de la que
se da entre los humanos. Si entre éstos nos encontramos con blancos y negros, altos y
bajos, europeos y asiáticos, varones y hembras, etc, etc., entre los «dioses» las variedades
son muchísimo mayores, ya que nuestras diferencias sólo atañen a cualidades externas y no
esenciales —puesto que todos somos seres humanos pertenecientes a la misma especie—,
mientras que las de ellos se extienden a la esencia misma de sus «personas».

Muchos de ellos son radicalmente diferentes entre sí y lo único que tienen en común es el
ser inteligentes, aunque en esto mismo tenemos que decir que muchos aspectos de su
inteligencia se escapan a nuestra comprensión.
Ciertas especies de «dioses» dan la impresión de ser benévolos para los humanos o por lo
menos para algunos individuos, mientras que otros actúan de una manera muy negativa o,
cuando menos, peligrosa e ilógica.
¿En qué nos basamos para decir esto?

En hechos. En miles de hechos que están ahí desde remotos tiempos, conocidos en todas
las culturas, escritos en todas las literaturas y presentes en nuestros mismos días en las
vidas de innumerables conciudadanos cuyos testimonios no podemos ignorar.
El que la ciencia oficial no tenga explicación para ellos o los poderes constituidos prefieran
ignorarlos por razones políticas, no obsta para que los hechos sigan esperando y exigiendo
una explicación racional, sea la que fuere y venga de donde viniere.

Esto es lo que intentamos hacer en este libro, sabiendo que nos exponemos al ludibrio de
los que todo lo saben y de los que todo lo pueden. De nuevo, Dios los bendiga.
La vida es un sueño. Y ellos también sueñan con sus adelantos técnicos, con sus dogmas y
con sus poderes políticos. Y como todo soñador, también tienen pesadillas con bombas de
neutrinos, con guerras de las galaxias, con infiernos eternos, y con ríos y bosques
envenenados por los residuos químicos de sus fábricas.
Nuestros esfuerzos por descifrar tantos misterios de la vida no son menos válidos que los
suyos. Por lo tanto tenemos el mismo derecho que ellos a usar nuestra cabeza para
descubrir el porqué de algo que por siglos lleva inquietando la mente de los hombres.
Seguramente que las autoridades religiosas se juntarán al coro de los que nos denigran.
Pero no se puede tirar piedras al tejado ajeno cuando se tiene el propio de cristal. Los
jerarcas cristianos tienen su credo lleno de ángeles y demonios, que en nada se distinguen
de los «dioses» y de las entidades a que aquí nos referimos. La única diferencia es que sus
ángeles y demonios ven limitadas sus actividades al tinglado dogmático del cristianismo,
mientras que nuestros «dioses» actúan libremente en el planeta, con todos los seres
humanos, sean o no cristianos.
No sólo eso, sino que el pretendido «Dios» del cristianismo, que manipulaba al pueblo
hebreo desde una nube, es según nuestra tesis uno más de estos entes misteriosos que
desde siempre han dominado a los humanos.
San Pablo llama repetidamente a estos seres, «los señores del mundo», y tenía muy mala
idea de ellos. En su epístola a los efesios escribió el famoso pasaje tan confuso como
esclarecedor:
«Nuestra lucha no es contra la carne ni contra la sangre, sino contra los Principados, contra
las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del
mal que están en las alturas»
(Ef. 6,12).
A estos mismos «Espíritus del mal que están en las alturas» es a los que nosotros nos
referimos con el muy genérico nombre de «Ellos».

Al final del libro hago una recopilación de todas sus cualidades, que iremos viendo aflorar
diseminadas en los casos que presento. De éstos, la mayor parte fueron investigados
directamente por mí y han sido seleccionados entre una gran cantidad de hechos
inexplicables, de los que más o menos de cerca me ha tocado ser testigo.
Alguno de ellos ha marcado mi vida de manera indeleble y en mi ser llevo las profundas
cicatrices que me ha dejado el haberme visto envuelto en él. Y precisamente debido a esta
manipulación de que estamos hablando, muy probablemente me iré a la tumba sin que
pueda dar a conocer todos sus íntimos detalles.
He de advertirle al lector que en varios de los casos cambio la ubicación de los hechos y los
nombres de los protagonistas por habérmelo así pedido ellos. En otros me he visto obligado
a distorsionar algo el propio hecho para no traicionar la identidad de los individuos que, de
narrar el hecho tal como sucedió exactamente, serían identificados fácilmente por sus
parientes o vecinos.

Pero la esencia y la paranormalidad de los hechos y sobre todo su realidad, no sufren nada con estas pequeñas distorsiones.

A Modern History

dimecres, 11/09/2019
Nigel D’Sa, April, 2014
Athabasca, Alberta

A Modern History of UFOs – Science, Politics and the ETH

The first public accounts of UFOs – beginning with the 1947 Kenneth Arnold sighting –followed World War Two and the deployment of the atomic bomb. Don Donderi in his book UFOs, ETs, and Alien Abductions: A Scientist Looks at the Evidence (2013) argues for the reality of an extraterrestrial presence in our skies and presents a historical overview of the evidence, beginning with the Kenneth Arnold sighting. Donderi graduated with a PhD in applied and experimental psychology from Cornell University and served as Associate Dean of the Faculty of Graduate Studies and Research at McGill University. As Donderi recounts in his opening chapter, Arnold, a private pilot, reported seeing nine bright metallic objects flying in formation over the Cascade Mountains in Washington State on June 24, 1947. Arnold made no ET claim, but said the objects appeared long and rounded, traveling at speeds over 1200 miles per hour. An anonymous writer for the Associated Press headlined the incident with the term ‘flying saucer’ and the somewhat risible term gained popular currency (Donderi, 2013, pp 4-6).

(més…)

Post disclosure

dissabte, 7/09/2019

Austria 1971

dilluns, 5/08/2019

 

Rudi Nagora used the “Agfa Click 1″ The Nagora photo series presents remarkable footage because the object was also filmed in the clouds, so there was no manipulation.

 

Rhesus Negative Blood Type

dilluns, 8/07/2019

The highest number of alien abductees are Rh-Negative – this produces compelling evidence that alien abductions are not only very real but also their extensive and ongoing contact with Earth. Much has been said about Rh negative blood and theories which suggest, there is an enigmatic truth sealed away from public knowledge linking humans with Rh negative blood to otherworldly origins.

Brigitte Barclay is RH Negative and has experienced UFO visitations from an early age, she has collaborated extensively with former Ministry of Defence official Nick Pope, who has described her case as one of the most interesting and compelling that he has come across. She has worked with many of the world’s leading researchers of the alien abduction phenomenon, in an attempt to find the answers to her ongoing alien experiences.

DNA Upgrades

diumenge, 7/07/2019

Hybridization

dissabte, 6/07/2019