Carta al señor Juan Luis Cebrián

P1190872.JPG

He leído con atención su artículo en el periódico El País “Escolta, Catalunya”. He sido lector diario de El País desde su creación hasta hace un tiempo, cuando poco a poco advertí que este periódico se iba apartando, a mi modesto entender, de su espíritu fundacional.

Le agradezco de entrada que por fin haya usted reaccionado. La manifestación de Cataluña del 11 de septiembre seguramente le ha hecho reflexionar. Pero no se equivoque: los hechos vienen de lejos. Si su periódico hubiera sido más permeable a Cataluña seguramente se habría dado cuenta antes.

Plantear que la independencia es una “quimera” o una “ensoñación” es solamente un prejuicio. La realidad es que una parte creciente de Cataluña quiere ser tan independiente como España. No nos hagamos trampas al solitario.

Se equivoca usted cuando afirma que el éxito de la manifestación se debe “a la habilidad que han tenido los líderes nacionalistas para adjudicar la culpa de la crisis económica” al gobierno de España. Aunque algo pueda haber de ello, el cabreo viene de lejos, cuando no había crisis económica. Lo cierto es que Artur Mas intentó convocar una manifestación para el 11-S para favorecer el Pacto fiscal y la ola le ha pasado limpiamente por encima destrozando toda su estrategia para la legislatura y obligándole incluso a convocar nuevas elecciones. No piense, además, que los catalanes tenemos unos líderes tan buenos y potentes como para conseguir que tantos catalanes vayan a una manifestación engañados.

Usted afirma: “Sometidos a la propaganda del populismo rampante, olvidaban que su dinero (el derivado de los impuestos) no es en realidad de ellos, sino de todos”. Lo mío es mío y lo de ellos es de todos. No hace falta insultar a las voces contrarias tildándolas de “populismo rampante”, y hay una parte de razón –pequeña o grande, pero una parte– en las demandas catalanas. La mayoría del Parlamento de Cataluña ha pedido muchísimas veces la publicación de las balanzas fiscales, algo que en cualquier democracia sería inconcebible no hacer, y cuando por una vez se hizo se pudo ver que efectivamente las fuerzas políticas catalanas tenían razón. Se puede discutir si el déficit fiscal es de 16.000 millones de euros o menos, pero lo que es incomprensible es que Cataluña pierda ordinalidad en el reparto final. ¿Por qué no se ha discutido cómo arreglarlo al menos en parte? En democracia no se puede apelar a la falta de transparencia del destino de los impuestos.

No me parece tampoco coherente defender que País Vasco y Navarra tienen derecho al concierto económico porque suponen una “devolución de los fueros”. ¿En qué quedamos? Cataluña también tuvo fueros, los llamamos “Constituciones catalanas”, lo que usted no puede argumentar es que para ellos se puede hacer una excepción pero con Cataluña no porque “haría inviable el Estado mismo”. ¿Qué clase de argumento es ese? ¿No se da cuenta de que alimenta la idea de que España es una rémora para Cataluña? Menos mal que no utiliza el argumento del Tribunal Constitucional cuando afirma que el Decreto de nueva planta de 1716 es la razón por la que Cataluña no puede reclamar el concierto económico. Un gran argumento para favorecer los planteamientos de los nacionalistas más radicales y un argumento que da pábulo a la idea de que hay derechos históricos. Los muertos mandan sobre los vivos. ¡Brillante!

Utiliza una cita de Tuñón de Lara fuera de contexto y de forma desafortunada ya que parece una amenaza inquietante: “no excluye la coacción física”.

Coincido con usted en que el catalanismo hunde sus raíces en una cultura multicentenaria, ya que existe Generalitat de Catalunya desde el siglo XIII. También coincido con usted en citar a Francisco Pi i Margall como fuente de inspiración del federalismo y del progresismo español (su feudo, mi ciudad, Sabadell, de la que fue repetidamente diputado). No así en el juicio que hace de Prat de la Riba, un hombre profundamente conservador y nada federalista.

Utiliza unos términos muy duros, por ejemplo, cuando afirma que “la República Española se apresuró a cortar este conato independentista y lo recondujo hacia la aprobación de un Estatuto de Autonomía”. Es cierto que Francesc Macià proclamó la República catalana, pero no es menos cierto que de parte de la República Española se mandó ni más ni menos que a Fernando de los Ríos, a Marcel·lí Domingo y a Luis Nicolau d’Olwer para negociar una salida. Nótese que esto es como si hoy desde Madrid se mandara una delegación formada por Ignacio Escolar, Carod Rovira (biógrafo de Domingo) y Roca Junyent. No utilizaron términos como “nos hemos cepillado el Estatut” sino que con un gran conocimiento sobre la historia de Cataluña propusieron recuperar elementos de la rica tradición institucional catalana como el gobierno de la Generalitat. ¡Qué diferencia, señor Cebrián!

Cuando usted afirma que “Cataluña no ha tenido ni tiene poder político suficiente para separarse de España, y no lo hará” no se da cuenta de que estos argumentos ya no valen. No se trata de tener poder, sino de voluntad de ser. Si la mayoría de catalanes quiere separarse de España ¿cuál será la respuesta democrática?

No entiende usted lo que pasa estos días en Cataluña. El presidente de la Generalitat no quería la independencia, quería el Pacto fiscal. No se equivoque, la gran manifestación ha sido un gran tsunami que le ha obligado a rectificar. Y, claro, la escasa visión política de una clase política española incapaz de no ver lo que no quiere ver hace el resto. Ejemplo claro de lo que digo es la actitud de TVE de llevar a noticia número cinco la manifestación del 11-S. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Tampoco entiendo la expresión de que el catalanismo “amenaza con despertar a la fiera del nacionalismo español”. Este tipo de amenaza es lo que los catalanes de 50 años para abajo no están dispuestos a aceptar. Se ha acabado el miedo, señor Cebrián.

Una determinada parte de España se parece a veces a la Iglesia católica, empeñada desde siempre en hacer católicos a hostias. España parece también querer hacer españoles a hostias. ¿Y si se prueba otra forma?

No entiendo su afirmación de que el señor Mariano Rajoy ha sido prudente, señor Cebrián. Rajoy es un avestruz que en vez de arreglar un problema plantea que no hay camino de salida. Por otro lado, alabo su valentía al proponer una reforma de la Constitución, más vale tarde que nunca. Pero no ayuda en nada analizar a los manifestantes catalanes despreciándolos como productos de la “mente calenturienta”.

No sé por qué da por supuesto que una separación de Cataluña de España supondría salir de Europa, ni por qué España vetaría la reentrada de un pueblo hermano (expresión de Francesc Macià en la misma proclamación de la república de 1931) para que sufriera una “decadencia galopante”.

Quien esto le escribe ni fue a la manifestación, ni se considera nacionalista. Soy un federalista partidario de entenderse con los otros pueblos de España pero que poco a poco ha visto cómo todas las posibilidades de entendimiento se han ido desvaneciendo por la cerrazón de una clase política y mediática madrileña incapaz de entender cosas obvias. Una de ellas y principal: que Cataluña es una nación. Todos los partidos del antifranquismo catalán, TODOS, estábamos de acuerdo en eso. Hay que tener presente que los residuos franquistas en Cataluña son mucho menores que en España. Véase, por ejemplo, el peso electoral residual del PP en Cataluña.

No entiendo la miopía política de la izquierda española. Cuando se planteó la reforma del Estatuto, Pasqual Maragall no realizó una maniobra táctica, como ustedes en El País entendieron, era una gran ocasión histórica de plantear un federalismo asimétrico. Como usted sabrá, el federalismo español es asimétrico porque es librepensador. Porque surge de un principio rector pimargalliano de republicanismo liberal construido a partir del ciudadano, añadiendo además el método de “tradición pasada por el tamiz de la razón”. Si se hubiese respetado el Estatuto que salió de Cataluña, no habría pasado nada. Se habría llegado al concierto económico en quince años y toda una generación de federalistas e independentistas se hubieran dado por satisfechos. Lo laminaron primero en Madrid con una visión de murciélago y luego se aceptó la resolución de un impresentable Tribunal Constitucional que no cumplió ni sus propias normas y que dio una interpretación contraria a padres de la Constitución como Roca Junyent. Al final terminó cercenando la parte fundamental del Estatuto reformado y del anterior. Acabó humillando a todo un pueblo que lo había votado en referéndum. Por eso la gran manifestación de hace dos años. Ustedes en El País lo consideraron un tema menor desoyendo la significación de la manifestación. Pasó una gran oportunidad para la izquierda española. Faltó visión. ¿Por qué Felipe González no salió a defender el federalismo asimétrico y la reforma de la Constitución en aquellos días? Solo Santiago Carrillo entendió su significado acudiendo a la cita del Ateneo cuando se presentó el Estatuto en Madrid.

Ahora, mal que me pese, llegan tarde. Los federalistas estamos ya en franca minoría, emparedados entre el independentismo y una muralla de indiferencia en el resto de España. Nosotros hemos fracasado, pero a la izquierda española es posible que en el futuro le falte la izquierda catalana, imprescindible siempre en todos los intentos de convertir España en un país decente desde 1820.

Pienso que un demócrata tendría que decir lo mismo que Vicente del Bosque y además, en caso de establecerse un estado catalán, propondría que España votara a favor de su reingreso en la UE y establecer una rápida sucesión de acuerdos fraternales de colaboración.

Creo sinceramente que es tarde pero El País podría participar en el intento de crear un escenario federal real. Primero repensado su edición de Cataluña –¿no la podrían hacer en catalán? Hasta el conservador diario La Vanguardia les ha adelantado por la izquierda. Segundo, haciendo pedagogía de Cataluña como una nación y por tanto sujeta a la posibilidad de decidir en consulta o referéndum su futuro. Y tercero planteando qué quiere decir un estado catalán dentro de España.

No soy nadie ni represento a nadie pero aquí van unas sinceras reflexiones.

Jordi Serrano Blanquer

Historiador y ciudadano sabadellense

62 comentaris

  • Ramon

    06/10/2012 13:56

    Felicitats Jordi.
    L’has brodat.
    Molt, molt bé explicat i raonat.

  • Siscu Baiges

    06/10/2012 14:43

    Un matís: La Vanguardia no supera a El País per l’esquerra. El supera per “catalanero”!!

  • Ricard Torrell

    06/10/2012 15:40

    Molt ben dit, jordi.
    Ricard.

  • Carles Marc

    09/10/2012 20:02

    Extraordinari, Jordi!!

    Carles Marc

  • Josep Roca

    10/11/2012 22:50

    Et felicito cordialment, Jordi. Molt ben explicat.

    Josep Roca

  • Pere

    12/11/2012 22:14

    Bravo, Sr. Serrano. Ara, amb això que vostè no és ningú…

  • nicil

    14/11/2012 21:35

    La posició absurda que ha pres El País en aquest tema fa molt mal a la causa del diàleg i, passi el que passi, un dia o altre caldrà seure i parlar. Felicitats per l’article.

  • Agustí Salavert

    14/11/2012 21:37

    Excel·lent resposta Jordi. Jo fa anys també era un seguidor d’aquest diari i d’aquest director. També pensava que era un obert demòcrata que en front del desconeixement del nostre PAIS, han caigut a baix de tot. Crec que el “ribot” és un símbol que representa de forma molt simple i clara la situació que hem sofert tots els que vivim a Catalunya els últims 70 anys. Adeu “EL PAIS”…Adeusiau España….i molta sort !!!!! Segurament tots sols, sense la rèmora Catalana, viureu millor!

  • Anna M. Robert

    14/11/2012 23:07

    No us equivoqueu, en la visió d’Epaña no hi ha diferències entre el PP i el PSOE, ni entre la caverna mediàtica i la premsa progressiste, tots creuen en “Una, grande y libre”

  • Josep Maria

    15/11/2012 10:06

    Tot es inútil. Potser els equivocats durant dècades hem estat nosaltres, pensant que Espanya podía arribar a ser un país realment democràtic, amb una societat composada per ciutadans lliures, com ho es a Catalunya.
    Bé, doncs, resulta que Espanya encara només es una trista reunió de vassalls que cada quatre anys han de passar pel tràngol d’escullir nous cabdills.
    Amb aquesta mentalitat els es inconcebible que en Mas no sigui el “conducator” d’aquesta Catalunya en marxa.

  • edithsme

    15/11/2012 18:59

    Molt ben explicat i molt facil de llegir.
    M’agradat molt

  • Francesc Freixa

    16/11/2012 15:10

    Felicitats Jordi, molt pedagògic. Però piquem pedra granítica.

  • cristina maragall

    17/11/2012 10:05

    Lúcid i necessari. Gràcies.

  • bruixet

    17/11/2012 13:58

    Trobo la missiveta massa llarga. Altra cop deixem energíes pel camí dedicades a una mena de gent que no per ni un según del seu temps per donar-nos el pà i la sal, sinó que aprofiten totes les oportunitats per treuren’s el pà i l’aigua. I el malparidot de’n Cebrián, altra sàtrapa mediocre à la Bono, d’aquests bandarres que només despunten en països com Espanza segur que ni tan sol es pren la molèstia de llegir aquesta carta.

  • Miqui Mur

    18/11/2012 20:41

    Impecable resposta. Jo també sóc dels que es va anar apartant d’aquest diari, avui engolit per un fons d’inversions on apareixen bancs alemnays i multimilionaris com Soros. Cebrián ha impulsat una ERO al diari i no ha rebaixat, que se sàpiga, el seu sou de 13 milions d’euros a l’any. No es pot esperar gaire respecte als diferents, amb aquesta butxaca tan plena.

  • Jaume Pobla Doia

    20/11/2012 1:18

    Als 80’s vaig tocar el dos cap a España. Vaig anar federalista (espanyol). En tornar ho vaig fer com independentista català.
    No entenc com alguns amb la seva formació i informació els hi costa tant de veure allò que és i ha estat obvi: no hi han federalistes españols, només alguns i als PPCC.
    Santa innocència… o potser no tanta.

    PS: Serrano, en Bustos bé ?

  • fatxesnogracies

    22/11/2012 15:26

    Espanya no vol escoltar. Ja ho va explicar perfectament Joan Maragall:

    “On ets, Espanya? – No et veig enlloc.
    No sents la meva veu a’tronadora?
    No entens aquesta llengua – que et parla entre perills?
    Has desaprès d’entendre han els teus fills?
    Adéu, Espanya!”

    No veiem enlloc El País quan recullien firmes contra Catalunya i es mantenia sense renovar un tribunal constitucional ple de carques franquistes.

    Ells van triar el PP i en aqueta tria van asumir el falangisme que avans havia triat el PP.

    En aquesta tria que no ens hi contin.

    Adéu Espanya.

  • Eduard Badia Martinez

    24/11/2012 11:41

    Molt be. M’agrada molt l’argumentació!

  • ian F

    24/11/2012 12:50

    OK Jordi!
    També s’ha de dir que Espanya beneficiara també de l’independencia nostre.
    D’una part no tindran que lluitar contra nosaltres per implementar les reformes economiques.
    Peró també Espanya tindra un vei competent amb qui dialogar i unir forces contre Merkel i Brussel.les.
    Tots guanyarem amics!

  • Lluís Guxens i Galofré

    25/11/2012 20:15

    No coneixia l’article del sr. Cebrián. Et felicito pel teu, molt ben argumentat.

  • Jaume Pobla Doia

    27/11/2012 16:01

    Repeteixo:
    Serrano, en Bustos bé ?

  • Albert Sanchez Subira

    30/11/2012 20:57

    No ho havia llegit abans però es molt molt bo, felicitats Jordi i perdona que et tutegi, endavant i força per aconseguir els nostres objectius.

  • Joan Carles

    01/12/2012 1:27

    Es un molt bon article, que indica que cap federalista s’habilita fregit en la seva defensa….on es Herrera de minyona, on es Lluçà….que hablen que Àsia no matan……on es Nierga i Francino a la ser…hablen i pon ganes de acer do…..on son els de la puerta de alcala i els drets d autor……on es Serrat i el mediterrànies…..aquí els federalistes no han donat el cop de taula…..per salvar lesquerra espanyola……En fi, totalment d acord, excepte en els pocs sacrificis de lesquerra ben colló cada amb sous

  • Joan Grau Mateu

    03/12/2012 1:17

    Com va dir Unamuno als llatins ens pert l’estetica. Fotem el camp depressa abans que el tsunami ens agafi de ple i deixem de parlar amb la paret

  • Ricard_mataro

    03/12/2012 15:16

    Felicitats Jordi, ben clar i concís.

  • JOAN MATAMALA LLUNELL

    06/12/2012 13:22

    Ells volen España “Una grande y libre”.
    Sense nosaltres serà “UNA GRANDE LIEBRE”
    que es el significat de España, com tothom sap.

  • JOAN MATAMALA LLUNELL

    06/12/2012 13:24

    Ah, si, felicitats senyor Serrano!!

  • Celestí Gimeno i Broch

    08/12/2012 21:39

    Per fi ja s’han llevat la careta. Lllàstima que durant 30 anys ens ha enganyat fen creure que eren demòcrates. Cal que no oblidem que no hi ha rés més paregut a un espanyol de dretes que un espanyol d’esquerres.
    Com pot afirmar que els nostres diners sòn de tots! Jo, així també seria un defensor de la Constitució, la qual queda reduïda a una mera justificació del robatori.
    Ho tenen molt ben Montgat. Son uns trilers, sempre es queden la bola ells. Ho duen als gens.

  • Anònim E. Covard

    10/12/2012 23:26

    Escriu en esperanto? No entenc aquest llenguatge. Si vos plau en català i clar!

  • Adrià Donet

    11/12/2012 16:21

    Magnífica opinió

  • David bcn

    11/12/2012 21:46

    Molt bona rèplica, llàstima que sigui, com diuen a Castella, “dar margaritas a los cerdos”

  • Blanca

    14/12/2012 10:51

    Sr. Serrano, us deixo còpia d’un escrit del professor Martínez Celorrio, que exposa molt concisament per que no podem seguir formant part de l’Estat Espanyol….molts motius són històrics com bé sabeu.
    España pierde Cataluña, como dijo Unamuno
    Xavier Martínez Celorrio – Profesor de Sociología. Universidad de Barcelona 13/09/2012

    La Diada del 2012 marca el fin de 140 años de pactismo catalán para modernizar el Estado y hacer encajar la diversidad multicultural de España. Así de tajante es el mensaje de la masiva manifestación soberanista de Barcelona. Un clamor popular, tan ninguneado y minimizado por buena parte de la prensa madrileña como resaltado por la prensa internacional. También ciertas voces de la izquierda española culta han mostrado incomprensión, hilaridad y paternalismo posesivo contra esta demostración de fuerza del soberanismo catalán.

    Primero te ignoran, luego se ríen de ti y cuando te atacan, ganas. Con estas tres fases, el soberanismo no violento de Gandhi resumía las reacciones en contra que recibía del Imperio británico. Eran otros tiempos y otras latitudes pero el marco mental de los que se sienten superiores parece ser el mismo en todas partes y momentos.

    El catalanismo que propugnaba la solución federal de España, con Pi i Margall al frente, se remonta a la muy olvidada I República (1873), hace ahora 140 años. El sueño federal de Pi i Margall, inspirado en Proudhon y su ideario cooperativo, marca el inicio de la continua influencia catalana en la articulación institucional de la España contemporánea. Una influencia modernizadora siempre mal asumida y ninguneada por unas élites madrileñas y provinciales acomplejadas ante lo catalán, esa alteridad y némesis de la España decimonónica, de trono, sables y altar.

    Asumiendo, a la larga, la dualidad incompatible entre el alma castellana y la catalana, Miguel de Unamuno reconocía en carta a Manuel Azaña (1918): “Justo es, pues, que España pierda ahora Cataluña. Y la perderá, no me cabe la menor duda que la perderá. La federación no es más que una hoja de parra”. Casi un siglo después, Unamuno es profético. Eso sí, un siglo sinuoso y áspero que no ha resuelto ni la conllevancia orteguiana entre España y Cataluña ni los problemas de la identidad española y su memoria histórica, tolerando un mapa de fosas de la guerra civil que hoy da escalofríos. Pero, ya saben, aquí los crímenes del franquismo no se tocan y los archivos de Salamanca eran un derecho de conquista hasta hace dos días.

    El actual Estado de las autonomías, diseñado para disolver las reivindicaciones nacionales de Cataluña y País Vasco como reconocía Esperanza Aguirre sin rubor alguno, es otra hoja de parra caducada, inviable y deslegitimada que no puede disimular la realidad de su fracaso. A la vista del mundo y de los mercados internacionales, el modelo autonómico español dista mucho de ser funcional, eficiente y federal. Algo muy propio de unas élites que mantienen vetado cualquier cambio o reforma constitucional para diferenciar cuáles son nacionalidades y cuáles son regiones, atribuyendo y delimitando modelos de autogobierno y cooperación mutua, un Senado territorial efectivo y un modelo fiscal eficiente y solidario. De eso nada.

    La intocable y sagrada Carta Magna (votada solo por un tercio de los españoles hoy vivos) solo se reforma por la puerta de atrás, sin debate ni referéndum, para constitucionalizar el techo de déficit (2011) asumiendo, por dictado de Berlín, un tótem neoliberal que antes era indigesto para la socialdemocracia. Hay reformas y reformas.

    Ante la secular intolerancia y torpeza de la derecha para asumir la plurinacionalidad de la España real, la izquierda española no ha contrapuesto un proyecto histórico alternativo, modernizador y cohesivo. Ni adoptó medidas para desinflar el paraíso artificial del España va bien con salarios bajos y sin apenas impuestos ni construyó un relato consistente de justicia territorial y reconocimiento de la diversidad más allá del artificio de la España plural, ardid creado por el marketing de usar y tirar del que no queda nada.

    Ya en 1999 dicen que Felipe González confesó a Pasqual Maragall que al pueblo español le costaba mucho asumir nuevos conceptos. El federalismo asimétrico no suponía uno, sino dos conceptos inasibles y complejos para la baja cultura política de los ciudadanos, según él. De aquel paternalismo protector y de renuncia, vienen estos lodos.

    En el 2000, la factoría ideológica del PP actualizó la consigna gramsciana de la lucha continua por la hegemonía discursiva y mediática y sacó de la chistera el patriotismo constitucional. Dos en uno. Ni se toca la Carta Magna ni la integridad de la única nación-patria de los españoles. Dos conceptos que, al parecer, han calado y conectado con el alma española mejor de lo que suponían algunos. Hasta su padre intelectual, Jürgen Habermas, alucinaba de la capacidad vampírica de la derecha española que, para rematar la faena: estigmatizó el Estatut catalán cual impureza heterodoxa desplegando una catalanofobia que rendía votos.

    En ningún sistema federal, las regiones más ricas contribuyen al fondo de solidaridad hasta quedarse empobrecidas y con peores servicios públicos y de bienestar que el resto de regiones a las que ayuda. En Alemania y en Estados Unidos las regiones ricas no pasan del 4% de su PIB en transferencias de solidaridad. Cataluña aporta cada año a España un 8% de su PIB, unos 16.000 millones de euros, acumulando así una deuda de 42.000 millones a causa de un sistema disfuncional e irracional de financiación que, encima, la deja con menor inversión en políticas sociales y educación que el resto.

    El déficit fiscal acumulado acaba convirtiéndose en déficit social y castiga injustamente a las clases populares catalanas. Un ejemplo, sólo un 27% de los hijos menores de 16 años de familias pobres catalanas tienen alguna forma de beca de estudios. El capítulo de becas, nominalmente, está transferido pero bloqueado desde Madrid. ¿Por qué la bloquean los gobiernos de Madrid, sean socialistas o conservadores? ¿Cómo pueden perpetuar esta injusticia los socialistas españoles que va en detrimento de la igualdad de oportunidades? De los catalanes pobres, pero no de los pobres de otras partes.

    En paralelo, los ciudadanos comprueban, indignados, cómo otras regiones más pobres financian de modo universal y no por razón de renta, ordenadores en las escuelas y otras prestaciones y servicios que son y han sido inimaginables en Cataluña. Entre 1986-2006, Cataluña ha transferido 213.963 millones de euros a las regiones menos desarrolladas de España, cuyos líderes regionales ahora ríen y ridiculizan la actual asfixia de recursos y tesorería de la Generalitat. Por eso, el modelo de financiación no es federal sino depredador, expoliador y regresivo.

    Hartos de la ingratitud, de la ignorancia y de los tópicos anticatalanes que se remontan a tiempos de Quevedo, la Diada del 2012 marca un antes y un después. Ninguna democracia permite a su Tribunal Constitucional revocar una norma legal y estatutaria aprobada en referéndum. Ninguna economía y administración moderna esconde y hace opacas las balanzas fiscales a sus ciudadanos. Ningún Estado incumple lo que dictan los tribunales y retiene el autogobierno de las becas, discriminando a los hijos pobres de las regiones más ricas. Ninguno, salvo España.

    El listado de agravios es proporcional al silencio e indiferencia que recibimos desde la España dialogante, abierta y cosmopolita que antaño elogiaba Cataluña como motor económico, innovador y creativo. No hay puentes, ni interés, ni voluntad de conocer al otro. Solo faltaba que Peces-Barba volviera a intimidar con bombardear Barcelona, tal y como antes amenazaron Azaña o Fraga. Viejo recurso trasnochado de autoridad e impotencia en plena globalización y rearticulación política de Europa. España está instalada en otra onda, en otra fase y en otro tiempo.

    Como reacción veremos ahora muchos federalistas salir de los armarios. Justo cuando Cataluña inaugura un nuevo ciclo y cierra 140 años de esfuerzos por construir un Estado español que ha dejado de sentir como propio. El derecho a decidir se abre paso y tiemblan las telarañas de una España autonómica en plena crisis de todas sus instituciones. De aquellos vientos, estas tempestades de cambio, empoderamiento y libertad.

  • Lluís Feliu

    16/12/2012 20:57

    Si tot un Cebrián que significa la part més democrata d’Espanya ha dit aixó, i amb vocabulari despectiu, es clar que estem perdent el temps amb enteniments, ponts i collonades similars. Sols hi cap l’independència

  • Pedro Bujeque

    16/12/2012 22:21

    Envidia sana, Jordi, por tu exposición, yo soy incapaz de expresarme así, felicidades y todo mi apoyo en lo expuesto.

  • Joaquim Rabella

    19/12/2012 1:34

    Magnífic article. Molts federalistes (el meu besavi era federalista i va proclamar la república a Mataró al 1868), ens hem vist decebuts, per la posició rígida, dogmàtica i antihistòrica dels governants de Madrid. Per al federalisme,cal que algú es vulgui federar amb un…..sinò quin sentir té? Ens federarem amb Andorra?

    No et conec Jordi, però t’envio una abraçada des de Nicaragua

  • Baldragues

    19/12/2012 1:48

    Jordi,

    Molt ben explicat.

    Falta un petit detall: a les generacions que venen no els podem deixar un futur lligat a Espanya doncs representa una pes massa feixuc per ensortir-se’n.

    Ara hem de marxar d’Espanya, tenim pressa per que ens empobreixen i ens malmenten la nostra cultura.

    Després, els federalistes ja tindreu ocasió de federar-vos-hi democràticament i ja veuràs com tot això que expliques ho entendran de cop i volta.

    Fes-te independentista, per dignitat i per deixar als fills un futur sense tant de lastre!.

    Salut i felicitats!

  • Joan

    19/12/2012 19:28

    Aixó es un federalista. Que n’aprenguin en Pere Navarro i cía.

  • Josep Grau

    20/12/2012 15:31

    Tens tota la raó, quantes oportunitats desaprofitades per Espanya i quant de menyspreu hem sentit els catalans

  • Miquel Àngel

    21/12/2012 1:14

    Molt bon intent, en la línia que portem fent els catalans de bona fe des de fa 30 anys. I igual d’inútil, em sap greu dir-ho. Que ens digui “Escolta, Catalunya” qui mai no ens ha escoltat, i després del que Catalunya ha hagut d’escoltar tan si com no…

  • Manuel Alegría

    21/12/2012 22:37

    Estoy de acuerdo. Desde Cantabria, en una posición ideológica minoritaria -pero que también existe- creo que es imposible sostener la viabilidad de un Estado español plurinacional. Las sociedades con proyecto nacional propio no tendrán más salida que la independencia porque el españolismo ni intelectual ni políticamente es suficientemente democrático

  • josep vilella

    24/12/2012 22:14

    Molt interessant !!!!!!!

  • Antoni Lo´pez i gonzalez

    26/12/2012 3:09

    RECOMANO QUE LLEGIU LA “NOVELA”VICTUS.
    TOTS ELS INDEPENDENTISTES L’HAURIEN DE LLEGIR. AHI HAN COSES QUE S’HAURIEN DE CONEIXER. bON ANY NOU AMB SALUT I SORT, MOLTA SORT.

  • Jordi Montaner

    26/12/2012 20:07

    Molt bé! L’enhroabona per l’article.

  • Derecho a decidir

    29/12/2012 15:51

    Muchas gracias, Jordi. Desde hace pocos dias, el viraje de La Vanguardia es total … y lo que te rondaré morena (en los próximos meses). El Pais no entiende absolutamente nada, llega tarde.

    Cómo es posible que la clase política española se oponga al referéndum ? Es tremendo, pero un estado plurinacional en España es imposible. Con tanto menosprecio y tantas amenazas (que aumentarán), no entiendo la miopía del PSC. La soberanía plena es el único camino.

  • ramon aguilar

    03/01/2013 0:52

    Lo felicito, es necesario que se pueda publicar lo mas posible ya que solo llega a cataluña el resto de españa no se entera salvo lo que dicen tanto el PP como los socialistas tanto uno como el otro son de la misma calaña,

  • josep maria gras

    05/01/2013 1:04

    v

  • josep maria gras

    05/01/2013 1:04

    vcf

  • josep maria gras

    05/01/2013 1:05

    Bolt bo

  • jordi soler pijoan

    11/01/2013 19:55

    Mes clar l’aigua .
    Gracias jordi.

  • Alfons ..

    11/01/2013 20:17

    Molt be, som molts els que compartim aquest punt de vista !! Malhauradament La Vanguardia ha canviat la seva orientacio, ara es diu La Vanguardia Española. Avui ha publicat un article titulat Error Fatal en contra del soberanisme catala i signat per Alain Minc, que es conseller del grup PRISA !!!!!!!

  • Jfguardia

    13/01/2013 13:09

    En temps de crisis les empreses eliminen els intrmediaris. A Catalunya no li cal passar per Madrid per anar Bruxelles

  • Anselm Vilurbina

    15/01/2013 20:00

    Estimat Jordi
    Des d,Alemanya on tens un amic les més sinceres felicitacions
    Anselm

  • Joan Grau Mateu

    21/01/2013 20:50

    Home Sr Serrano, no podria passar que fossiu vos qui us heu desviat i no El Pais (de al lado)? la imatge que em resta dels intel.lectuals d’esquerra (catalans) quan les dues paraules no es barallen, es que abans portaven sota l’aixella Le Monde i despres es van apuntar a El Pais (de al lado). A Catalunya tenim el costum de posar el rellotge a zero com els jugadors d’escacs sempre recomensant una partida de mai acabar.

  • Sergi Moragues

    28/01/2013 19:15

    Jo , a diferència de vostès senyor Serrano , nomes vaig comprar El País la primera setmana de la seva publicació fa ja uns 30 anys , per que va defraudar les meves expectatives d’una premsa nova i objectiva. A la setmana de la seva apariciò , el vaig abandonar i no l’he comprat MAI mes , l’orga no oficial del PSOE.

  • Jaume Pobla Doia

    30/01/2013 1:39

    El problema de “El País” no ha estat el diari en si, cada un té la seva línia editorial.
    El decepcionant eren els seus lectors convençuts que el que deia aquest diari, anava a missa i que ells eren els més progres del món mundial sabent la veritat suprema. Una esquerra de “mesa-camilla”.

  • jordi soler pijoan

    02/02/2013 13:02

    Fantastic comentarista , digne del millor
    diari , felicitats .

  • claudi puigfel i serret

    04/02/2013 21:04

    de vegades, al llegir tens impresiona diferents, pero com a tal es nessesari que una vegadaanalizades i reflexionades, pensan que la veritat no exesteis per les persones, dons nosaltres som subjectes i no objectes.
    soc un lector del pais, tambe de la resta de diaris, penso escric en catala, pero la meva edad en portare a apendre tot amb castella-
    la dreta, la esquerra, es atot el paisos i jo soc d’ esquerra, la vanguardia, no i menys posar que escriu ara en catala, don entre els primers diaris que exerseren aquet dret i tambe respecte son el SEGRE de lleida, el PERIODIC, tambe el .. AVUI, altres, no pas el diari de SABADELL.
    jo si que estaba a la manifestacio, no soc independentista, de casa eram mes de 20 persones, cada una en el seu taranna, pero llegit el teu article , crec que les adessions son , millor dit no son d’ esquerreas, pero tu, que et manifestas d’ aquet taranna, no es just la simplificacio de les coses en una paersona, un profesor com tu, no pot descontextualiza d’ una partb d’ un article conclusions taxatives, i pensar que l’ opinio d’un director ferte cambiar la teva vida intelectual, que es com et presentes.
    les cuestions complexes, son aixi, llargues que requereisen de profunditat i de consesions, com son totes les cosses que porten a llarc termini amb resultats per tots no perjudicials.
    europa, en aquet moment, saben el que es ser de progressio o regreesio, tambe com eeuu.
    la gobernaza de tots el paisos son les persones, nosaltres som un poble i un pais, pero jo, no crec que la dreta catalana sigui exemple de mirar les persones amb la seva igualtat i justicia, durant aquets dos ultims anys de la generalitat, el gobern de catalunya, ha pasat el d’ espanya per la dreta.
    per ultim, dirte que al mes important no es dir, es fer, i el nostre pais mai ha segut excluient, tenein de recuperar els nostres drets, que son en primer lloc de les persones, i es en aquet terreny en el que s’ha de ser vangaurdiste, i la VANGUARDIA, es un altra VANGUARDI, expresan en aquet mot, el qu jo soc.
    de les coses que moltes vegades discrepo apreng, de les que recreien els meus oidos, acaba en la pereza, i la autocomplaciencia.

    legeis el que creguis convenient, pero un ha de comenzar per un mateix de discrepar, confronarse i arriba a acorts.

  • Anna Garriga

    10/02/2013 9:49

    Et felicito de totes totes pel teu article, de federalista e passat a no se quin “ista” però encara no el tinc clar. El Sr. Cebrian m ha anat decebent paulatinament i com es comentava per ací despatxa a brillants professionals per romandre al seu tro enjoiat i amb un sou milionari en euros, aquest senyor ha perdut tota ètica “poderoso caballero es don dinero Y pues es quien hace iguales Al rico y al pordiosero, “

  • JOAN CARLES SALLAS

    12/02/2013 20:14

    Crec que fa dies que està penjat el mateix article, fa EXTRANYESA en un mitjà dinìmic com l’ARA. Hi ha algun tema de salut, potser problemes locals, silencies incomprensibles d’una ciutat com SABADELL

  • Arsenio

    24/02/2013 20:48

    Jordi, em trec el barret. Suscric cadascuna de les paraules del teu escrit. Amb els companys de feina sempre faig divulgació de molts pensaments de la teva “carta a Cebrián”. Ánims i endavant les atxes !!

  • JOSEP-LLUIS PINTOR BENITEZ

    06/03/2013 13:34

    Aquets personatges del País, encara creuen que Catalunya els pertany, que no tenim criteri i que si parlem de ruptura, estem equivocats.

  • Pau nadal

    08/03/2013 15:52

    Excel·lent!

Comenta

*

(*) Camps obligatoris

L'enviament de comentaris implica l'acceptació de les normes d'ús