Entrades amb l'etiqueta ‘Corrado Malanga’

Ideas de Kosslyn

dijous, 23/08/2018

La idea de Ánima, Mente y Espíritu en colores

El neurofisiólogo Kosslyn tiene muy bien establecido a través de numerosos experimentos que el cerebro funciona como un equipo de cómputo trivial. Cuando usted da mucho quehacer, se ralentiza.

Luego debe ser absolutamente destacado como Kosslyn consigue demostrar que el cerebro y las simulaciones mentales siguen las leyes de la virtualidad del mundo exterior. Por ejemplo, si se pide a una persona visual de imaginar una pelota de goma que rebota sobre un suelo rígido, la persona verá la pelota, dentro de su cabeza, caer al piso y rebotar. Y si hacemos también caso de observar la pelota que todas las veces que rebota llega exactamente a mitad de de altura con relación al punto en que se inicio.

Debemos observar en esta simulación mental que si ésta era fruto de una mera ilusión, la esfera no rebotaría en el piso simulado por nuestro cerebro. Por el contrario ella rebota y simula a la perfección lo que en realidad ocurre en la realidad virtual (es decir fuera de la Mente de la persona como si tuviera realmente que hacer caer una pelota de goma en el piso).

Por lo que respecta a la física de los colores, estaban perfectamente mostradas por nuestras personas que se presentaban al TCT. Por ejemplo, si una persona veía las tres esferas coloreadas de verde, azul y rojo, cuando éstas se reunían, la suma de las 3 esferas, era blanca.

En efecto, sumando las tres longitudes de onda de tres colores fundamentales RGB (rojo, verde, azul) la física nos dice que el propio color blanco representa la mezcla de los tres colores.

Cualquiera que se haya sometido a esta prueba que hubiera tenido tres esferas con los colores rojo, azul y verde, habría dado, como respuesta final, una esfera suma de color blanco, tanto si hubiera sido un profesor de física, de una prestigiosa universidad extranjera, o si hubiera sido un campesino.

Sobre esta observación, hemos observado que, si en un determinado caso el color de una de las tres esferas o de todas, hubieran sido diferentes de los colores asignados e identificados en la norma, esto sucedería por un único motivo fundamental. Algo alteraba-FISICAMENTE la vibración asignada al componente. Por ejemplo, ya habíamos establecido en los artículos anteriores que la norma para que una persona que no tuviera ningún tipo de parasitage externo y ni siquiera hubiera tenido problemas de abducción extraterrestre, estaba representada por el propio sistema triádico RGB.

Así, por ejemplo, la mente debe estar verde. La mente tiene su propia vibración que nuestro sistema de funcionamiento interno definida por el color verde que también corresponde a una vibración real debido a una expresión matemática de esta manera:

M = sen (‘Ωt + Φ)
 

Si el color es transpuesto o distinto del verde existe algo que distorsiona la frecuencia base. Esta frecuencia puede ser alterada porque biológicamente ese tipo de Mente no es suficientemente consciente de su componente espacial o temporal. Recuerdo que, la Mente tiene un eje del espacio y uno del tiempo, pero no tiene idea del eje energético potencial. Por tanto, la frecuencia de Mente se ve alterada por simples parámetros internos.

Sus componentes que corresponden a dos colores diferentes, el azul para el eje del tiempo y el rojo para el eje del espacio, no estará al máximo y dará una vibración final que modificará el color que de verde pasaría a otro color.

Debe señalarse que en nuestra convención, el color de la Mente, está correspondiente al eje de color ausente. El color verde es el eje energético y por lo tanto en la Mente, el eje de energías, no existe, por ello la Mente debe ser verde.

En términos más físicos la Mente absorbe el azul y el rojo y refleja el verde y por lo tanto parece verde. De igual modo, por ejemplo, el Espíritu es rojo porque le falta el eje del espacio que es rojo. El Espíritu pues absorbe el azul y el verde refleja el rojo y es, pues, en condiciones normales, rojo.

Por supuesto Ánima será por las mismas razones de color azul. Arquetípicamente Ánima, Mente y Espíritu ocupan, en el espacio de Pulver, el espacio que ocupan los colores correspondientes. Azul, verde y rojo en efecto van de izquierda a derecha en la totalidad de sistemas de representación que arquetípicamente e inconscientemente los científicos han decidido adoptar. En la mayor parte de los casos, es decir en las personas diestras, el azul de Ánima, frente a quién lo observa, es percibido por el ojo izquierdo porque es correspondiente al hemisferio derecho. Así Ánima es azul y está a la izquierda de quien observa como Espíritu está a la derecha de quien observa porque es percibido por el ojo derecho que envía las señales al hemisferio izquierdo, donde precisamente Espíritu existe y opera.

El cuerpo físico se podría identificar con Mente que es verde y está en el centro del espectro de frecuencias. Así, el azul, el verde y el rojo, representarán a todas las poblaciones y las distintas culturas en el mundo, la idea de Ánima, Mente y Espíritu.

——-

Corrado Malanga (Universo en Colores)

C. Malanga a la radio -2014-

dimecres, 22/08/2018

Test d’Autoevaluació

dissabte, 18/08/2018

Test de Autoevaluación de Corrado Malanga

para detectar y posteriormente solucionar el grave problema de la abducción.

1. Has perdido alguna vez sangre por uno de los orificios nasales (cuál)?
2. Has tenido alguna vez molestias/disturbios, como sonidos extraños, zumbidos, en un solo oído (cuál)?
3. Tienes cicatrices en el cuerpo, que no recuerdas como te las hiciste?
4. Has tenido crisis depresivas?
5. Has soñado alguna vez con una persona igual a tí, (una copia tuya)?
6. Te has sentido alguna vez como si provinieras físicamente de otro planeta o lo has soñado alguna vez?
7. Has encontrado objetos fuera de lugar, sea en tu cuerpo(anillos, collares, piercing, etc), sea en el ambiente donde vives?
8. Has alguna vez soñado que alguien introdujese algo en tu cavidad nasal, en tu oído, en un ojo o en tus genitales?
9. Has visto o soñado con un ser diferente a nosotros?
Si así es:

a)qué altura tenía?
b)cómo estaba vestido?
c)qué olor tenía?
d)cuántos dedos tenía y cómo eran?
e)se ha comunicado contigo?

10. Te has despertado alguna vez con la piel manchada de amarillo?
11. Has tenido alguna vez la impresión de no reconocer algún conocido tuyo o de no reconocerte a tí mismo (de sentirte físicamente diferente), con subsiguiente brevísima crisis de identidad?
12.Has soñado alguna vez con tener un hijo que no era de este mundo?
(més…)

Abducció i Món Oníric

dilluns, 13/08/2018

Corrado Malanga, 2004

Entre los análisis que se efectúan sobre los abducidos, tiene gran importancia el de los sueños.

Es de hecho importante comprender que los sueños, en general, no son para considerarlos como parte del trabajo fantástico del Inconsciente, sino como verdaderas señales, verdaderos mensajes del profundo, los cuales de fantástico, si son bien interpretados, al final tienen bastante poco. Los sueños toman como punto de partida, acontecimientos que, generalmente, están ligados a algo sucedido durante el día, casi siempre en las últimas 24 horas. La naturaleza del Inconsciente es la que es, es decir, el Inconsciente no conoce ni siquiera la idea de la mentira y , partiendo de esta constatación, es bastante tonto creer que tenga ganas de inventarse algo, dado que la invención le es absolutamente desconocida.

Pero entonces por qué, se podría preguntar, es tan difícil interpretar el significado de los sueños, que, en la mayor parte de los casos, parecen separarse completamente de la realidad, apareciendo en la mejor de las hipótesis, fantásticos, adulterados y mágicos?

El Inconsciente es un motor que no se apaga nunca durante la vida, que no duerme jamás y que registra, a través de los input del Consciente y los filtrados del Subconsciente, los varios aspectos del mundo exterior, que nosotros impropiamente llamamos realidad. (més…)

Gli ufo nella mente

dissabte, 11/08/2018

Entrevista realitzada a finals del 2017 per a Face to Face, en la presentació de la versió francesa de
“Gli ufo nella mente”

Gli Ufo nella mente è il fedele resoconto delle sedute di ipnosi regressiva dell’addotto Valerio Lonzi. In questo libro, dallo strepitoso successo all’epoca della sua prima pubblicazione quasi vent’anni fa, Malanga condivide con il lettore ciascun passaggio della sua ricerca, raccontando le difficoltà incontrate e i successi conseguiti, nonché le incredibili scoperte e le sconcertanti rivelazioni con cui ebbe a cimentarsi nel corso del lavoro di emersione dei ricordi sepolti nella memoria del Lonzi.

In un crescendo emotivo sempre più coinvolgente, quest’opera costituisce una delle testimonianze italiane più accurate e toccanti del fenomeno delle abduction aliene e del vissuto profondo dei repeaters, persone ripetutamente soggette a rapimenti alieni.

Il testo è preceduto da una lunga e inedita prefazione in cui Corrado Malanga rivela se stesso e la profonda evoluzione del suo pensiero a seguito dei lunghi anni di ricerche e di studi nel campo dell’ufologia e dei fenomeni delle abduction.

«Gli alieni ci servivano per comprendere qualcosa che noi non volevamo o non eravamo in grado di vedere. L’esperienza dell’adduzione era stata scelta dalla nostra stessa Coscienza perché, attraverso di essa, potessimo comprendere quella parte di noi che non avevamo avuto la possibilità di vedere. Noi eravamo la Creazione, noi eravamo i creatori di tutto, anche della parte aliena di noi stessi»

LOS OVNIS EN LA MENTE, Cap. XVIII

dijous, 9/08/2018

Capítulo 18

¿Una historia fantástica? ¡No, gracias!

La historia de Valerio parece terminar aquí pero las cosas no pueden definirse de un modo tan simplista.

De hecho, si Valerio se lo inventó todo, si sólo y únicamente se lo inventó todo, nosotros no deberíamos preocuparnos por nada. O más bien, quien debería tener preocupaciones debería ser el propio Valerio, que seguramente debería estar sufriendo alguna forma de trastorno mental que lo llevó a identificar personajes alienígenas en el planeta Tierra teniendo como telón de fondo una pura y simple turbiedad mental.

Pero esta turbiedad mental es común a centenares de terrestres, hombres y mujeres, que dicen las mismas cosas desde hace unos pocos milenios. Sí, habéis entendido bien… desde hace unos pocos milenios. El hecho es que, una vez más, cuesta dar crédito a lo que dice Valerio bajo hipnosis, mientras que, por el contrario, nadie duda de algunas historias hechas por figuras históricas pertenecientes a nuestra religión oficial.

¿Os acuerdais de Santa Ana? Sí, la misma, la abuela de Jesucristo; ¿Y de su hija María? ¿Has olvidado la historia  de cómo un hermosa se encuentra, por efecto divino, embarazada del futuro Redentor? y ¿De cómo nació Jesús, para poder hacer que permaneciera virgen María? Cualquiera que quiera leer algo sobre este asunto, no tiene más que repasar algunos pasajes de los Evangelios Apócrifos que cuentan una serie de acontecimientos que parecen guardar un cierto parecido con el caso de Valerio y otros casos de abducidos más recientes.

Pero vamos a empezar desde el principio.

Nos referimos al Proto-Evangelio de Santiago, el Evangelio del nacimiento de María, al pseudo Evangelio de Mateo, la revisión árabe-latina de la Historia de José el Carpintero, el Evangelio de Tomás en sus tres reseñas, según su estudioso Tischendorf90.

Detengámonos en lo que así dijo Mateo, el hermano del Señor, como viene identificado históricamente … nacido del primer matrimonio de José el carpintero … … … … según la historia de las doce tribus de Israel, había un tal Joaquín, hombre extremadamente rico. Joaquín era rico y generoso y siempre estaba haciendo una gran cantidad de ofrendas al Señor. Pero éstas siempre eran rechazadas debido a que la


90 .- Konstantin von Tischendorf (18 de enero de 1815 – 7 de diciembre de 1874) fue un lingüista alemán. Tischendorf teólogo y filósofo logró descifrar en 1842 el Códice Ephraemi Syri Rescriptus y estudió otros muchos de esos documentos fundamentales en el estudio de la Biblia.


(més…)

LOS OVNIS EN LA MENTE, Cap. XVII

dimarts , 7/08/2018

Capítulo 17

¿Hombres o cobayas?

Alcanzado este punto de las sesiones de hipnosis  estábamos convencidos de que Valerio había dicho todo lo narrable. Había hablado de varios secuestros, de los exámenes médicos, la toma de muestras de esperma, las heridas en el cuerpo y muchas otras cosas, incluyendo un posible encuentro sexual con un ser alienígena.

Valerio, en pocas palabras, había dicho todo lo que ya se conoce en la historiografía del secuestro-abducción, pero con una diferencia de fondo extremadamente importante. Valerio: él simplemente lo había vivido todo, digo, todas las experiencias de abducción descritas individualmente por diversos secuestrados en todo el mundo.

Valerio por primera vez confirmaba que aquello que recordaban los otros era tan solo una mínima fracción de lo que le había ocurrido a él. Hay que decir que Valerio no conocía la literatura sobre este tema, pero había sido capaz de rediseñar, momento a momento, los exámenes médicos descritos por Betty Hill, la violencia sexual sufrida por Antonio Villas Boas, los alienígenas de Budd Hopkins, los seres Grises de cuatro dedos de Strieberg y los más altos de seis dedos de la película de Roswell.

Valerio lo había visto y vivido ¡Todo!

(més…)

OVNIS EN LA MENTE, Cap. XVI

diumenge, 5/08/2018

Capítulo 16

Usos y abusos:
Pero ¿Los extraterrestres son buenos o malos?

Pero, ¿Los extraterrestres son buenos o malos? on este extraño título estoy a punto de decir lo que sucedió durante la penúltima Csesión de hipnosis que se refiere al caso Lonzi.

La idea de que Lonzi hubiese tenido un acercamiento de tipo sexual con una alienígena, por alguna extraña razón era algo en lo que había que profundizar, especialmente porque muchos otros abducidos, tanto hombres como mujeres, todos, habían tenido los mismos problemas. En esta sesión se quería comprender a fondo cual fue el comportamiento de la mencionada alienígena frente a Valerio para descubrir, si era posible, a través de sus gestos, sus expresiones, y sus actos, que es lo que representaba todo esto, es decir, buscábamos el por qué de las cosas.

De hecho, todo esto todavía nos parecía carente de un motivo, aunque en honor a la verdad, lamentablemente, algunas ideas que estábamos barajando y siempre en honor a la verdad, en lo que a nuestras nuestras ideas se refería, no presagiaba nada bueno para la raza humana. Pero en ese caso, sólo teníamos que tomar buena nota de los hechos, tratando de que Valerio dijera aquello que recordaba con la mayor precisión posible y verificar si aquello que aparentaba ser la verdad era efectivamente la verdad; había pasado realmente.

Habíamos hecho retroceder a Valerio hasta el momento en que la alienígena, o presunta alienígena, entraba en la habitación a donde habían llevado a Valerio. Recordemos que el brazo derecho de Valerio estaba vinculado a informar sobre las señales de las distonías entre el subconsciente y el inconsciente.

Valerio acude de nuevo a las imágenes de sus recuerdos … en este punto comienza el interrogatorio.

V : No lo sé, no lo sé, … sí … [Pausa] tengo a cuatro personas, dos de lado y dos detrás la derecha y camino sobre un firme que se parece a la tapa de una alcantarilla, es largo, curvo, es un corredor metálico con el suelo que parece del material que se pone en las tapas de los sumideros, una rejilla de trama tupida, si, si, y estoy descalzo. El frío me molesta para caminar.

C : ¿Cómo son las personas que te acompañan?

V : Tengo frío [Valerio está literalmente temblando en el diván del estudio de Moretti], eran dos por cada lado y luego un poco más alejados, a los lados, los otros se pusieron detrás.

Los más alejados parecían iguales, estaban vestidos con chaqueta y corbata. Estaban vestidos de color azul oscuro, tal vez negro, corbata negra, y también llevaban chaleco, tenían gafas oscuras y zapatos pulidos con suela de aspecto extraño, parecía la suela de botas militares, muy gruesa, llena de tacos.

Tenían un bulto debajo de la axila izquierda, parecía la culata de una pistola y tenían la mano derecha envuelta en un guante de cuero, creo … era …, la mano derecha estaba vacía y en la izquierda sostenían un maletín cada uno …, era pequeño, pero de grueso. Estaban atados a la muñeca, parecían esposas: una atada a la muñeca y la otra a una anilla del maletín, pero no fue al asa.

No era una cadena sino una especie de cordón metálico, me recuerda a los tubos metálicos flexibles con anillos anchos de las manguera de las ducha, había algo parpadeante, algo que emitía pulsos sobre los maletines, un luz pequeña, como las luces del estéreo, rojas … sé que a veces intercambiaban frases y no llegué a entender el idioma, no era italiano.

Cuando hablaban se cubrían la boca con su mano derecha, … si … nunca volvieron la cabeza, ni siquiera cuando hablaban entre sí. Eran altos, si … mmhm … caminaban de manera extraña y hablaban poco. Las frases eran cortas, bruscas pero la lengua era … mmhm … no tenía acentos ásperos, sí, era bastante agradable y melodiosa, pero hablaban rápidamente.

C : Este idioma ¿Podría ser el inglés?

V : ¡No!

C : ¿Podría ser una lengua que de alguna manera podrías haber oído en otro lugar?

V : Tenía muchas … mhm … no estoy muy seguro … tal vez podría ser Francés … tal vez …

C : ¿Y cómo eran los seres que iban delante tuyo?

V : No lo sé [Valerio levanta su brazo derecho] … si, eran más altos que los otros [Valerio experimenta temblores en el diván] más altos, más delgados. Tenía uno a cada lado, sosteniendo mi brazo, pero no me sujetaban con firmeza, era altos y delgados, piel pálida, más que la mía, si, simplemente pálida, su cabello era largo … tenían un olor extraño y desagradable y el cabello parecía lacio, mustio, como si estuviera sucio y mal cuidado, pero al mismo tiempo, eran largos y estaban bien peinados, eran pocos y no eran muy gruesos, aunque eran largos. Parecía sintético, falso y me recordaba al pelo de las muñecas de mi hermana. También me recordó al sedal de las cañas de pescar, al hilo ese, si.

C : ¿Cuántos dedos tenían estos seres?

V : Cinco, ¡Si!

C : Ahora recorres este pasillo.

V : ¡No! [Valerio levanta el brazo] … Si, … sí.

C : Y te detienes delante de una puerta, como la que ya has descrito.

V : Sí.

C : Y ahora, ¿Qué pasa?

V : La puerta, no … no es una puerta … … me recuerda más … cuando se abre es gruesa, ¡Sí! Me recuerda a los ojos de buey, no a las puertas o de los barcos o los submarinos, pero es suave y se abre con un silbido. Los dos hombres que tenía a los lados me han acompañado dentro, y los otros permanecen fuera y continúan intercambiando frases. Parece haber un tono interrogativo, como si se preguntaran unos a otros, si, preguntas.
Los otros se vuelven como si estuvieran esperando una respuesta, de algo que los otros que se quedaron fuera tuvieran que decir. Pero los que están fuera no dicen nada, solo asienten. La puerta se cierra y hacen que me siente y luego, siempre dentro de la sala, abren otra puerta y se van. Sí, se han ido, sí.

C : Y ahora, ¿Qué pasa?

V : No pasa nada, [Valerio levanta el brazo] … mmhm … no, hay un … siento una especie de silbido, como la cámara de un neumático que se desinfla, y después de un rato siento un … [Valerio respira profundamente varias veces] un olor extraño, desagradable, … mmhm … mmhm … ya he sentido esto antes, estoy seguro, es una mezcla, parece como fruta, cítricos quizá limones o naranjas mezclados con alcohol, alcanfor: un olor acre penetrante y muy agudo. Comienza a darme vueltas la cabeza, no mucho al principio y luego más …

C : ¿Está sólo en la habitación?

V : Sí.

C : ¿Siempre estás solo?

V : No.

C : ¿Quién entra?

V : Entran hombres altos que han salido de una especie, parece una puerta-escotilla en el lado derecho de la pared delante de mí. Vienen y tienen una especie de bandeja en la mano.

C : ¿Qué hay en la bandeja?

V : [Valerio hace caso omiso de la pregunta] La bandeja, la apoyan en una repisa junto a mí, no muy cerca, pero lo suficientemente cerca de donde estoy. Estaba semi acostado en … podría ser una cama pero no se parecía mucho. Era el doble de ancha de lo normal pero era un poco más corta, una cama de dos plazas pero más corta. Me faltaban veinte centímetros para tocar el otro lado, yo estaba a un lado. Intenté levantarme pero estaba cansado. Apoyaron la bandeja en una especie de estante de metal, que salía de la pared. Me miraron durante un momento e intenté sentarme, .. mmhm … me daba vueltas la cabeza, si, pude verlos … ¡No vi nada más, no vi nada más! [Valerio explota asustado levantando repentinamente el brazo derecho] … ¡Oh, Dios mío! … mhmm … ¡No he visto! … tengo miedo, de lo que tienen en la bandeja … algunas cosas no las he visto nunca [En un tono de llanto], mientras que otras sí .. . no puedo levantarme … [La respiración se vuelve desasosegada, Valerio jadea y se revuelve sobre el diván, casi como si quisiera escapar de sus recuerdos].

C : No tengas miedo.

V : He visto cómo hacen para salir, pero no puede levantarse [El tono es siempre agitado] ¡Quiero irme! ¡Pero no sé a dónde ir!

C : ¿Qué hay en la bandeja, mira en la bandeja?

V : No ¡No hay nada! ¡No hay nada! [Valerio, visiblemente excitado, levanta su brazo derecho] … No … sí … ah … sí. [En todo quejumbroso muy y desesperado). Hay algunos objetos que se parecen a los cepillos de metal y otros estoy seguro de que eran unas tijeras cortas, hay que decir, la hoja de la tijera era corta pero el mango era largo. Luego habían otros tipo de bisturí, de forma extraña, tenían … ¡Oh, Dios mío! … se parecen a bisturís, a cuchillas, son más largas, más grandes … tienen siempre la empuñadura de metal, anatómica y ésta es muy corta y me parece que diseñada para … tenía tres acanaladuras en el mango. Parecía adaptada para una mano más pequeña y con sólo cuatro dedos.
He visto cómo bandejas redondas … parecían de aluminio, no eran profundas, se parecían a las tapas de los frascos de mermelada, pero suaves, sin color con símbolos encima, sobre el borde exterior. Luego había otras plumas —estilográficas, bolígrafos— cortas y anchas. Parecían, no sé … parecían cápsulas. Vi un conjunto de pinzas. Algunos se parecían a las pinzas para las pestañas, otras parecían más grandes, las utilizados para los cubitos de hielo, para poner en las copas en los bares, había un juego de diferentes tamaños.
Había, … parecía la pistola de un compresor y cuerdas metálicas enrolladas de diferentes espesores y tal vez de longitud, algunas cajas rectangulares y con bordes biselados cerrados, también con símbolos, y luego había dos objetos más grandes a los lados de esta bandeja … eran … parecían de plexiglás, de plástico, blanco.

C : ¿Qué han hecho con estos elementos colocados en la bandeja?

V : Los he mirado … los he mirado durante un buen rato; ellos me miraban, yo … pensé que me querían cortar y observaba cuidadosamente la bandeja y quería ver lo que cogían … tenía la esperanza de que no fueran los objetos que había reconocido … las cuchillas [Con voz débil. Aquí Valerio tiene el temor evidente de que le sometan a una de las muchas cirugías que ya ha sufrido en el pasado y se puede ver que existe ese miedo patente hacia estas operaciones. Aunque no son dolorosas, no son agradables y el ser humano sometido a la fuerza a este tratamiento anhelaría de buen grado poder evitarlo. Por lo tanto, el “tratamiento” se realiza, muy a su pesar y en contra de su voluntad —N.d.A.).
No hicieron nada [Valerio alza el brazo en tono lloroso] si, … han cogido, han cogido … la pistola de aluminio, han cogido un tubo de metal, también han cogido una pluma —apariencia de estilográfica o bolígrafo―, parecían una pluma más corta y más gruesa … era un cilindro de metal abombado, se parecía a los estuches de los cigarros puros. Se curvaba hacia ambos lados y parecía tener una serie de pequeñas lucecitas alrededor de los dos extremos … las lucecitas giraban.
Lo abrieron … no, uno de ellos lo ha abierto mientras que otro sostenía la manguera y la pistola y encajaron el tubo en un extremo de la pistola. El otro extremo está unido a una pequeña caja que tiene en el cinturón. En cambio, el otro más cercano de mí ha abierto el cilindrito y estaba dentro de un segundo recipiente de vidrio y en el interior había un líquido, parecía de color rosa claro. El lo ha insertado en una abertura de la pistola. Luego el otro se acercó a mi y me apoyó la pistola contra el cuello, en el lado derecho del cuello. ¡No recuerdo nada más! De súbito me entraron nauseas y … y … nada más … mmhm.

C : ¿Han devuelto después esos objetos a su sitio?

V : No estaban … se habían ido … no estaba el estante [Valerio no puede recordar que ha sucedió tras la inyección que se le ha aplicado porque ha perdido el conocimiento ―N.d.A.].

C : ¿Había alguien más en la sala?

V : ¡No!, ¡no!, ¡no!, [Levantando el brazo] …

C : ¿Quien era?

V : [Valerio se revuelve en el diván].

C : Ya has descrito anteriormente esta escena.

V : No, nunca no, … si, si

C : Entonces, ¿Quién estaba allí?

V : … Una mujer … no, una chica.

C : ¿Qué hacía?

V : … [Pausa] … Me miraba … estaba sentada sobre un estante más bajo, al lado izquierdo de este tipo de cama. Estaba sentada y me miraba y nunca parpadeaba los ojos: parecía falsa, tenía las manos recogidas entre las piernas y me miraba con la cabeza ahora inclinada hacia un lado ahora inclinada hacia el otro. Era … parecía curiosa y respiraba muy rápidamente … Me miraba y eso es todo … no, mhm … mhm … ¡Tengo un mal sabor de boca, amargo! Siento todo el lado izquierdo del cuerpo entumecido y yo estaba de lado, al lado izquierdo; no sé cuánto tiempo estuve allí, sin embargo, ya no tenía más frío, de hecho, parecía que la temperatura había subido. Cuando abro los ojos, estoy sudando un poco y tengo la boca amarga y siento una picadura, como si me hubiera picado un mosquito, no más de uno, en el cuello, al lado derecho, me rasco, pero no siento ninguna picadura.
Miro a esta persona, esta chica y de repente no consigo enfocarla claramente, luego, la veo bien, ella me mira, si, me mira, si. Está sentada con las manos juntas, con las manos casi a modo de plegaria y están bajas, entre las piernas. Respira rápidamente, como si acabara de correr … no, es un tipo de respiración diferente … respira velozmente, pero no parece jadeante. Me mira, parece … es extraño … no tiene las características normales, pero tengo la sensación de que muestra una mezcla de curiosidad y vergüenza al mirarme. Yo también.
Luego, con la mano derecha … me saluda … sí … me saluda, hace un gesto con la mano. Trato de hacer lo mismo y apenas puedo por el cansancio … y … cuando lo hago, me ve, … me mira, … tira la cabeza hacia atrás como … no sé cómo explicarlo, parece sorprendida que haya respondido al saludo … entonces se levanta lentamente, gira alrededor de la cama y, viene a mi al lado derecho de la cama, me hace señas con las manos: lleva la mano hacia mí, como si quisiera mostrarme las uñas, a continuación, gira las manos y me muestran las palmas, a continuación, lleva las palmas hacia ella, mostrándolas constantemente.
Luego va hacia el otro lado, deslizándose a la izquierda. Se abre como un panel de vidrio, pero allí sólo hay otro de metal, si extraño … a mi me parece metal, y luego vuelve a mí, delante del borde de la cama y se sienta ahí, sí [Valerio levanta el brazo derecho] ¡No! ¡No! ¡No! [Con un hilo de voz] … [Pausa] …

C : ¿Y ahora qué hace?

V : … No hace nada [Valerio levanta el brazo] no, … ella viene a mí, hacia el lado derecho y saca una especie de caja, y allí hay dos … ¡Dos monedas! Gris oscuro, de mayor diámetro y más gruesas, idénticas entre sí. Me volví hacia ella, no sin dificultad, el brazo izquierdo que apenas puedo moverlo, y el brazo derecho un poco, pero siento que poco a poco recobra un poco de sensibilidad. Me pone estos dos discos en las sienes una a cada lado … entonces me cepilla el pelo de la frente. No de manera ruda, aunque no dice una palabra. Estos dos discos, como una moneda, no sé como pero es cómo si tuvieran dos ventosas, aunque no las he visto, porque están adheridas a la piel sin necesidad de ventosas, no las tenían, me las ha apoyado y eso ha sido todo.
Después de un tiempo, tal vez un minuto recobro la sensibilidad en todo el cuerpo, pero tengo … … tengo una sensación de vértigo sí, sí, tengo sensibilidad en todo el cuerpo, pero si pruebo a levantarme me parece que me caeré. Lo he intentado varias veces, he intentado aferrarme a ella … se ha echado atrás.
Me siento mareado, entonces ella se me acerca de nuevo, me los quita y los pone de nuevo en su caja, una cajita de cinturón. Ahora ya no respira con dificultad y vuelve a sentarse. Se pone en la misma posición … sí.
No puedo ponerme de lado pero puedo girar la cabeza … Siento de nuevo este silbido y poco después este olor desagradable, agudo y me recuerda a un hospital y los olores que se sienten en las salas de operaciones, en las clínicas. El silbido se detiene casi inmediatamente y el olor no es tan intenso como la primera vez [Parece que se introduce alguna sustancia alucinógena en la habitación a través de un circuito neumático. Cuando Valerio escucha el silbido, inmediatamente después nota el olor desagradable y entonces pierde algo de sensibilidad. Del resto, el comportamiento del alienígena, está decididamente en línea con todo lo que sucede; de hecho, la alienígena agita una mano delante de la cara de Valerio, como si quisiera identificar el grado de estado de vigilia y se da cuenta que Valerio todavía tiene capacidad de respuesta. Todo esto la sorprende y echa hacia atrás la cabeza con un gesto de asombro … parece decir «Pero, ¿Cómo es que todavía no está aturdido en el punto correcto?» … y aquí, al poco, se levanta, se va a un panel en la pared y maniobra algo, poco después un segundo agente químico inunda la sala. Pero Valerio debe estar despierto, incapaz de moverse, pero con algunas de sus funciones bien activas;.. pronto veremos por qué].
Ella está inmóvil … no me duermo, … para decir la verdad, no puedo … no sé cómo explicarlo … me parece que llevo allí tanto tiempo … … No puedo ponerme de lado, la cabeza sí. En un momento dado, ella extrae un objeto muy pequeño de otra cajita del cinturón y se lo come, se veía como una píldora, era oscura, muy pequeña, no sé decir qué podría ser. Toma este objeto de un modo muy curioso. Lo toma con todos los dedos cerrados en cono, como si fuera más grande de lo normal, y … se lo lleva a la boca … sí lo come. Creo que se traga algo, no la he visto masticar.
Luego vuelve a la misma posición, con las manos en medio de sus piernas, podría mostrar la posición, la postura, si … mmhm … y después de un tiempo comienza a respirar de nuevo rápidamente, sí, entonces se levanta, si se levanta .. . [Pausa].

C: ¿Viene hacia tí?

V : ¡No!, ¡No! ¡Ajá!, sí, sí, viene hacia mí [En tono preocupado] y se sienta en el lado izquierdo de este camastro, que, hablando con propiedad, no se parece a una cama de verdad. Se sienta.

C : Y, ¿Qué hace?

V : No hace nada, ¡No hace absolutamente ¡nada! [Valerio toma un tono perentorio pero el brazo derecho se levanta igualmente inexorable] … no lo sé, no lo sé …

C : ¿Mira bien?

V : No, no puedo.

C : ¿Ella te toca?

V : ¡No! [Levanta su brazo] … sí, me toca, me toca.

C : ¿Dónde te toca?

V : Primero las manos, la mano izquierda.

C : ¿Y después?

V : A continuación, se levanta … acariciando mi brazo, luego … mmhm … me pasa un dedo por una mejilla, mhm … y luego … bueno, ¡Yo no quiero!

C : Pero, ¿Ella continua?

V : ¡Yo no quiero, no quiero hacerlo!

C : ¿Qué es lo que no quieres hacer?

V : [Aquí la pausa es muy larga, Valerio no quiere decir que ha sucedido].

C : ¿Qué has hecho, en contra de su voluntad, con ¡esta chica!?

V : [Pausa] … mhm mhm … me miraba con curiosidad, un poco avergonzada, acariciaba varios puntos y no dejaba de mirarme y sin cerrar nunca los ojos.

C : ¿Te excitó sexualmente?

V : Yo no quería …

C : Pero ¿Fuiste excitado sexualmente?

V : ¡No! [Valerio levanta el brazo] … Sí, sí [Con voz llorosa].

C : ¿Y cuando te ha excitado? (Valerio tose repetidamente y respira con dificultad, lo tranquilizo y le digo que mire el televisor y describa lo que ve, como si le hubiera sucedido a otro … pasan unos segundos en los que tengo que tranquilizar a Valerio).

V : Tengo miedo … mmhm me parecía que su respiración era así de rápida debido a la excitación, pero no estoy seguro. Sé que me acarició en más puntos y me pareció que casi iba a tientas y luego … ha hablado.

C : ¿Qué ha dicho?

V : No he entendido nada. Dijo unas pocas frases o palabras, si es que se puede llamar así. Sin lugar a dudas que hablaba, pero no sabía lo que decía. Eran sonidos muy … nasales y guturales al mismo tiempo y no dijo nada que me hiciese recordar algo y … mhm … lo ha dicho con una voz muy sutil, no me parecía amenazante, pero después me ha espantado porque … ¡Ella se me echó encima! Y luego se movía, se movía de tal manera que me daba miedo, de manera muy extraña, parecía un animal. Es como si se hubiera desatado, y yo no podía moverme. Y no podía hacer nada. De vez en cuando decía algo y yo no entendía.

C : ¿Estaba vestida o desnuda?

V : Estaba vestida pero no, … en las partes íntimas … parecía que había una abertura, no lo sé, no me acuerdo.

C : ¿Habéis hecho el amor?

V : No … sí, sí lo ha hecho ella, yo no.

C : ¿Cuánto tiempo ha durado esta operación?

V : Poco, muy poco.

C : ¿Has tenido una eyaculación?

V : Tres. Y ha durado poco.

C : Y entonces, ¿Qué pasó después?

V : Se ha ido, se bajó de la cama se dio la vuelta y se fue.

C : ¿Estaba ella encima tuyo?.

V : Sí.

C : ¿Podías verle la cara.

V : Sí.

C : ¿Se giró en algún momento?

V : No.

C : Y luego de irse, ¿Te quedas solo en la habitación?

V : Sí.

C : Y después, ¿Que pasó?

V : … [Pausa] … … entraron … los que me parecía que eran las mismas personas que antes estaban fuera con el cabello largo y claro. Llevaban siempre una bandeja.

Esta sesión terminó aquí.

Valerio había prácticamente pasado por el cedazo con las palabras más cristalinas posibles todo lo que le había sucedido en los años cincuenta a Antonio Villas Boas, agricultor brasileño que había sufrido durante mucho tiempo y sin sospecharlo, exactamente la misma experiencia. Pero esta fue la experiencia de muchos otros secuestrados varones, que como Valerio, no eran en absoluto conscientes. Se tenía que concluir sin la menor sombra de duda que muchos secuestrados habían descrito la misma experiencia y esto aún podría explicarse, una vez más, con los hechos, difícilmente refutables, ¡Que la experiencia en cuestión había sido Genuina!.

En todo esta experiencia fue interesante observar el comportamiento extremadamente humano que tiene la alienígena, que probablemente también tiene que lidiar, de mal grado, y enfrentarse a esta experiencia sexual que más bien parece muy en contra de su voluntad y en todo caso parece confinada a solventar, quizá, problemas de orden meramente reproductivos. Es interesante observar cómo la alienígena, antes de la relación sexual con Valerio, se droga o en cualquier caso toma el fármaco de una manera muy específica. Es una pequeña píldora pero no solo no se mastica o se traga, sino casi se inhala previamente, y para no perder ni un átomo, aquí son las manos de la alienígena las que toman la posición de embudo, como si se tratara de una deliciosa “esnifada” terrestre.

¿Todo demasiado humano? Seguramente sí, para los ufófilos de turno pero en este sentido hay que recordar su actitud fuertemente escéptica hacia todo lo que es alieno. Si se describe al alienígena como igual a nosotros, éstos nos dicen que es demasiado similar para ser verdad, pero si se describe muy diferente a nosotros entonces dicen que es un producto de nuestra fantasía. Pero, ¿Cómo harán estos escépticos para saber cómo son los alienígenas? Es algo que los investigadores serios sobre el problema se lo vienen preguntado ¡Desde que eran críos!

¿Y qué decir de los seres vestidos como nosotros, de negro, iguales a nosotros, que hablan, quizá, francés y parecen hablar con la mano delante de la boca, tal vez para ocultar un micrófono o alguna otra cosa? Por qué están presentes en todos los informes de otros abducidos?

Pero la última palabra todavía pertenecía a Valerio que aún no lo había dicho todo. Nosotros, por nuestra parte, pensábamos que la última hipnosis sería la concluyente y sería una mera formalidad —de cierre. Valerio tenía que describir como salió de la máquina y como concluía su última experiencia de “abducción”; parecía que el “grueso” de la historia había sido “extraído”.

Pero nos equivocamos ¡de nuevo!


 

Prof. Corrado Malanga

LOS OVNIS EN LA MENTE, Cap. XV

divendres, 3/08/2018

Capítulo 15

Derribamos el muro de los recuerdos

Valerio pasaba un momento difícil : por un lado, sabía que estaba diciendo cosas, pero por el otro no sabe lo que estaba diciendo y esto estaba empezando a preocuparle. Por otro lado todavía no le había contado todo y hasta se había estimado que era un riesgo para su psique que todavía podríamos seguir para mantenerlo en la ignorancia de la magnitud de sus recuerdos. Nos lo han dicho los críticos habituales para decirnos definitivamente, que según ellos, habíamos hecho mal.

Pero una cosa es trabajar en estas cosas como lo hacemos en la CUN, y otra cosa es escuchar las críticas de aquellos que nunca han experimentado con nuestras experiencias. Estos son a menudo cientificista, los componentes CICAP (Comité de Control de lo paranormal) que quieren meterse sin competencia.

De hecho todavía tengo que entender lo que hace el paranormal con los fenómenos Ovni, y todavía tengo que averiguar cómo podemos controlar lo paranormal.

El hecho de que haya un comité de seguimiento de lo paranormal parece aceptar que lo paranormal existe realmente (algo en lo que no creo en lo más mínimo).

Lo paranormal y el fenómeno de los Ovnis no tienen nada que ver entre sí, son dos cosas completamente separadas, uniformes, diferentes, como el calor y el color : dos fuentes de energía relacionables debidas pero a dos activadores diferentes.

Quiero señalar aquí que lo paranormal no existe, ya que es absolutamente normal. Estos son puntos de vista, pero todo lo que sigue las leyes del universo (y no de la física humana, por supuesto), se considera normal, mientras que cualquier cosa que no sigue las leyes del universo no es paranormal, sino simplemente no existe. Así que no hay milagros por la sencilla razón de que ¡no puede ser! Sin embargo, hay fenómenos físicos desconocidos y difíciles de interpretar a los que los instrumentistas religiosas dan el nombre de milagros, y los pseudo-físicos les dan el nombre de creencias populares. En realidad tales fenómenos físicos existen independientemente de la religión y de la física del hombre.

Por desgracia nos encontramos con Valerio frente a realidades muy diferentes.

Ahora estábamos pronto en la enésima sesión de hipnosis pero esta vez hemos introducido una novedad que es ir al grano. Abría estudiado con Moretti una técnica para evitar Valerio dejera mentiras y por el contrario fomentarle a decir siempre la verdad, pero siguiendo las primeras etapas de esta hipnosis y se darán cuenta por sí mismos lo que se va a hacer …

M : Le comunico dos órdenes hipnóticas que se olvide totalmente incluso si son totalmente eficaces (Moretti se vuelve a Valerio); la primera óden es esta “automáticamente si tuviera que decir algo que no coincide con el contenido de su memoria, si existe una diferencia entre lo que tiene en su memoria y lo que usted dice, si habrá diferencia el brazo derecho se alzará inevitablemente de forma automática”.

La seguna órden : “retornando a la óden hipnótica de la última sesión, esta vez le será mucho más fácil superar sus bloqueos de memoria.”

Ahora olvídese de estas órdenes y descienda en el sueño más profundo … más profundo …

(Además de haber solicitado a Valerio que recuerda con mayor claridad, se ha introducido la orden hipnótica sobre el movimiento del brazo derecho. De hecho este movimiento, hay que recordar a los novatos de la hipnosis, aparece en Valerio completamente independiente de la voluntad del subconsciente, pero se ve limitada por la del inconsciente, es decir, esa parte de nosotros incapaz de mentir, ya que no sabe el valor de las mentiras. no sabíamos en qué medida el sistema funcionaría, pero todos estábamos ansiosos por descubrirlo) duerma, duerma profundamente … quiero que llega a la misma profundidad del sueño que se tiene en el medio de la noche cuando termine de contar hasta diez …

(Moretti cuenta lentamente del uno al diez, los momentos parecen no tener fin …). A partir de este momento responderá a la voz que le hable de una forma sencilla y natural, y de acuerdo con las reglas que fueron establecidas previamente.

C : ¿Valerio me oye?

V : Si.

C : Ahora voy a pedir que en un momento recuerde un episodio de su vida, voy a hacer a mi manera revisar como en un monitor de TV toda su vida hacia atrás, como si todo hubiera sido grabado en una cinta de televisión, pero volvería a gran velocidad.

Voy a pedirle que pare la cinta de televisión en el mismo momento en el que se vio por última vez con los seres que ha descrito … cuando diga YA, esta cinta fluirá rápido, rápido, rápido, antes sus ojos y se parará en la escena en la que vió por última vez a esos seres extraños que se han descrito anteriormente.

Cuando se presente la escena delante de usted, y la tenga delante de usted, levantará el brazo izquierdo (el brazo izquierdo con este sistema no puede interferir con el derecho que tiene otro papel mucho más importante que desempeñar, ¡la verdadera función falsa!).

A mi voz partirá a este viaje atrás … ¡YA!

(Después de un tiempo Valerio, que se está sacudiendo de forma visible en la cama, levanta el brazo izquierdo).

Ahora con una imagen fija delante de usted es esa escena, compartimos esta videograbadora hipotética y describiremos lo que se ve delante de usted (el resultado que queremos conseguir con esta inducción hipnótica es doble : en primer lugar, queremos evitar que Valerio reaviva en primera persona, por lo que junto con toda la carga emocional, una experiencia que puede haber borrado deliberadamente de sus recuerdos por demasiado negativa : la película de maquillaje en la televisión despersonaliza la experiencia por ser una vez más como pertenecientes al mundo de la ficción; por otro lado esta vez fuimos atrás en el tiempo, desde el presente hacia atrás. De hecho no parecía Valerio recordar nada si inició a partir del último secuestro y se adelantó en el tiempo hasta nuestros días. Queríamos tentar luego esta otro dirección temporal.

¿Dónde está usted?

V : … (Pausa) … mh creo que en una especie de clínica u hospital, pero no estoy seguro … no estoy seguro de …

C : ¿Hay algo dentro de usted que le impide decir la verdad?

V : Si.

C : Bien hable de ello abiertamente, ¿qué es?

V : Creo que es un sueño …

(Valerio levanta el brazo) … no … no … (el brazo se baja).

C : Entonces ¿no es un sueño?

V : Me parece.

C : Trata de describir estos recuerdos.

V : He estado haciendo últimamente un par de sueños … no … no me molesta …

C : ¿Es el sueño de la chica?

V : Si (Valerio ha soñado con una extraña chica con poco pelo que se caracteriza por un colganteo muy por detrás de la parte delantera. Como este sueño recurrente fue compartida por muchos estadounidenses secuestrados dijeron haber conocido estas extrañas criaturas, que quería ver las cosas más claramente. Valerio no quería tratar este tema y algo le molesta, sino que también parecía que muchos de sus fobias sexuales, que serán discutidos más detalladamente a continuación, puede emerger de las memorias causadas por este sueño).

V : Me parecia extraño … (Valerio tose) casi diseñado (Valerio tose insistentemente todavía) … Hay un olor … (Valerio tiene dificultad para respirar) … mhm …

C : ¿Un olor nauseabundo?

V : Si.

C : ¿Qué es?

V : Es como si algo fuera de alcohol, pero también eléctrico al mismo tiempo, se mezcla con otras cosas, no puedo respirar, y muy intenso, me molesta.

C : Describe la habitación en la que está.

V : Esta es una … se parece a una clínica u hospital … creo que una habitación tan (Valerio levanta su brazo derecho) hay paneles metálicos se extraña es un metal pulido extraño no lo puede explicar.

C : ¿Está seguro de que se trata de una clínica?

V : Se … (el brazo se levanta) … no … sí … nnno (el brazo se baja de nuevo y nuestro sistema de control parece funcionar).

C : No es una clínica, se ve bien, con calma, ¿qué detalles de esta sala se ha notado?

V : Hay personas que van y vienen si (la voz de Valerio se rompe y no protegido).

C : ¿Cómo son estas personas?

V : Decididamente altas.

C : Descrívalas.

V : Parece que tienen lentes de contacto extrañas, son lo suficientemente alto y no parecen robustos y de constitución muscular, sin embargo, son altos.

C : ¿Qué tan altos?

V : Yo no podría, pero me recuerdan a los jugadores de baloncesto, pero mucho más ágiles.

C : Y ¿el color de su piel?

V : Blanca, si, clara, si.

C : Y ¿el pelo?

V : Es claro bastante blanco claro muy blanco, largo, no muy largo, hasta media espalda, más o menos.

C : Y las manos ¿cómo son?

V : como las mías … tienen falanges delgadas, cinco dedos, mh, si, si.

C : ¿Están vestidas de una manera determinada?

V : Es como si tuvieran trajes de neopreno, sin embargo, no parecen verse como existen sutiles de espesor, que tenían por objeto, un cinturón y tienen los relojes en ambas muñecas o algo por el estilo, sí.

C : Los ojos ¿cómo son?

V : Ojos orientales, pero parecen un poco más amplio, pero por la forma oriental. Parece tener lentes de contacto.

C : ¿Cómo son las lentes de contacto?

V : La pupila no es como la nuestra es un poco diferente se parece a una lente de contacto de hecho … sí … sí.

C : ¿Qué hacen estos seres?

V : (Valerio tiene un tiro en el sofá), algunos vienen y luego salen, veo a otros fuera que caminan en parejas o en trios y se dirigen a otras direcciones.

C : ¿Cómo es la habitación en la que hay todo este tráfico?

V : No es la de fuera, está fuera.

C : Describa a continuación, esta sala de fuera.

V : No veo bien, pero como si no hubiera ninguna ventana veo vidrio (Valerio levanta el brazo) … no hay vidrio, pero parece vidrio pero no lo es porque se convierte en oscuro, como si fuera una gran televisión, no tienen luces como si fueran pantallas de cine, a veces se vuelven oscuras, tales como paneles de metal, a veces veo gente caminando a través.

C : Y sin embargo ¿se encuentra en otra habitación?

V : Estoy en el interior.

C : ¿Qué es el interior?

V : Nada.

C : ¿Está sólo en esta sala?

V : Si (Valerio levanta el brazo) … no … no …

C : ¿Quién está con usted?

V : Una mujer … no es una chica (Valerio está incómodo).

C : ¿Cómo es esta chica?

V : Me explicó que soñaba con esta chica que tenía la piel oscura en el sueño parecía ser algo mulata (Valerio levanta el brazo) y su pelo largo y rubio y parecía nylon.

C : ¿Se ve bien?

V : Si … no (Valerio muy agitado) no sé, no sé (el brazo Valerio siempre hacia arriba).

C : ¿Era hasta?

V : No.

C : ¿Cómo era de alta?

V : Como yo.

C : ¿Tenía el pelo?

V : Si.

C : ¿Mucho?

V : Tenía la línea de implantación muy alta desde la parte frontal y los lados, parecía aplicada, no parecían el suyo pero no estaba mal. (Si Valerio hubiese visto la reconstrucción que la filmografía americana había hecho en los últimos años a través de la película Intruders se habría podido pensar que su fantasía había estado influenciada por dichos fotogramas. Por desgracia para los escépticos Valerio nunca ha oído hablar de la película en cuestión y desde que empezamos la investigación sobre él se le ha prohibido absolutamente ver o leer nada sobre el tema; el chico había sido controlado casi durante todo el día gracias a una serie de coincidencias fortuitas que nos permitieron hacerlo).

C : Y la piel ¿de qué color era?

V : Era como una chica de color (Valerio levanta el brazo) es … sin.

C : ¿Se ve bien …?

V : Era gris (en un hilo de voz) sssi.

C : Y ¿el número de dedos que tenía en sus manos?

V : Me parece que seis.

C : ¿Iba vestida?

V : … mh … que tenía una especie de monos de un color extraño, parecía a veces que se cambia el gradiente, mh tenía, ya que también se observa.

C : Y la cara de esta chica ¿cómo era?

V : No lo sé, no sé, no sé (Valerio levanta su brazo derecho).

C : ¿Fue similar a la nuestra?

V : Era como … no (Valerio levanta el brazo) … no … era como.

C : ¿Qué era distinto a la nuestra?

V : Oh Dios … sus ojos parecía dibujados y mhm mhm fueron inclinados como los orientales, pero tenían rasgos similares, hacen encima y por debajo usted … sus ojos eran muy oscuros y no tenía ningún arco iris que no tenían … que no tenían.

C : La nariz ¿cómo era?

V : Pequeña.

C : Y las orejas ¿ha visto las orejas?

V : No.

C : Y la boca ¿cómo era?

V : Delgada y muy larga.

C : ¿El pelo y de qué color era?

V : Amarillo oscuro.

C : Y ¿cómo se enteró de que era una mujer?

V : Eh … ella tenía pecho.

C : ¿Qué hacia esta chica?

V : (Valerio a esta pregunta chorrea literalmente en el sofá) no hizo nada nada nada (Valerio levanta su brazo derecho).

C : ¿Está seguro?

V : Es … nno (con un susurro, el brazo disminuye) ¡no!

C : Y ¿se mueve en la habitación y se detuvo?

V : Moverse, hacer las cosas y tocó algunas de las zonas de la pared.

C : ¿Y después?

V : Y entonces ella salia ¡si!, ¡si!, ¡si! (Valerio vuelve a alzar su brazo derecho) no.

C : Y antes de salir ¿qué hizo?, ¿le dijo algo?

V : No (el brazo de Valerio está siempre hacia arriba).

C : ¿Estaba vestido o no?

V : No sé (Valerio siempre ha levantado el brazo).

C : ¿Cómo se encuentra usted está en esta sala, lo ha traido alguien?

V : Si.

C : ¿Quién le acompaña?

V : Señores … sí.

C : ¿Cómo eran estas personas y cómo lo hicieron?

V : No sé (el brazo señala sin descanso la mentira).

C : Antes de ponerlo en esta habitación donde estaba?

V : No me gusta estaba fuera.

C : Pero antes de entrar en esta sala, ¿estaba fuera y hacía alguna cosa?

V : He caminado por un pasillo, me han acompañado.

C : ¿Cómo es el pasillo, el suelo es frío?

V : Si mucho.

C: ¿Va descalzo? … (Valerio en otra hipnosis rumorea estar descalzo) … porque se había quitado los zapatos.

V : No los tenía.

C : ¿Se los había quitado otro?

V : No.

C : ¿Lo llevaron a a otra habitación? (insisto).

V : No los tenía.

C : ¿Fue largo de este corredor?

V : Era de duración muy larga, pero no era recto era una curva muy amplia, que era casi en línea recta, pero me di cuenta por la parte inferior.

C : ¿Había tanta gente en el pasillo?

V : Cuando pasé no.

C : ¿Y después?

V : Alguien.

C : ¿De dónde?

V : Creo que desde otras habitaciones.

C : ¿Todas las habitaciones estaban a un lado del corredor?

V : No estaban incluso en frente.

C : ¿El corredor giró a la derecha o a la izquierda? y las habitaciones ¿estaban en la derecha, izquierda o en ambos lados? (estas preguntas pueden parecer innecesarias y sin sentido pero desee comprobar cómo la historia de Valerio no es similar a la historia de los secuestrados restantes).

V : En ambos lados.

C : Los señores que le acompañaban ¿cómo eran? ¿los había visto antes? (en este punto Valerio dice cosas que si se verificaran serían de suma gravedad : primero confuso pero luego cada vez más claramente aparecen los matices de una escalofriante verdad).

V : En la película.

C : ¿Qué película?

V : Una gran cantidad de películas.

C : ¿Por ejemplo?

V : Recuerdo una película llamada 0cchi dalle stelle, había gente en trajes con gafas oscuras y luego, tuve un sueño como ese (Valerio ahora recuerda un sueño que ya había descrito en el que algunos de los personajes que él asocia con agentes servicios secretos hizo algo con las maletas y todo, pero de una manera muy confusa, era vinculado a su historia) fue en un aeropuerto y esperó con C.V. y su esposa, que me presentó a las personas que corresponden a esas personas vistas en trajes en el pasillo … lo hice ¡muchas veces este sueño!

C : Pero ¿cuando caminaba en este corredor con estas personas era un sueño?

V : Él (levanta su brazo) … no es … ssi … no, ¡no era un sueño!

C : ¿Qué edad tenía?

V : mhm … casi diecisiete.

C : ¿Quién le trajo aquí, a este lugar?

V : Ya estaba.

C : ¿Lo vió desde el exterior de este lugar?

V : ¡No!

C : Y antes de ir allí, ¿dónde estaba, justo antes de encontrar allí?

V : No lo sé.

C : ¿Estaba dormido en casa?, ¿fuera era de día o de noche?

V : Era de noche.

C : ¿Qué hora era?

V: Era de noche.

C : Y ¿fuera qué era? ¿reconoce cualquier cosa del paisaje?

V : ¡No! … si …

C : ¿Reconoce?

V : mhm … veo los edificios allí nublado y hay luna, no es plena, pero cerca, hay algunas extrañas nubes y la luna es extraña si.

C : ¿Está en un sitio que conoce?

V : El palacio que tengo delante.

C : Y ¿qué efidicio está mirando?

V : No lo estoy mirando.

C : Y ¿luego qué pasa? … ¿cualquier ser en particular?

V : (Valerio tiene un tiro en el sofá) no, no, no, (y levanta el brazo derecho).

C : Son cosas que ya ha descrito, alguien le ayudó a ir en este estraño corredor ¿dónde está?

V : Ya estaba.

C : ¿Alguien lo trajo aquí, entonces?

V : No lo sé.

C : ¿Tal vez sus amigos?

V : No son mis amigos.

C : ¿Por qué no son tus amigos?

V : No lo sé …

C : ¿Cómo son pues tus no amigos? ¿los ha visto en otro momento?

V : Si, si.

C : ¿Cuando los vio?

V : Yo los he visto varias veces pero esta mh estaban allí … incluso que, como usted, gente como usted …

C : ¿Cómo eran estos seres, como nosotros?

V : Cómo la gente de negocios políticos, con camisa, corbata y gafas oscuras (Valerio aquí, finalmente, da rienda suelta a la descripción de seres como nosotros, dice, son ellos los que han dado a distancia incluso sus fantasías oníricas, solamente que las cosas son diferentes, Valerio realmente vive lo que dice o más bien lo que realmente ha vivido), aunque no había mucho que iluminar.

C : ¿Y dónde estabas?

V : ¡Con ellos!

C : ¿Dónde?

V : En el pasillo, uno que se curvaba hacia la izquierda.

C : Gente vestida igual que nosotros, por lo tanto.

V : Si … si … dos.

C : ¿Qué idioma hablaban?

V : Definitivamente no italiano.

C : ¿Hablaban normalmente?

V : No.

C : Sé más específico.

V : Se cubrían la boca al hablar, con la mano.

C : ¿Por qué?

V : No lo sé.

C : Y ¿sólo había dos de ellos?

V : Sí, por detrás …

C : Mientras que el otro.

V : Próximo.

C : Y en cambio ¿los seres rubios?

V : Próximo.

C : ¿Estas eran sólo las criaturas que estaban allí?

V : Los he acompañado.

C : Y para llegar a este lugar, que ha estado acompañado ¿por quién?

V : No lo sé.

C : ¿De los seres que ya había visto en otro momento?

V : Nno (Valerio levanta el brazo) …

C : ¿Aquellos que han dicho que no son tus amigos?

C : ¿Eran altos?

V : No.

C : ¿Eran pequeños, entonces?

V : Si (con un hilo de voz).

C : Y ¿cuántos dedos tenían en las manos?

V : Algunos cuatro y otros seis … el más pequeño cuatro.

C : ¿Son ellos los que os han acompañado en este corredor?

V : … mhm …

C : Entonces, ¿quién entra estos seres … quizá vienen a prenderlo …?

V : No, no, no, (Valerio levanta el brazo y mueve sobre la mesa) si.

C : ¿Han venido a prenderle? ¿dónde lo han dejado?

V : No lo sé no lo sé …

C : ¿Cómo lo han tomado, con sólo la máquina extraña dentro de la cual ve las cosas desde lo alto?

V : No sé, no sé (Valerio levanta su brazo derecho).

C : En algún momento se encontrará dentro de este corredor y sin zapatos (trato de distraer a Valerio con otro tema).

V : Esta descalzo (esto Valerio ya lo había descrito anteriormente).

C : ¿Cuando se ha quitado los zapatos?

V : No tenía.

C : Pero ¿no lo hizo porque no estaban aún en casa?

V : Sí.

C : Y ¿qué tiene de él?

V : Nada.

C : ¿Por qué no le hizo nada?

V : Nunca duermo ¡con pijama! (finalmente Valerio dice una cosa muy importante : cuando ha sido abducido estaba en la cama durmiendo y estaba desnudo durmiendo).

C : Entonces hacía frío, sentía frío, estaba sin ropa …

V : No había un ambiente un poco frío, pero no había viento …

C : Al final de este corredor que está pasando con estos dos seres en los laterales y otros dos que parecen ser como nosotros … (Valerio me interrumpe bruscamente).

V : Son ¡como nosotros!

C : ¿Son como nosotros?

V : Si creo que sí.

C : ¿Cómo se visten estos otros dos que están detrás de usted?

V : mhm … pantalón negro, chaqueta negra, camisa blanca, gafas negras, guantes, si.

C: ¿Llevan corbata?

V : Si negra si, guantes negros, si, que tienen una especie de auricular … es en su oído, en el derecho y va a parar a su bolsillo que …

C : ¿De pelo cómo son?

V : Oscuro, negro si.

C : ¿Son jóvenes o viejos?

V : Una edad intermedia … treinta y cinco … tal vez.

C : ¿De qué altura?

V : Un metro ochenta … tal vez, tal vez son más bajos que los otros (aquellos rubio, similar a la de los jugadores de baloncesto sin fecha)

C : ¿Llevaban algo de ropa??

V : Si había, si una especie de caja de aluminio, no, tipo maletín, si, si en la mano derecha unida el asa a la muñeca con esposa … no es la propia asa pero lo parece : no tienen cadena y luego parece que tienen algo debajo de la chaqueta voluminosa si, si … no podía girarme muy bien aunque lo intentara.

C : ¿Empezó en este corredor?

V : Sí.

C : Y ¿Qué ocurre?

V : Caminando por casi la mitad del recorrido … de vez en cuando por detrás decían algo en voz baja y luego nos parábamos frente a una especie de entrada y después de un tiempo entramos … no entra nadie … entro dentro y después de unos momentos la puerta se cierra … y ¡eso es todo!

C : ¿Cómo es el lugar donde está?

V : Hay un terrible olor en el interior … parece una destilería con otros olores desagradables … mhm … no puedo ver muy bien .., mhm … veo el mal.

C : ¿Hay algunos muebles en esta habitación?

V : No, no, no es una especie de cama pegada en la pared, sin patas y sin almohada, no hay más. La longitud no es para una persona … es más larga … sí.

C : ¿Lo usa?

V : Me siento.

C : Y ahora ¿qué pasa?

V : No pasa nada, nada, ¡nada! (Valerio eleva el brazo derecho inmediatamente).

C : Y ¿cuando ve a esa chica que ha descrito anteriormente?

V : mhm … la chica la soñé varias veces (Valerio levanta el brazo).

C : ¿No hay nadie en esta habitación con usted?

V : Ahora no.

C : Pero ¿en un minuto?

V : Incluso en un momento.

C : Pasar un poco de tiempo ¿y luego?

V : No lo veo bien y también me siento mareado y, esto es un olor muy molesto … tengo por fuerza que acostarse.

C : Y ahora que ya está dispuesto qué sucede?

V : (Valerio tiene otro tiro en el sofá), … mhm … me tiro hacia … ella mira de cerca …

C : Y ¿la mira?.

V : Cierto.

C : ¿Cómo es?

V : mhm y mhm parece una chica negra (Valerio levanta el brazo), pero también parece una especie de oriental.

C : Dijo hace un momento que tenía la piel gris.

V : No … Si, si.

C : Y ¿qué hace con esta chica con la piel gris?

V : No hago nada, sólo la mira, no hago nada, no hice nada, no hice nada (Valerio levanta su brazo derecho).

C : No se preocupe relájese (Valerio continúa diciendo que él no hizo nada y pueda desplazarse fácilmente por la mesa. Aquí entramos en una fase muy delicada de la hipnosis, de hecho, la historia de los secuestrados muestra cómo muchos hombres terrestres en este momento tienen, en contra de su voluntad, una relación sexual con algo ajeno o considerado como tal. Los informes de historia sobre el caso de un agricultor del estado de Minas Gerais en Brasil, que en 1956 fue describiendo algo muy similar a lo Valerio está diciendo. En la historia de Antonio hay pasillo con puertas en ambos lados, los hombres altos y rubios parecen ser sirvientes de la operación, el pequeño extraterrestre, con una tez de oliva, el olor acre en la habitación donde se coloca el hecho, de que la cama de la pared, el tipo de paredes y puertas … bien descrito, teniendo en cuenta que Valerio no sabe la historia de Antonio Villasboas parece haber tenido la misma experiencia n.d.a.).

C : Entonces estaba un poco allí con esta chica y lo ha mirado; y luego, después de que la ha mirado … ¿qué pasó?

V : Sale de la habitación (Valerio levanta el brazo) me quedo dormido y basta!

C : Ahora a dormir Valerio, dormir tranquilamente y profundamente, repose tranquilamente …

(Pasan unos momentos y cedo a Moretti la tarea de cerrar la secuencia de la hipnosis con todas las órdenes post-hipnóticas del caso, incluyendo la de no recordar nada y recordar mejor la próxima vez todos estos eventos.

Esta vez habíamos ¡acertado!

Valerio finalmente habló de la cosa más escabrosa que le había pasado … fue la última vez efectiva que había tenido un comtacto con estos estraños seres.

Terrible noticia había salido a la luz :

1) El bestiario se incrementó con seres altos con cinco dedos, criaturas hechas como nosotros y vestidas de negro que estaban adicional a las criaturas descritas por muchos abducidos : una gris rubia con seis dedos ¡hembra! Hay que destacar en este punto que Valerio muestra, en la vida real, una extraña pasión por las chicas orientales y creemos que esta pasión se debe a una cierta memoria que de alguna manera se une esta historia a algún tipo de relación que la criatura gris con seis dedos las mujeres tenían con el mismo Valerio.

¿Y quiénes son los seres de negro vistos por Valerio? ¿quienes aquellos para entenderse con el maletín y el auricular en el oido según Valerio? ¿quienes aquellos que son como nosotros?

¿En qué sitio realmente estamos? … ¿en cualquier astronave dispersa en el espacio o aterrizada en cualquier zona desértica de la Tierra? (recuerde que Antonio Villasboas cuenta cómo fue tomada mientras araba su campo en la noche, ya que durante el día el calor era prohibitivo para determinados puestos de trabajo. El tractor se detiene, una máquina voladora aterriza en el borde de su campo, entra en aquella extraña máquina, ve el pasillo curvo y, a partir de entonces, comenzó su extraña aventura erótica con la alienígena. El principal grupo de investigación que se interesa en la época del estraño caso de Antonio no puede, hasta la fecha, demostrar que el agricultor sud-americano se haya inventado una historia tan absurda, al menos en !apariencia¡).

Se convierte, por las historias de Valerio, incluso en esta aparente episodio de estricta coherencia que Valerio tiene en los sueños con la realidad que vive en la hipnosis; de hecho, los hombres vestidos de negro se asimilan de su subconsciente con los agentes de inteligencia, tal vez por su ropa o porque la filmología los describen de esa manera. Una cosa era segura … parecía que realmente existían estos hombres y que estaban entonces, en una fecha posterior, se traduce en el mundo de los sueños Valerio, en un momento en que el inconsciente dio señales al subconsciente y en un momento estas señales o parte de esas podrían seguir la misma barrera subconsciente, cual controlador de toda la operación.

En este aspecto muy importante de la cuestión tuvimos por fuerza que volver. De hecho, fue esencial saber si estos hombres de negro, que sin embargo ya habían sido descritos por muchos otros secuestrados, eran ciertos.

Las implicaciones de esto serían algo de verdad, de hecho, ha sido muy serio!


Corrado Malanga


 

LOS OVNIS EN LA MENTE, Cap. XIV

dijous, 2/08/2018
Título original: GLI UFO NELLA MENTE
Autor: Corrado Malanga
Editor: Spazio Interiore
EAN: 9788897864820
ISBN: 8897864821
EAN otras ediciones: 9788845244728

Capítulo 14

Extraterrestres, recuerdos falsos y
dedos de la mano : el bestiario se complica

 

M: Ahora se va a dormir un sueño profundo, se hunde en el sueño más profundo que hay …

Estamos todos en su lugar, estamos viendo …

M : Trás un minuto exacto alcanzará el sueño más profundo que responderá con absoluta sinceridad a aquello que ha vivido sin la más mínima superficialidad el sueño a cualquiera que le haga las preguntas … pasar momentos que a veces parecen interminables, en los que parece que nada sucede, pero momentos cuando la mente de Valerio está haciendo algo … se está preparando.

C : Valerio ¿me escucha?

V : Si.

C : Bien Valerio, ahora quiero que usted con su mente volviera al episodio que ya ha dicho (esto lo digo para evitar que Valerio haga resistencia al recordar : quiero recordarle que si al final estas cosas ya se ha dicho no es el caso para oponerse a cualquier resistencia, n.d.a.).

(més…)